La DEA los sigue desde finales de 2011 por una célula criminal que operaba en Oceanside, National City y Chula Vista, California. Era la encargada de recibir cocaína, marihuana y metanfetamina que era cruzada desde Tijuana.

Ahora con “El Mayo” al poder de casi todas las células, y con el FBI y la DEA siguiéndoles los talones, “Los Arzate” han tomado una mayor notoriedas.

–Con informacón de Zeta de Tijuana y Europa Press

Ciudad de México, 22 de abril (SinEmbargo).– “Los Arzate” se han convertido en una pieza esencial del Cártel de Sinaloa ahora que Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera está preso e Ismael “El Mayo” Zambada ha puesto bajo su mando las bandas satélite del grupo criminal.

Los hermanos René y Alfonso Arzate están acusados de surtir y traficar marihuana, cocaína y metanfetamina, junto a células de traficantes del sur de California. Los expedientes en su contra permanecen cerrados, pero existen órdenes de aprehensión con fines de extradición. La justicia federal le negó amparo a “La Rana”, y al mismo tiempo, dejó en libertad a Israel Vergara Galindo “El Marquitos”, identificado como uno de sus sicarios asociados.

Acusado junto a otras 117 personas, e identificado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) como “…un miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa a cargo del tráfico de drogas en el norte de Baja California, René Arzate García está acusado de conspirar para importar una gran cantidad de marihuana a los Estados Unidos (…) y es sospechoso de coordinar y hacer cumplir órdenes de múltiples asesinatos y secuestros entre otros operativos violentos”.

El líder del grupo criminal es Alfonso Arzate García, conocido como “El Aquiles”, el mayor de los hermanos. Tal y como indican medios locales, se introdujo en el mundo de la droga por problemas económicos, ya que a pesar de llevar una década trabajando en una empresa de transporte, el dinero no le daba para vivir. Así, con 30 años comenzó su vida delictiva. Sin embargo, su hermano y socio René Arzate García, alias ‘El Rana’, empezó a delinquir a los 15 años.

Así, con 30 años comenzó su vida delictiva. Sin embargo, su hermano y socio René Arzate García, alias ‘El Rana’, empezó a delinquir a los 15 años.

La acusación en EU indica que “…iniciando en una fecha no especificada, y continuando e incluyendo al 25 de julio de 2014, en el distrito sur de California y otros lugares, el demandando René Arzate -García alias ‘La Rana’, ‘El Papá’, ‘El General’, ‘El Apá’, conspiró a sabiendas e intencionalmente con otras personas conocidas y desconocidas para el Gran Jurado, para importar 1000 kilogramos y más de marihuana violando subsecuentes secciones del título 21 de Código de los Estados Unidos. Básicamente lo acusan de importar y exportar sustancias controladas, y de conspiración”.

Los cargos contra René Arzate forman parte de un juicio seguido en tres partes contra Ismael “El Mayo” Zambada y 117 de sus operadores criminales, entre los cuales se incluyen los hijos del capo y líderes delictivos de la organización en la frontera de México con California.

La investigación que los oficiales de la Oficina de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) bautizaron como operación “Narco Polo”, inició a finales de 2011 y se enfocó en una célula criminal con base en Oceanside, National City y Chula Vista, California, la cual recibía cocaína, marihuana y metanfetamina que era cruzada desde Tijuana.

En noviembre de 2012 fincaron cargo contra los principales socios de Los Arzate en San Diego: Miguel Iram Quiroz Pérez, quien fue capturado hasta enero de 2015, y José Luis Iglesias, considerado prófugo.

De acuerdo a los expedientes en posesión de la Fiscalía del Distrito Sur de San Diego, las células de Quiroz e Iglesias recibían la droga de sus proveedores René y Alfonso Arzate.

LOS OPERADORES DE “LA RANA”

El mencionado expediente detalla que en septiembre de 2013 la investigación detectó a Alfonso Arzate García “El Aquiles” y a su hermano René Arzate García “La Rana” como líderes de la operación criminal en la plaza de Tijuana y concentró sus esfuerzos en acreditar la participación de éstos en el tráfico de droga a San Diego.

También explica que pudieron ubicarlos tras detectar la actividad criminal de dos de sus secuaces con residencia en Tijuana.

EL PRIMERO: José Luis Mora Zamora.- Asesinado en Tijuana la mañana del 5 de enero de 2019. Estaba acusado y con orden de aprehensión en Estados Unidos por tráfico de cocaína. Los primeros indicios de su actividad criminal se acreditan en el expediente en septiembre de 2013, y aseguran, era asistido en los delitos por varios integrantes de su familia.

