Durante el concurso, Wildlife Photographer of the Year, el Director del Museo de Historia Natural, Michael Dixon, ha hecho hincapié en la necesidad de reivindicar lo real “en un mundo inmerso en los efectos especiales”.

Londres/Ciudad de México, 21 de octubre (ElDiario/SinEmbargo).- Una pareja de monos dorados de nariz chata descansa sobre una piedra en el bosque de las montañas de Qinling, en China. Son solo dos de los menos de cuatro mil ejemplares que ya quedan en el mundo, una cifra que disminuye cada mes e incluso cada día. Precisamente por ello, esta instantánea es la ganadora del concurso Wildlife Photographer of the Year organizado anualmente por el Museo de Historia Natural de Londres para visibilizar la fauna del planeta, tanto la que existe como la que está en riesgo de dejar de hacerlo.

Una pareja de monos dorados de nariz chata descansa sobre una piedra en el bosque de las montañas de Qinling, en China. Foto: Ganadora del Wildlife Photographer of the Year 2018, Marsel Van Oosten.

Fue tomada por el fotógrafo holandés Marsel van Oosten, quien convivió con los homínidos, resbalándose y tropezándose con troncos, hasta aprender las pautas de su comportamiento. Una vez conoció sus pautas de comportamiento, capturó a esta pareja mientras el sol se filtraba a través de las hojas verdes del bosque asiático.

Michael Dixon, ha hecho hincapié en la necesidad de reivindicar lo real “en un mundo inmerso en los efectos especiales”. Foto: Ganadora del Young Wildlife Photographer of the Year 2018, SkYE Meaker.

“Es un recordatorio simbólico de la belleza de la naturaleza y la forma en que nos estamos empobreciendo a medida que ésta se ve reducida. Es una obra de arte merecedora de ser colgada en cualquier galería del mundo”, afirmó Roz Kidman Cox, presidente del jurado.

Es un recordatorio simbólico de la belleza de la naturaleza. Foto: Ganadora de la categoría anfibios y reptiles, David Herasmitschuk.

Mientras, el Director del Museo de Historia Natural, Michael Dixon, ha hecho hincapié en la necesidad de reivindicar lo real “en un mundo inmerso en los efectos especiales”, ya que “esta imagen celebra la presencia majestuosa y sobrenatural de la naturaleza y nos recuerda nuestra labor crucial a la hora de protegerla”.

Michael Dixon, ha hecho hincapié en la necesidad de reivindicar lo real. Foto: Ganadora de la categoría Plantas, Jen Guyton.

Pero no es la única instantánea destacada. La otra gran homenajeada ha sido la tomada por el sudafricano Skye Meaker, de dieciséis años de edad, que consiguió premio Joven Fotógrafo del Año de Fauna Salvaje con Sleeping Beauty. Se trata del retrato de un leopardo momentos antes de quedarse dormido en la Reserva Mashatu Game, en Botsuana (África austral), captando así un momento insólito y fugaz.

Ganadora de la categoría Mamíferos. Foto: Ricardo Núñez Montero.

Las dos imágenes ganadoras fueron seleccionadas de entre 19 categorías que buscan representar la gran diversidad del planeta, como como Fotoperiodismo, Plantas o Bajo el agua, Pájaros o Invertebrados, entre otras. Todas las fotografías podrán verse en una exposición que se iniciará en Londres y que terminará viajando a otros países como Canadá, EU, Alemania y España, donde llegará a principios de noviembre.

Ganadora de la categoría Paisajes. Foto: Orlando Fernández Miranda.

 

Ganadora de la categoría Invertebrados Ganadora de la categoría Invertebrados. Foto: Georgina Steytler.

 

Ganadora de la categoría Vida salvaje urbana. Foto: Marco Colombo.

 

Ganadora de la categoría Blanco y negro. Foto: Jan Van Der Greef.

 

Ganadora de la categoría Pájaros. Foto: Thomas P Peschak.

 

Ganadora de la categoría Bajo el agua Ganadora de la categoría Bajo el agua. Foto: Micheal Patrick O’Neill.

 

Ganadora de la categoría Animales en su hábitat. Foto: Cristóbal Serrano.

Ganadora de la categoría Fotoperiodismo. Foto: Joan de la Malla.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL DIARIO. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.