Sus familiares revelaron que Susana fue torturada durante nueve días, y reclamaron que las autoridades hayan exigido que se cumplieran las 72 horas de su desaparición forzada para empezar a buscarla.

Puebla, 21 de noviembre (Periódico Central).–  Este sábado, Susana Cerón Zenteno fue despedida por sus familiares en un breve funeral al sur de la ciudad de Puebla. Su familia la veló en un pequeño jardín, a medio día la llevaron a despedirse de su casa en Xilotzingo y, por la tarde, la sepultaron en el Panteón Municipal.

Ahí estaban sus tres hijas pequeñas, quienes quedaron huérfanas luego de que Efrén N, el novio de Susana, la mató y tiró su cuerpo en el Periférico Ecológico, a solo unos kilómetros de donde él vivía.

Efrén era policía estatal de Puebla, estaba adscrito al Arco de Seguridad de Huejotzingo y está prófugo. Contra él y existe una orden de aprehensión.

Luego de discutir, se llevó por la fuerza a Susana el 7 de noviembre, doce días después su cuerpo fue encontrado. Según la necropsia, fue asesinada el 17 de noviembre.

Hoy, en el funeral, cuando su cuerpo fue subido a la carroza fúnebre sus familiares la reconocieron con un aplazo, en sus caras se notaba la tristeza por su feminicidio y ahí estaban también sus tres pequeñas.

Sus compañeros de la SSP también acudieron pues ella trabajaba ahí como administrativa.

Su familia y amigos piden justicia, que Efrén sea detenido y condenado por el feminicidio.

Al sepultar su cuerpo sus familiares gritaron: “¡justicia! ¡Justicia! ¡Te vamos a dar justicia Susi!

Sus familiares revelaron que Susana fue torturada durante nueve días, y reclamaron que las autoridades hayan exigido que se cumplieran las 72 horas de su desaparición forzada para empezar a buscarla.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PERIÓDICO CENTRAL. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.