Mora fue acribillado en compañía de su esposa frente al puesto de mariscos El Güero en Paseo Playas, Sección Costa Hermosa de la delegación Playas de Tijuana. Les dispararon en 17 ocasiones con un rifle R-15. La familia tenía registrados 24 autos de reciente modelo.

Aunque el gobierno de Estados Unidos lo tiene registrado como lugarteniente de Los Arzate, del 2011 hasta el 25 de julio de 2014, de acuerdo a las versiones dadas por los miembros de su familia a las autoridades locales, lo apodaban “El Cabo 23” y formaba parte de la célula de Juan José Pérez Vargas “El Piolín” del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Lo mataron porque no quiso regresar con Sinaloa a la célula de Los Uriarte y por no aceptar entregar a Merio Delval Barocio “El Cabo 33”, del CJNG.

EL SEGUNDO: Israel Vergara Galindo “El Marquitos”.- Sicario liberado por el Poder Judicial Federal el 20 de diciembre de 2018, con sentencia absolutoria. En Estados Unidos tiene abierta la acusación con número de caso 13-CR-3574-DMS.

Es un ex policía municipal de Tijuana y miembro del crimen organizado identificado por las autoridades locales desde finales de los años noventa. Inició su actividad delictiva en el Cártel Arellano Félix (CAF), pero terminó con ese grupo cuando estaba bajo el mando de Juan Sillas y Fernando Sánchez Arellano.

Se cambió a Sinaloa el 31 de octubre de 2011, después que informó a las autoridades y a los hermanos Arzate dónde elementos del CAF tenían secuestradas a la hermana y sobrina de Ismael “El Mayo” Zambada en Tijuana.

Con varios cargos por secuestro y homicidio en Baja California, fue detenido el 8 de octubre de 2013 pero la entonces Procuraduría General de la República (PGR) decidió procesarlo en lo federal. Fue enjuiciado por cinco años, declarado inocente de los cargos federales y liberado el mes pasado.

EL AQUILES” CON “LOS ÁNTRAX”

La acusación señala a Alfonso Arzate y decenas de sus asociados delictivos de traficar a Estados Unidos, 652 kilos de metanfetamina, mil 343 kilos de cocaína, 12.2 toneladas de marihuana, 53 kilos de heroína, 5 mil 500 pastillas de oxicodona y más de 14.1 millones de dólares en ganancias resultado de la venta de drogas.

La traficaron por China. Australia, Gran Bretaña, Filipinas, Canadá, Colombia y México. Y la introdujeron en la Unión Americana vía San Diego, Los Angeles, Riverside, San Bernardino y San Francisco en California; Chicago, Illinois; Detroit, Michigan; además de Nevada, Texas, Delaware, Kentucky, Carolina del Sur y Nueva York.

Fechada en septiembre de 2013, la acusación con el número de caso 14CR0722-DMS presenta a “El Aquiles” como coacusado; como cómplices, Jesús Quiñonez Flores “El Chiquillo Ántrax”, asesinado a balazos en diciembre de 2014, y Rafael Guadalupe Núñez Félix “El Changuito Ántrax”.

Núñez Félix fue capturado por elementos de la Secretaría de Marina el 13 noviembre de 2014 en Culiacán, Sinaloa, en un operativo que incluyó la aprehensión de otros tres lugartenientes del Cártel de Sinaloa y de Ismael Zambada Imperial “El Mayito Gordo”, hijo de Ismael Zambada.

El joven Zambada espera la extradición a Estados Unidos desde noviembre de 2015. En tanto, “El Changuito Ántrax” se escapó del penal de Aguaruto el 20 de marzo de 2017, mientras seguía el trámite de la extradición.

La acusación que incluye a Alfonso Arzate, forma parte de una investigación que siguió las actividades delictivas de 60 presuntos traficantes, incluidos los hijos de “El Mayo Zambada” y Alfonso Limón Sánchez, principal proveedor de cocaína de parte del Cártel de Sinaloa, quien fue detenido y escapó en los mismos operativos que el “Changuito Ántrax”.

Según el documento, “los agentes estiman que esta célula es responsable de distribuir aproximadamente la tercera parte de la metanfetamina que circula en el Condado de San Diego”.

LOS ARZATE EN SINALOA

Aunque mantienen el control criminal en la zona costa de Baja California mientras sostienen una pugna territorial con una fracción del Cártel de Sinaloa que se escindió y se pasó al CJNG, como cabecillas criminales, los Arzate García tienen residencia en el Estado de Sinaloa.

“Alfonso Arzate, sobre quien pesa una orden de aprehensión por secuestro en la Procuraduría estatal, no viene a Baja California, se contacta con sus operadores por medios electrónicos; René Arzate -quien no tiene órdenes de aprehensión en México- sí hace vistas esporádicas al Estado”, detalló un investigador federal.

Sin embargo, ninguna autoridad mexicana ha procedido en su contra.