La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) compartió algunos tips para conservar la comida en mejor estado, aspecto que ayuda para tratar de salir lo menos posible.

Ciudad de México, 22 de mayo (SinEmbargo).-La pandemía provocada por la COVID-19 ha llevado a poner especial atención en la importancia de llevar una alimentación sana que favorezca el sistema inmunológico y ayude a las personas a estar saludables para enfrentar las enfermedades. La principal recomendación es quedarse en casa y sólo salir si es necesario, es decir, salir a comprar alimentos es una de esas actividades, por lo que reunimos las recomendaciones realizadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para conservar la comida en mejor estado y con esto tratar de salir lo menos posible.

Acomodar los alimentos de acuerdo a su fecha de caducidad. Un consejo muy importante es acomodar los alimentos que se maduran más rapido o que están cercanos a caducar en la parte delantera del refrigerador o de la despensa, esto hará que los consumamos primero y tengamos de reserva los que duran más.

Conservar la cadena de frío. Al comprar un alimento que necesita estar en refrigeración es muy importante que no pase más de dos horas en temperatura ambiente, así que al llegar a casa después de comprar la despensa lo indicado es meter de inmediato al refrigerador estos alimentos, como puede ser la carne.

Envases herméticos. Un tip es usar envases de vidrio o incluso plástico con tapa que se tengan en casa o que se puedan reutilizar, por ejemplo lo de las mayonesas que suelen ser de vidrio. Estos envases con tapa evitarán que ingresen insectos o cualquier otro contaminante, además son muy útiles con las compras a granel, por ejemplo para guardar maíz palomero, semillas, chocolate en polvo, etcétera.

Un tip es usar envases de vidrio o incluso plástico con tapa. Foto: Shutterstock

Lugares frescos y oscuros. Las harinas, aceites, granos, arroz y especias deben conservarse en un lugar seco, bien ventilado y oscuro para que se mantengan en buen estado y duren más tiempo; así una alacena es buena opción.

Congelar alimentos. Una gran opción es dividir los alimentos en porciones e ir descongelando sólo lo que se usará.

Ensaladas en recipientes herméticos. Las ensaladas pueden mantenerse frescas hasta 4 días en frascos de vidrio herméticos sin aliñar, es decir, para poder guardar una ensalada debe hacerse sin agregarle salsa o condimento.

Es importante comer verduras para llevar una alimentación saludable. Foto: EFE

Descongelar correctamente. Uno de los consejos es separar en porciones y congelar, así que este va de la mano. La manera correcta de descongelar un alimento consiste en sacar el alimento del congelador y llevarlo a la parte baja del refrigerador, por lo que debe hacerse con un día de anticipación. Nunca se debe descongelar un alimento a temperatura ambiente o con agua caliente ya que aumenta el riesgo de contaminación.

La comida cocida no debe quedarse fuera del refrigerador. Después de cocinar y comer pueden haber sobras del platillo, sin embargo, no deben quedarse a temperatura ambiente, lo aconsejable es esperar a que este frío y después guardar en el refrigerador.

Los alimentos cocinados deben guardarse en el refrigerador. Foto: Pixabay

Papas en bolsas de papel. Las papas se conservan mejor en una bolsa de papel junto a una manzana, lejos de las cebollas, esto radica en que las cebollas pueden absorber la humedad de las papás, además emiten un gas que puede llevar a que las papas se echen a perder antes de tiempo.

La bolsa de papel sirve para guardar papas. Foto: Shutterstock

Envolver los plátanos. Un consejo que da la FAO es envolver los plátanos en un film plástico (es decir, el plástico que viene en rollo y se usa para sellar alimentos o recipientes) y colocarlo en el refrigerador, esto hará que duren por más tiempo. Para los frutos rojos se recomienda remojarlos en una parte de vinagre blanco y 10 de agua, enjuagar y guardar en el refrigerador.

El plátano es un gran aliado contra problemas como la ansiedad o la depresión. Foto: Pixabay