IMCO informó que los portales y sitios web de los gobiernos delegacionales y municipales no están hechos para informar a la sociedad. Foto: IMCO

El IMCO informó que los portales y sitios Web de los gobiernos delegacionales y municipales no están hechos para informar a la sociedad, sino para hacer propaganda política. Foto: IMCO

Ciudad de México, 22 de enero (SinEmbargo).– Un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) informó que los portales y sitios Web de los gobiernos delegacionales y municipales no están hechos para informar a la sociedad, ya que en su mayoría están destinados a la propaganda política de la administración en curso, detectando así la falta de voluntad política como problema principal para la implementación de políticas públicas que acaben con la falta de transparencia y rendición de cuentas a través de los medios digitales.

En el marco de la presentación del Índice de Herramientas Electrónicas de Gobiernos Locales del IMCO, se dio a conocer que Mérida, con 80.7; Colima, con 76.5; Hermosillo, Zapopan y Aguascalientes, con 73.2, 72.1 y 61.8, respectivamente, fueron los municipios que obtuvieron las mejores calificaciones en cuanto al uso eficiente de sus portales de la Internet.

El caso de Colima fue el que más destacó, ya que el Banco Mundial en 2013 y 2014 reconoció a esta entidad federativa como la que mayor facilidad da para empezar un negocio en México, gracias a su estrategia digital, que incluye acceso a 54 trámites en línea, información sobre licitaciones, agenda de citas y kioscos para obtener actas y permisos.

Por su parte, Reynosa, Nezahualcóyotl, Cuautitlán Izcalli, Chimalhuacán y Matamoros fueron los ayuntamientos que obtuvieron calificación reprobatoria con 24.9, 23.8, 20.7, 18.1 y 14.6, respectivamente. De las cuatro secciones evaluadas en el índice, estos municipios reprobaron en tres de ellas.

Debido a estos resultados se destacó que, en su mayoría, los portales de información de gobiernos locales, incluyendo los de sus distintas dependencias, promueven la opacidad en trámites y gestión local, imposibilitan el acceso a la información y complica trámites y pago de servicios, factores que aumentan el margen de discrecionalidad y extorsión.

Por el contrario, estas herramientas electrónicas más que ayudar al ciudadano a cumplir tanto con sus obligaciones como conocer sus derecho y saber información respecto su comunidad, resultan ser únicamente medios propagandísticos a través de los cuales los gobiernos tanto municipales como delegaciones publican información política.

En este sentido, los investigadores del IMCO destacaron que, en primer término, se requiere voluntad y liderazgo político para promover e implementar una cercanía del gobierno con la ciudadanía para fomentar la transparencia y la rendición de cuentas, y luego agilizar procesos, mejorar la gestión pública y atender las necesidades de la sociedad.

Se utilizó el portal electrónico de Matamoros para ejemplificar el uso propagandístico de los sitios web, en vez de proporcionar información útil a la ciudadanía. Foto: Captura de Pantalla

El portal electrónico del municipio de Matamoros, Tamaulipas, ejemplifica el uso propagandístico de los sitios web, en vez de proporcionar información útil a la ciudadanía. Foto: Captura de Pantalla

DE USO PROPAGANDÍSTICO

El rubro dentro del índice que se dedicó a estudiar la experiencia del usuario con el sitio Web informó que la calificación promedio de los portales evaluados fue de 38 puntos de 100 posibles, convirtiéndola en la segunda sección mejor evaluada.

Los portales con mayor número de criterios cumplidos fueron Mérida y Colima, con 87 y 77 puntos respectivamente, mientras que los resultados más bajos pertenecen a Tepic y Oaxaca, al obtener únicamente 18 de los 100 puntos.

Se destacó que el uso de la mayoría de los portales y sitios oficiales de la Internet son utilizados por los ayuntamientos con fines propagandísticos, que sólo difunden los “logros” de la administración en curso, en lugar de ayudar al ciudadano o empresario a conocer sobre la regulación o la realización de trámites y pago de servicios.

