Este próximo 4 de diciembre se estrena, a través de Netflix, Mank, película protagonizada por el actor británico Gary Oldman y que retrata la historia detrás de cómo se filmó el clásico del cine Citizen Kane; la critica ha hecho buenos comentarios sobre ella y han destacado que la actuación del protagonista podría pelear por una nominación a los Óscar.

Por Itzel Roldán

Saltillo, 21 de noviembre (Vanguardia).- No es ningún secreto que David Fincher renunció a la dirección de la popular serie de asesinos seriales Mindhunter, para dirigir un proyecto mucho más ambicioso también en Netflix. Hace unos meses salió a la luz que sería el encargado de dirigir Mank, la historia de cómo se rodó el clásico cinematográfico Citizen Kane, la tormentosa historia del escritor de Hollywood, Herman Mankiewicz, y cuyo estreno está previsto para este próximo 4 de diciembre a través de la plataforma de streaming.

El protagonista del filme es Gary Oldman, quien en una entrevista con Vanguardia, aseguró que esos 60 días que se pasó filmando Mank con Fincher, fue un proyecto que lo desafío por muchas razones. Una de ellas fue recuperar el estilo de actuación del Hollywood clásico que se presenta en la cinta, y otra, el transformarse en Herman Mankiewicz, una celebridad de aquel tiempo del que casi no quedan registros. Sin embargo, su papel como el hombre que compartió con Orson Welles el Óscar a Mejor Guión por Citizen Kane, le ha resultado a la crítica muy convincente, por lo que el británico podría obtener su tercera nominación a la codiciada estatuilla.

UN MISTERIO SIN RESOLVER

Pero, ¿Quién era en realidad Herman Mankiewicz? Ese personaje que podría inmortalizar la carrera de Gary Oldman. Herman nació en Nueva York el 7 de noviembre de 1897 en el seno de una familia judía que emigró de Alemania. Su primer trabajo importante fue como periodista en el Chicago Tribune, en el que cubrió el área política. También en Europa fue publicista de la famosa bailarina Isadora Duncan y tras esta etapa, regresó a su ciudad y país natal para postularse en el New York World.

Herman era admirado por su afilada pluma, su ironía y talento, que lo llevó a trabajar en medios como Vanity Fair, The New York Times o la prestigiosa New Yorker, también probó suerte en 1926 como dramaturgo en Broadway, pero su comedia The Good Fellow fue un rotundo fracaso y tras siete funciones fue cancelada. Frustrado por la experiencia y harto de Nueva York, Mank decidió volar a Hollywood y probar suerte en el cine. Ahí escribió intertítulos de películas mudas y trabajó en Paramount, donde conoció a otro talentoso guionista, el gran Ben Hecht, y juntos trabajaron en el guión de Camarada X, aunque Mank no fue reconocido.

Esta situación tuvo gran peso histórico cuando se escribió y rodó Citizen Kane, película dirigida por Orson Welles y que sigue en los primeros puestos en las listas de las mejores películas de todos los tiempos. El peso de la participación de Mank en aquel guion sigue siendo un misterio, aunque algunos defienden que prácticamente está escrito por él. De hecho, al recibir el Óscar en 1942 todos sus amigos en la sala gritaron “¡Mank, Mank, Mank!” para reconocer su trabajo.

“Creo que cuando Mank comenzó su carrera quería escribir una gran novela o una obra de teatro que fuera maravillosa. Para Mank, el mundo de la literatura era el indicador de lo que para él era la excelencia. También había sido periodista y crítico de teatro. Pero hubo varias razones por las que yo creo que nunca llegó a concretar ese sueño, empezando por el alcoholismo, que fue algo progresivo”, confesó Gary Oldman a Vanguardia hace un par de semanas.

Será hasta el 4 de diciembre cuando conozcamos más sobre la historia de Herman, pero la crítica ya ha destacado la estética de la película al ser rodada en blanco y negro, y las espectaculares actuaciones del elenco. “Mank tiene mucho que admirar técnicamente. La producción, el trabajo de cámara, el sonido y la partitura son sus elementos más fuertes, son elecciones muy inteligentes para llegar a los Oscar. Es como tomar una clase de “Historia del Cine para cinéfilos”, que probablemente alejará a algunas audiencias. Arliss Howard y Tom Pelphrey hacen un gran trabajo”, escribió Clayton Davis, editor de la sección de cine de Variety.

“David nos habló de lo que pretendía hacer, y por eso muchos de los que participamos en el elenco nos tomamos nuestro tiempo para ver viejas películas. En mi caso yo quería que Mank tuviera un sonido particular. Pero no hay filmaciones de él ni tampoco una entrevista de la que copiar su forma de hablar. A falta de recursos, me fije en Joseph L. Mankiewicz, su famoso hermano, de quien si hay muchas filmaciones”, comentó Oldman sobre su preparación como Herman.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.