Stéphane Bancel, consejero delegado de Moderna, advirtió que a pesar del avance de los planes de vacunación de cada país, la población tendrá que seguir las medidas sanitarias estipuladas por “algunos meses” para evitar contagios de coronavirus, entre ellas se destaca el uso del cubrebocas.

Nueva York, 22 de enero (EFE).- El consejero delegado de la biotecnológica Moderna, Stéphane Bancel, aseguró este jueves que la vacunación de la población más vulnerable en Europa se retrasará un trimestre respecto a la de Estados Unidos y Canadá debido a que el Viejo Continente “apostó demasiado por compañías europeas”.

“Creo que Europa va a estar al menos un trimestre por detrás de Estados Unidos y Canadá en la vacunación de los miembros clave de la población”, aseguró el representante de Moderna, farmacéutica que ha desarrollado una de las dos vacunas contra el coronavirus que ya han sido aprobadas tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea.

Además de las estadounidenses Moderna y Pfizer, cuya vacuna ha sido desarrollada junto a la alemana BioNTech, están pendientes de aprobación varias candidatas como la desarrollada por AstraZeneca, que podría ser la próxima en recibir la luz verde de Bruselas el 29 de enero.

“Pienso que para principios de la primavera estaremos en una situación mucho mejor y pienso que en Estados Unidos para finales del segundo trimestre y mucho más tarde en Europa, un trimestre después, la mayoría de la población podría estar protegida de manera natural o por la vacuna”, agregó.

Según Bancel, en el segundo trimestre de este año se podrán conocer los datos de infección de las personas que han recibido la segunda dosis. Foto: EFE

En un foro organizado por el banco JPMorgan Chase, Bancel advirtió de que, de todos modos, a pesar del avance de la inmunización en estas dos regiones del planeta, la población de estos países deberá seguir tomado medidas profilácticas durante “algunos meses”, entre las que destacó la necesidad de llevar mascarilla.

El directivo de Moderna recordó que todavía no hay estudios sobre la posible transmisión de la enfermedad de una persona vacunada a otra que no esté inmunizada.

“Lo que todavía no sabemos es cuánto protegen las vacunas de que infectes a otra persona si has sido vacunado”, dijo antes de explicar que, hasta ahora, la única información que poseen es que tras la primera dosis de la vacuna, la posibilidad de infectar a otra persona se reduce un 60 por ciento.

Según Bancel, en el segundo trimestre de este año se podrán conocer los datos de infección de las personas que han recibido la segunda dosis.

“Espero que la reducción sea mucho mayor que el 60 por ciento” declaró, tras apuntar que las pruebas en monos habían arrojado una “reducción muy fuerte de la infección tras la vacunación”.