Entre el 50 por ciento y el 70 de los municipios no cuentan con un motor de búsqueda, y al menos 12 de ellos sólo tienen una política de uso de datos personales y sólo cuatro utilizan aplicaciones móviles para informar sobre trámites y 3 para gestionarlos.

En este sentido, Carlos Grandet, investigador el IMCO, dijo que se encontraron “portales publicitarios en donde se tienen imágenes del Presidente Municipal con fines de propaganda personal o político pero no cuentan con información útil para la ciudadanía”.

Por su parte, Juan Pardinas, director general del IMCO, agregó que “lo que antes veíamos en el espectacular, ahora lo vemos en la página de Internet. Una cosa que medimos en este estudio es el nivel de promoción personal de los funcionarios dentro de la página en lugar de estar orientados a la ciudadanía”.

Por ello, el titular del Instituto hizo hincapié en implementar herramientas para eficientar procesos internos como denuncias, conceder permisos y dar  información que dirijan a la persona interesada a la dependencia adecuada para realizar sus trámites, así como con la información básica para comenzarlos, contando con una bases de datos del municipio en donde cualquier dependencia pueda acceder a dichos datos.

“Se requiere publicar información, hay portales que no requieren inversión para hacer este tipo de cambios. Sólo se requiere analizar el sitio y ver lo que necesita. Si sólo tiene videos promocionales de este gobierno o tiene acceso a las licitaciones, por ejemplo”, dijo Carlos Grandet. El experto agregó que “en estos gobiernos no se pueden saber el proceso de licitaciones, ni las actas de fallo o conflicto de intereses, ni uso de suelo, ni qué tiene que cumplir para abrir un negocio, no se publican licencias de construcción, no se publican reglamentos o no publican las razones por las cuales se cierran los negocios.”

Por ello, expuso, este tipo de herramientas tecnológicas pueden ayudar a tener gobiernos más eficientes; sin embargo, reconoció que existen limitaciones, pues pueden ser instrumentos desde donde se puede transformar la cultura política de un país, de un estado o municipio.

“Como el ejemplo de la Presidenta Municipal de Matamoros [la panista Leticia Salazar Vázquez], que es un problema que tiene nuestra clase política del uso de patrimonial del poder y que ven la página institucional del municipio más como un escaparate de su propia imagen y de su propia carrera política que como un instrumento útil al servicio de los ciudadanos”, destacó Juan Pardinas.

En 10 años, es decir, desde 2004 y hasta el año pasado, el Producto Interno Bruto (PIB) creció alrededor del 18 por ciento, mientras que la penetración de las tecnologías fue de 600 por ciento, de acuerdo con datos dados por Carlos Grandet.

“El uso de estas herramientas está creciendo impresionantemente y si no las aprovechamos con políticas públicas y agendas de desarrollo que involucren el uso de este tipo de herramientas, nos vamos a quedar atrasados”, planteó el investigador.

FALTA VOLUNTAD POLÍTICA

En el país existen 2 mil 500 municipios, sin embargo el índice sólo considera 50, cifra que representa cerca del 2 por ciento de las entidades nacionales. Y debido a que la mayoría de los municipios salieron con índices bajos, en donde el 70 por ciento de ellos salió con una calificación reprobatoria, se reconoció que el reto es mucho más grande del que tomó en cuenta y evaluó.

“El hilo conductor que veo es la voluntad política de llevar a cabo una administración pública honesta porque el uso de estas herramientas implica renunciar a enormes márgenes de extorsión y de discrecionalidad para extorsionar al ciudadano. El principal problema de la extorsión en México no sólo viene del crimen organizado, sino de autoridades abusivas”, dijo Juan Pardinas.

“El requisito de la transparencia es el umbral de acceso es la base, pero no es suficiente, de lo que estamos hablando son de tener gobiernos mucho más responsables, con mayor capacidad de interacción con el ciudadano, con capacidad de poner respuesta a nuestras preguntas cotidianas”, explicó Pardinas.

