Ciudad de México, 22 de ene (SinEmbargo).– El periódico Los Ángeles Times dice este día, en una extensa nota firmada por Richard Fausset y Cecilia Sanchez, que el bloqueo en redes sociales del video en el que Enrique Peña Nieto se equivoca al tratar de decir Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), revivió el temor a su capacidad personal y al regreso de la censura con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el poder.

Dado que Peña Nieto asumió el cargo de Presidente el mes pasado, dice, “su compatriotas mexicanos se han acostumbrado a su estilo de hablar en público, que –la mayoría de las veces– es tan cuidadosamente arreglado como su famoso copete”.

Cada palabra que sale de los labios del Presidente de México “tiende a ser enunciado con la precisión sin acento de un presentador de televisión; cada idea es delineada (sin duda gracias a una muchedumbre de talentosos escritores de discursos) con una claridad simple que puede rayar en la gracia”, agrega.

No todos los mexicanos, dice el Times, “pueden estar de acuerdo con Peña Nieto –después de todo, él recibió sólo el 39% de los votos en lo que fue esencialmente una contienda de tres vías para la Presidencia, en julio pasado– pero es difícil imaginar que no lo puedan entender”.

EPN, el día del resbalón. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

“En la semana [pasada], sin embargo, Peña Nieto cayó en un bache lingüístico raro. Y entre sus detractores hubo gran regocijo”, señala Los Ángeles Times, y agrega: “En un discurso en Palacio Nacional de la Ciudad de México, el Presidente luchó para decir el nombre completo de una oficina pública clave que es más conocida por sus siglas: el IFAI, técnicamente el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos”.

El diario angelino recuerda el video del discurso de Peña Nieto, “en el que torpemente hace referencia a la oficina como el “Instituto para la Información y de Acceso a la … de la Información, y de Acceso a la Opinión Pública, de toda la información disponible para la Ciudadanía del Gobierno”.

“Los críticos aprovecharon la metedura de pata, que se extendió rápidamente en video por Internet. Poco después, sin embargo, el clip de 41 segundos fue bloqueado en YouTube, Twitter y otros medios, sustituido por una pantalla en negro y la declaración:

“Este video ya no está disponible debido a una reclamación de copyright hecha por Televisora de Hermosillo SA de CV”, una empresa privada de radiodifusión mexicana.

“Esto dio lugar a acusaciones de que el gobierno estaba censurando el clip embarazoso. Y de pronto, Peña Nieto tenía un problema en sus manos, aunque sea menor, perfectamente representado por dos de las preocupaciones más generalizadas sobre él”, dice Los Ángeles Times:

“La primera es la sospecha de que Peña Nieto, a pesar de su buena apariencia presidencial, no es intelectualmente adecuada para el trabajo; una sospecha alimentada, durante la campaña, por su incapacidad para nombrar tres libros favoritos.

“La segunda es la sospecha de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto, ahora de vuelta en el Palacio Presidencial después de un paréntesis de 12 años, volvió a sus andadas: a censurar. Durante el anterior gobierno de 71 años, el PRI se ganó una reputación de anti-democrático.

Los Ángeles Times dice que el equipo de Peña Nieto se negó a comentar sobre el asunto el jueves pasado por la tarde.

Si nada más, el momento ha dado a los contrincantes de Peña Nieto una rara oportunidad para señalarlo, dice el diario estadounidense. “Los observadores del mundo a menudo desordenado de la política mexicana han señalado la eficiente y bien planificada manera en que el equipo de Peña Nieto ha lanzado sus anuncios del gabinete y sus propuestas políticas importantes. El columnista Lorenzo Meyer, un destacado crítico del PRI, recientemente se refirió a ella como una política ‘guerra relámpago’” o blitzkrieg.

“En efecto, esta eficiencia [del PRI], junto con la confusión  post-electoral entre los partidos políticos a la izquierda y la derecha, ha sido una preocupación principal de los mexicanos, que temen que el PRI está a punto de volver a asumir su condición de un partido hegemónico único”, concluye.