El presunto autor del ataque fue herido y posteriormente detenido en el lugar de los hechos y se encuentra recibiendo cuidados médicos, según explicó el Comandante de la Policía de Boulder.

Washington, 22 de marzo (EFE/AP).- Al menos diez personas, incluido un policía, murieron este lunes en el tiroteo ocurrido en un supermercado de Boulder (Colorado, Estados Unidos), según informaron las autoridades.

El presunto autor del ataque fue herido y posteriormente detenido en el lugar de los hechos y en estos momentos recibe cuidados médicos, según explicó Yamaguchi.

Imágenes de televisión a lo largo de la tarde habían mostrado a dos policías escoltando a un detenido que iba esposado, en ropa interior y con la pierna ensangrentada.

El sospechoso cojeaba pero era capaz de andar por sus propios medios.

Ni Yamaguchi ni el Fiscal del distrito del condado de Boulder, Michael Dougherty, que también participó de la rueda de prensa, quisieron especular con los motivos del ataque, ni dijeron si el detenido tenía algún tipo de relación con el supermercado.

Las autoridades se pusieron en contacto con los familiares de las víctimas antes de dar más datos a los medios de comunicación.

Por su parte, el Gobernador de Colorado, el demócrata Jared Polis, publicó un comunicado en el que se declaró con “el corazón roto” por este tiroteo “incalificable”.

Un hombre que acababa de salir de la tienda en Boulder, Dean Schiller, dijo a The Associated Press que escuchó disparos y vio a tres personas tendidas bocabajo, dos de ellas en el estacionamiento y una más cerca de la entrada. Señaló que “no podría decir si estaban respirando”.

Un video publicado en YouTube muestra a una persona en el piso dentro de la tienda King Soopers y a otras dos en el exterior, pero se desconocía la gravedad de sus lesiones. Al principio del video se escucha lo que parecen ser dos disparos.

Una persona fue trasladada del lugar al Hospital Foothills, en Boulder, señaló Rich Sheehan, portavoz de Boulder Community Health, grupo que administra el hospital. Sheehan comentó que no podía brindar más detalles, aunque agregó que “se nos notificó que no recibiríamos a más pacientes”.

Este tiroteo ocurre apenas una semana después de los ataques a tres locales de masajes asiáticos en el área de Atlanta (Georgia), donde fueron asesinadas ocho personas.