La implementación de portales eficientes y útiles a la ciudadanía no es algo que requiera demasiados recursos, ya que cada vez la tecnología se va abaratando y creando herramientas gratuitas que puedan aprovechar los municipios para desarrollar estas plataformas. “El Inegi es otra fuente de recursos tecnológicos que podrían utilizar los gobiernos municipales”, dijo Juan Pardinas.

“La mayoría de los municipios urbanos deberían de tener este tipo de herramientas y no los tienen. No es un problema de recursos, es un problema de un déficit de voluntad política. Y probablemente también por el propio diseño institucional de los municipios como se tienen cambios cada tres años,” agregó.

Se informó que establecer tecnologías y plataformas que permitan facilitar la experiencia del usuario no tardaría más de seis meses en implementarse. Los municipios que tienen dos mil o tres mil millones de pesos de presupuesto al año están en condiciones perfectas para implementar este tipo de herramientas, por lo que hay indicadores que no requieren de inversiones cuantiosas, sino sólo publicar información.

“Si como municipio tuviera los requisitos de uso de suelo o de construcción, se tendría una paloma en este tipo de indicadores. Simplemente requiere la visión de un presidente municipal que quiera decir: yo voy a ser una aliado de los negocios, no una barrera. No todos los cambios requieren grandes transacciones”, expuso Carlos Grandet.

Ante esto se dijo que no es un tema de presupuestos ni de tecnología, sino de voluntad política.

“Necesitamos gobiernos que no nos frieguen, que nos ayuden a cumplir con la normatividad, que ser honesto no sea sinónimo de ser valiente, que hacer un trámite no sea sinónimo de un viacrucis, simplemente que las cosas funcionen como uno esperaría que pueden funcionar. Que estas plataformas no sean para el abuso, arbitrariedad y extracción de rentas,” dijo Juan Pardinas.

“Existe el riesgo que incluso en las mejores prácticas que estamos viendo aquí, de un sexenio a otro no tengan continuidad por la debilidad constitucional de los municipios. Entonces lo que necesitamos, no son recursos, sino voluntad política,” concluyó.

“Los delegados chapulines que dejan su cargo a la mitad de su gestión para ir a continuar su carrera política en otra posición", dijo Juan Pardinas. Foto: Cuartoscuro

Los delegados “chapulines'”, que dejaron su cargo a la mitad para ir por otra posición política, debieron entregar datos para saber si tienen cuentas claras o cometieron arbitrariedades, dijo Juan Pardinas. Foto: Cuartoscuro

SOBRE “LOS CANDIDATOS ‘CHAPULINES’”

Durante la presentación se destacó que se tiene una población “atada de manos” para realizar trámites, como es en el caso de permiso de uso de suelo donde el 66.5 por ciento de la población considera que la información proporcionada a través de los módulos de información es insuficiente; o para abrir una empresa (59.8), realizar trámites municipales (58.3) y hacer el pago de predial. Mientras que el 68 por ciento de los empresarios considera que la corrupción disminuiría si se fomentaran los trámites en línea.

Por lo que este tipo de herramientas serían una forma eficiente de rendición de cuentas por parte de la autoridad, o saber cuáles han tenido mejores resultados, promovido la eficiencia de los servicios o han sido los que más han impulsado a los sectores empresariales o las Pymes.

Respecto al tema, Pardinas destacó sobre “los delegados ‘chapulines’ –que dejan su cargo a la mitad de su gestión para ir a continuar su carrera política en otra posición–: “A mi me hubiera gustado que se hiciera una biografía de estos delegados como clausuradores de negocios y poder hacer una jerarquía de acuerdo al PIB; saber cuál fue el Delegado que más negocios clausuró, que más empleos sacrificó en aras de aplicar la normatividad o aplicar la arbitrariedad que se les permite”.

El Índice de herramientas electrónicas de gobiernos locales es la revisión de los portales electrónicos de 45 municipios y nueve delegaciones del Distrito Federal con más Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPymes).