El pasado 19 de enero, la Comisión Nacional de Salud de China emitió un comunicado, el primero por parte de un órgano nacional desde la detección del brote, en diciembre de 2019. “Los expertos -dice la Comisión en el texto- consideraron que la situación epidémica sigue siendo previsible y controlable”.

Sin embargo, las autoridades sanitarias del país asiático agregaron que aún “no se ha encontrado la fuente del nuevo tipo de coronavirus, ni se ha logrado comprender del todo la transmisión del virus y hace falta continuar haciendo seguimiento de la mutación del virus”.

Ciudad de México, 22 de enero (EconomíaHoy).– Las autoridades sanitarias chinas confirmaron la víctima número 17 de la nueva neumonía de Wuhan (centro del país), ciudad en la que se detectó un brote de este virus el mes pasado y que por el momento ha dejado 270 personas contagiadas. Las autoridades están tomando medidas para evitar el contagio. Se están controlando los aeropuertos y estaciones de tren a la par que se pide precaución a la población, lo que puede afectar a las empresas relacionadas con el transporte y el turismo, que ya están sufriendo en los mercados. Por el contrario, las farmacéuticas podrían ser las grandes “beneficiadas” de este virus.

Ha sido precisamente en Wuhan, capital de la provincia de Hubei y de once millones de habitantes, donde se ha registrado la tercera muerte por este virus que ya ha llegado a Pekín -con dos casos bajo tratamiento en el sur de la capital- y Shenzhen, con uno, justo en la frontera con Hong Kong. Las medidas de control para evitar el contagio de este virus están empezando a lastrar las perspectivas a de algunas compañías.

Trabajadores sanitarios rocían desinfectante en una estación de trenes en Wuhan, provincia Hubei, China el 22 de enero del 2020. Foto: Chinatopix vía AP

Empleados de organismos de salud esperan a la salida de un avió para tomar la temperatura de los pasajeros que provenientes de la ciudad china de Wuhan el 22 de enero del 2020 en el aeropuerto de Beijing. Foto: Emily Wang, AP

Las aerolíneas y las cadenas hoteleras sufren caídas de peso en los índices chinos, mientras que las farmacéuticas suben con fuerza.

Las grandes aerolíneas chinas han sufrido desplomes de entre el 5 y el 3 por ciento en bolsa, mientras que las hoteleras como BTG han cerrado con descensos del 9 por ciento. La otra cara de la moneda han sido las farmacéuticas, como por ejemplo Guangzhou Baiyunshan Pharmaceutical, que se ha disparado más de un 8 por ciento.

Estos primeros casos confirmados que se registran en el resto de China fuera de Wuhan están empezando a causar cierta inquietud en la población. No obstante, los tres pacientes de Pekín y Shenzhen reconocieron haber visitado la capital de Hubei recientemente.

Estos tres casos forman parte de un incremento significativo de los contagios confirmados durante el pasado fin de semana, con 136 nuevos diagnosticados, de los que la Comisión Municipal de Salud de Wuhan detalló que 36 se encuentran en situación grave o crítica.

Entre los nuevos contagiados, 70 son mujeres y 66, hombres, con edades comprendidas entre los 25 y los 89 años, y todos ellos mostraron los síntomas descritos para la neumonía de Wuhan: fiebre y fatiga, acompañados de tos seca y, en muchos casos, de disnea (dificultad para respirar).

Viajeros equipados con máscaras hacen fila ante los tornos para acceder a una estación de tren en Nantong, en la provincia oriental de Jiangsu, en China, el 22 de enero de 2020. Foto: Chinatopix vía AP

Registro de una colonia de coronavirus bajo la lupa de un microscopio. Foto: EFE/CDC/Archivo

UNA SITUACIÓN QUE TODAVÍA ES “CONTROLABLE”

El pasado 19 de enero, la Comisión Nacional de Salud de China emitió un comunicado, el primero por parte de un órgano nacional desde la detección del brote, en diciembre de 2019. “Los expertos -dice la Comisión en el texto- consideraron que la situación epidémica sigue siendo previsible y controlable”.

Sin embargo, las autoridades sanitarias del país asiático agregaron que aún “no se ha encontrado la fuente del nuevo tipo de coronavirus, ni se ha logrado comprender del todo la transmisión del virus y hace falta continuar haciendo seguimiento de la mutación del virus”.

El pasado día 15, la Comisión Municipal de Salud de Wuhan indicó que aunque no se ha probado todavía ningún caso de contagio entre humanos, la posibilidad de que se produzca de forma “limitada” no se puede descartar, un extremo con el que concuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por eso China ha activado un protocolo de información para estos casos y se han repartido kits médicos para facilitar la detección e intensificar la vigilancia en todo el país.

Además, este lunes circuló por las redes un video en el que se veía a dos trabajadores sanitarios midiendo la temperatura de los pasajeros -la fiebre es uno de los primeros síntomas- del vuelo CA119, que conecta Wuhan con Macao, según el diario estatal Global Times.

Trabajadores rocían una solución antiséptica en el salón de arribos del Aeropuerto Internacional de Incheon, Corea del Sur, martes 21 de enero de 2020. Foto: Suh Myung-geon/Yonhap vía AP

En la imagen del 17 de enero de 2020, un hombre pasa frente al Mercado Huanan de Mariscos, que permanece cerrado tras un brote de coronavirus ligado al lugar, en Wuhan, China. Foto: Kyodo News vía AP

JUSTO ANTES DEL AÑO NUEVO CHINO

En vísperas de la mayor migración humana del mundo -las vacaciones por el Año Nuevo Chino-, estas noticias no han pasado desapercibidas entre la población local, ya que recuerdan a la epidemia del síndrome agudo respiratorio grave (SARS), que en 2003 se extendió por el país y provocó 646 muertes (813 a nivel mundial), según la OMS.

HONG KONG PIDE MÁS MEDIDAS

En Weibo, el equivalente chino a la red social estadounidense Twitter, los temas relacionados con la enfermedad están entre los más leídos del momento y cuentan con cientos de millones de lecturas: desde las últimas noticias a las maneras de prevenir contagios, con consejos como lavarse las manos o llevar mascarilla.

No obstante, estas medidas están lejos de satisfacer a una parte de la población de Hong Kong, que demanda un dispositivo más estricto para este importante centro financiero por el que circulan millones de pasajeros cada año.

Varios médicos, diputados y expertos han exigido al Gobierno local que establezca zonas de cuarentena en el aeropuerto y la estación de tren de alta velocidad, aunque el Vicesecretario de Salud de Hong Kong, Chui Tak-yi, consideró este lunes que los controles temperatura son suficientes por el momento para proteger la región administrativa especial.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA HOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.