La Agencia Meteorológica de Japón activó la alerta de tsunami tras un terremoto de 7.4 grados de magnitud en la escala de Ritcher, que puso sentirse con mayor fuerza en Tokio. El 11 de marzo de 2011, Japón registró un poderoso terremoto y un tsunami que acabaron con la vida de más de 18 mil personas y causaron la crisis nuclear de Fukushima

Tokio, 21 nov (AP/EFE).- Japón levantó una alerta de tsunami para su costa noreste casi cuatro horas después que se registró un poderoso maremoto.

Un aviso de tsunami de hasta 1 metro sigue vigente para gran parte de su litoral en el Pacífico.

La alerta previa era para olas de hasta 3 metros. La Agencia Meteorológica de Japón había pedido a los residentes que huyeran rápidamente a tierras altas.

La ola más alta tenía 1.4 metros y se registró en la Bahía de Sendai.

Un fuerte terremoto de 7.4 grados de magnitud en la escala abierta de Ritcher sacudió hoy la prefectura de Fukushima e hizo que se activara la alerta de tsunami.

El seísmo se produjo a las 05.59 hora local (20.59 GMT del lunes) y tuvo su hipocentro a 25 kilómetros de profundidad en la costa de Fukushima, a unos 200 kilómetros de Tokio.

El temblor, que pudo sentirse con fuerza en Tokio, tuvo una intensidad de 5 bajo sobre 7 en la escala japonesa, que se centra más en las zonas afectadas.

En un principio la JMA estableció la magnitud del seísmo en 7.3 en la escala abierta de Ritcher, pero posteriormente lo elevó una décima, y lo mismo ocurrió con el hipocentro, que había situado a 10 kilómetros de profundidad.

Las autoridades japonesas activaron nada más producirse el seísmo la alerta de evacuación en la costa de Fukushima, ante la llegada de un tsunami de hasta tres metros, y posteriormente en el litoral de las prefecturas Miyagi, Iwate y Aomori, ante la previsible sacudida de un ola de un metro.

Las autoridades pidieron a los ciudadanos, a través de sirenas y otros sistemas de alerta, que huyeran del posible tsunami subiendo a edificios altos o zonas elevadas.

Alrededor de las 7:00 de la mañana (22.00 GMT del lunes) se registraron varias olas de entre 30 y 90 centímetros en diversos puertos de la costa noreste, sin que causaran ningún daño.

El Ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, informó de que el proceso de evacuación en las zonas afectadas se había llevado de manera adecuada y que no se habían registrado daños significativos.

“He dado las instrucciones a los miembros de mi Gabinete en Tokio para recaben la información necesaria y garanticen absolutamente la seguridad”, indicó por su parte el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, en una declaración a los medios en Buenos Aires, donde se encuentra de viaje oficial.

Los servicios de tren del este de Japón quedaron parcialmente suspendidos tras el seísmo y los medios nipones informaron de un incendio en un complejo petrolero en la localidad de Iwaki, en la prefectura de Fukushima.

Las plantas nucleares situadas las zonas afectadas, incluida la accidentada central de Fukushima 1, no registraron incidentes graves, según la cadena pública NHK.

El único problema del que se informó fue en la central nuclear de Fukushima 2, donde el sistema de refrigeración de combustible se paralizó tras el seísmo pero a las 7.45 horas fue finalmente reactivado, detalló la operadora TEPCO (Tokyo Electric Power Company).

El litoral donde se encuentran las dos plantas nucleares de Fukushima fue sacudido por un tsunami de un un metro de altura, sin que afectara a su funcionamiento ni a su seguridad, informó un portavoz de TEPCO durante una rueda de prensa.

Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia, por lo que las infraestructuras están diseñadas para aguantar los temblores.

Sin embargo, esta misma zona de Japón registró el 11 de marzo de 2011 un poderoso terremoto de 9 grados y posterior tsunami que acabaron la vida de más de 18 mil personas y causaron la crisis nuclear de Fukushima.