El CCE consideró que el anuncio es “positivo” y ofrecieron “colaborar con el Gobierno de México en la logística y el Plan Nacional de Vacunación.

López Obrador sorprendió este viernes al anunciar la autorización a “cualquier empresa o Gobierno local que quiera adquirir vacunas para aplicarlas en México”.

México, 22 de enero (EFE).- Gobiernos locales y empresarios mexicanos celebraron este viernes haber recibido la autorización del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para adquirir sus propias vacunas contra la COVID-19, algo que hasta ahora estaba monopolizado por el Gobierno federal.

Mandatarios de la Alianza Federalista, un grupo de 10 Gobernadores de distintos partidos que han criticado la gestión federal de la pandemia, reconocieron la apertura del mandatario, y pidieron este viernes que esta autorización para comprar vacunas “no incluya trámites que compliquen la adquisición a Estados y sector privado“.

“Nuevo León celebra la decisión del Presidente López Obrador de autorizar a los estados y sector privado la compra de la vacuna anticovid. Esperamos que el proceso sea ágil, pues no hay tiempo que perder. ¡Vamos a salvar vidas!”, expresó en redes sociales Jaime Rodríguez, Gobernador del norteño estado de Nuevo León, motor industrial del país.

También las empresas del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la principal patronal mexicana, consideraron que el anuncio es “positivo” y ofrecieron “colaborar con el Gobierno de México en la logística de distribución y aplicación del Plan Nacional de Vacunación a través de hospitales privados, farmacias, tiendas y empresas”.

Aunque en la víspera las autoridades sanitarias se opusieron a descentralizar en los estados el plan de vacunación -que comenzó el pasado 24 de diciembre con al vacuna de Pfizer y BioNTech-, López Obrador sorprendió este viernes al anunciar la autorización a “cualquier empresa o Gobierno local que quiera adquirir vacunas para aplicarlas en México”.

El Gobierno de México, país que lleva más de 500 mil dosis aplicadas al personal de la salud, había monopolizado hasta ahora la compra, distribución y aplicación de las vacunas al considerarlo un asunto de seguridad nacional.

Esto había generado malestar en algunos gobernadores que denunciaban atrasos en la llegada de vacunas a sus estados y también del sector privado, que en diciembre abrió conversaciones con Pfizer para poder comprar en un futuro su fármaco, ahora disponible para Administraciones locales.

Finalmente López Obrador dijo este viernes que se autorizará a gobernadores y a empresas para que el asunto “no se preste a la politiquería”, aunque les advirtió que “no es fácil” comprar las vacunas “porque no hay producción suficiente en el mundo”.

“¡Más vale tarde que nunca! Por el bien de la gente, esperamos que a estas alturas estados y municipios logren contratos de vacunas para entrega inmediata”, expresó en redes el líder del opositor y conservador Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés.

 

Mientras que el expresidente Felipe Calderón (2006-2012), rival político de López Obrador, celebró que se trata de “una buena decisión” y opinó que “así como hay que señalar los errores del Gobierno, también hay que reconocer sus aciertos”.

Apenas el jueves, el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, estratega del Gobierno contra el coronavirus, se mostró contrario a permitir la compra de vacunas a los 32 estados del país “porque entonces cada quien va por la suya” y se puede afectar el plan federal, que ya contempla la vacunación universal y gratuita de toda la población.

México reportó el jueves su máximo diario de muertes, con mil 803, y el récord de contagios, con 22 mil 339, para acumular un total de 146 mil 174 decesos un millón 711 mil 283 enfermos desde el inicio de la pandemia.