Una mujer de 18 años infectada con COVID-19 después de ser contagiada por su padre. Se recuperó por completo dando resultados negativos unos días después, pero comenzó a experimentar algunos síntomas adicionales, como dolor de cuello y tiroides, fiebre y aumento de la frecuencia cardíaca.

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS).- La infección por COVID-19 puede causar tiroiditis subaguda, según un nuevo estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism que informa del primer caso conocido.

La tiroiditis subaguda es una enfermedad tiroidea inflamatoria caracterizada por dolor en el cuello y generalmente está precedida por una infección del tracto respiratorio superior.

Puede ser causada por una infección viral o una reacción inflamatoria post-viral, y muchos virus se han relacionado con la enfermedad.

El SARS-CoV-2 se ha convertido en una pandemia con síntomas respiratorios graves y puede afectar a otros órganos. “Reportamos el primer caso de tiroiditis subaguda después de la infección por SARS-CoV-2”, explica Francesco Latrofa, médico del Hospital Universitario de Pisa en Pisa (Italia).

Se debe alertar a los médicos sobre la posibilidad de esta manifestación clínica adicional relacionada con COVID-19″, advierte.

Los médicos examinaron a una mujer de 18 años infectada con COVID-19 después de ser contagiada por su padre. Se recuperó por completo dando resultados negativos unos días después, pero comenzó a experimentar algunos síntomas adicionales, como dolor de cuello y tiroides, fiebre y aumento de la frecuencia cardíaca.

La enviaron de vuelta al hospital, donde le diagnosticaron tiroiditis subaguda, pese a que tenía un funcionamiento normal de la tiroides solo un mes antes. “Debido a la asociación cronológica, el SARS-CoV-2 puede considerarse responsable del inicio de la tiroiditis subaguda”, deduce Latrofa.