Carmen Cruz habló en una rueda de prensa en Nueva York acompañada de varios activistas para denunciar la violencia contra su hijo, Erick Díaz Cruz, que se encontraba de vacaciones para visitar a su madre en Brooklyn cuando fue baleado el 6 de febrero.

Por Claudia Torrens

NUEVA YORK (AP).— La madre de un funcionario mexicano que recibió un disparo en la cara de manos de un agente estadounidense de los servicios de migración dijo el viernes que quiere justicia para su hijo y que espera que el agente federal pague por lo que hizo.

Carmen Cruz habló en una rueda de prensa en Nueva York acompañada de varios activistas para denunciar la violencia contra su hijo, Erick Díaz Cruz, que se encontraba de vacaciones para visitar a su madre en Brooklyn cuando fue baleado el 6 de febrero.

El mexicano de 26 años recibió el tiro cuando agentes de la agencia migratoria, más conocida como ICE por sus siglas en inglés, intentaban arrestar al novio de su madre.

“Esa gente le tiró a matar. Mi hijo está vivo de milagro”, dijo Cruz.

La mujer exigió que se investigue el incidente y que se libere a su novio, Gaspar Avendaño-Hernández, que se encuentra bajo custodia de ICE.

Esta semana, Díaz Cruz interpuso en Brooklyn una demanda contra el agente. Según ésta, su hijo trabaja como asistente de la Alcaldesa de la ciudad Martínez de la Torre, en el estado de Veracruz.

El documento también explica que el hijo ha experimentado dolor intenso, pérdida de visión del ojo izquierdo e inmovilidad de la mano y el brazo del mismo lado. Además indica que la bala está encallada en su cuello porque sacarla es riesgoso. Díaz Cruz, que aún se encuentra en Nueva York, tendrá que ser expuesto a “numerosas intervenciones médicas”, asegura la demanda.

Durante el incidente, Avendaño-Hernández fue arrestado por encontrarse ilegalmente en Estados Unidos. Cruz dijo en la rueda de prensa que se enteró el mismo viernes por la mañana de que a su novio se le había denegado asilo.

La mexicana y activistas de grupos como Young Progressives of America, Immigration Advocates Network y Sunset Park ICE Watch exigieron que la oficina de la fiscal general de Nueva York, Leticia James, investigue el incidente y que congresistas federales apoyen una solicitud de libertad provisional para Avendaño-Hernández.

Una solicitud de comentario fue enviada a la oficina de James.

Una portavoz de ICE señaló que no respondería a lo dicho en la rueda de prensa, pero destacó que el incidente está siendo investigado por la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna y que ICE está cooperando con esa investigación.

El 6 de febrero la portavoz dijo que un miembro de un equipo de ICE realizó el disparo cuando los agentes fueron “físicamente atacados” al intentar arrestar a Avendaño-Hernández, un migrante que ya había sido deportado dos veces en el pasado, como resultado de cargos de asalto registrados en el 2011 en Nueva York.

ICE también dijo que Avendaño-Hernández fue arrestado por la policía de la ciudad el 3 de febrero, pero dejado en libertad antes de que ICE pudiera pedir que lo retuvieran. Los agentes de la agencia migratoria se vieron entonces obligados a ir a buscarle a Brooklyn, dijeron.

El suceso ocurrió en momentos en que el Gobierno del Presidente Donald Trump ha lanzado una campaña contra la ciudad de Nueva York por declararse una ciudad santuario, es decir, donde la policía local se niega a ejercer funciones migratorias. El Gobierno de Trump se queja de que la policía local no está respondiendo a pedidos de detener a individuos.

El alcalde Bill de Blasio sostiene que las autoridades acatan los pedidos cuando se trata de individuos que han sido condenados de crímenes violentos.