La cinta aborda temas de conflictos sociales como la discriminación. De acuerdo con el director, los personajes representan, cada uno a su modo, a los desprotegidos y a las minorías, a esos seres distintos que no son asimilados por el establishment que define qué está bien y qué está mal, qué es bello y qué es horrible.

Ciudad de México, 22 de noviembre (SinEmbargo).– El director iraní Ali Abbasi mezcló la mitología escandinava y los conflictos sociales más preocupantes para crear Criaturas fronterizas, una cinta que tiene como objetivo hacer reflexionar sobre la identidad sexual y los prejuicios que tanto dañan a las personas. La cinta se llevó el premio a Mejor Película en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes 2018

Se trata de una película de realismo mágico que aborda temas como el racismo, la xenofobia, la pornografía infantil, el asesinato, la maternidad, la identidad transgénero, el aborto y la adopción. Tópicos que forman parte de las agendas políticas de prácticamente cualquier congreso del mundo.

Criaturas fronteriza narra la historia de Tina (Eva Malander), una mujer poco agraciada con aspecto de troll que tiene un don especial que utiliza con destreza en su trabajo como agente de aduanas: es capaz de oler el miedo, la vergüenza, la lujuria, la ambición, la envidia, la ira y todo tipo de emociones humanas.

Una película que toca temas de conflictos sociales como el racismo. Foto: Henrik Petit

Sin embargo, su aspecto físico y un oscuro secreto sexual la orilla a vivir entre el rechazo social, la autocensura y la monotonía. Una dinámica asfixiante que llega a su fin hasta que conoce a Vore (Eero Milonof), un forajido con quien establece un romance perturbador y lleno de giros sexuales inesperados.

De acuerdo con el director, los personajes representan, cada uno a su modo, a los desprotegidos y a las minorías, a esos seres distintos que no son asimilados por el establishment que define qué está bien y qué está mal, qué es bello y qué es horrible.

“Esta película va de outsiders, de minorías y su vida en sociedad. Ser un troll es una metáfora sobre ser alguien diferente. La veo como una historia de amor entre dos personas feas. Tenemos un sentido de la estética muy retorcido en el cine. En Hollywood todos son guapos, por eso veo su cine como un tipo de surrealismo que no me creo ni por un segundo. Lo alarmante es que podamos interpretar eso como la realidad, porque no lo es. La gente fea, gorda o con narices grandes también tiene sentimientos, y no tienen por qué ser siempre bufones o villanos”, aseguró Abbasi a la revista española Fotogramas.

Criaturas Fronterizas fue nominada a un Oscar por Mejor Maquillaje. La cinta se estrenará en cines de México el próximo 22 de noviembre.