En últimas semanas, la revista Proceso ha publicado reportajes relacionados con personas cercanas al Gobierno de López Obrador. Hace dos semanas, el semanario entrevistó al ex Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa; mientras esta el pasado domingo publicó una investigación que relaciona a Ricardo Salians Pliego, empresario cercano al actual Presidente, dentro de la compra de Fertinal.

Ciudad de México, 22 de julio (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador criticó a la revista Proceso porque “no se portó bien” con su administración, luego que el reportero Arturo Rodríguez le cuestionara sobra la presunta implicación del empresario Ricardo Salinas Pliego en operaciones realizadas con la empresa Fertinal.

Durante su conferencia matutina, el mandatario instó a los medios y periodistas a tomar postura, ya que “los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones”.

Luego que el reportero del semanario le cuestionara sobre la investigación que implica a Salinas Pliego en la trama de Fertinal, López Obrador negó que existiera una denuncia por dicho acto, y recalcó que no desea “anclarnos en las acusaciones y la persecución política, porque teníamos que ver hacia adelante y es lo que estamos haciendo”.

Tras ello, el reportero le cuestionó si su declaración era una definición política. Como respuesta, el mandatario señaló que si los ciudadanos o personas afectadas quieren presentar alguna denuncia “iban a tener facilidades”.

Posteriormente, López Obrador cuestionó el “tiempo de simulación” que el país había vivido, ya que en ese periodo no existía el periodismo de investigación.

“Estamos viviendo una etapa nueva, porque ahora sí hay más periodismo de investigación, porque pasó de noche el periodo neoliberal, todo el periodo de saqueo, de pillaje. Ahí están en falta los medios, con todo respeto, guardaron silencio cómplice”.

A continuación, expresó su descontentó con Proceso ya que “no se portó bien con nosotros”.

El reportero del semanario le recordó a López Obrador que “no es papel de los medios portarse bien, presidente, con alguien”. Por lo que el mandatario dijo que está buscando “la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones”.

En últimas semanas, la revista Proceso ha publicado reportajes relacionados con el Gobierno de López Obrador. Hace dos semanas, el semanario entrevistó al ex Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa,

En aquella entrevista, el ahora académico del Tecnológico de Monterrey acusó a Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de Presidencia, de ser el “conflicto de interés” en el Gobierno federal; además, criticó los proyectos prioritarios de López Obrador como el Aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

Mientras esta semana, señaló que Salinas Pliego, uno de los empresarios más cercanos a López Obrador, se hizo socio de Grupo Fertinal –la empresa quebrada que Petróleos Mexicanos (Pemex) compró en el sexenio pasado– antes de que se llevara a cabo esa transacción.

En un amplio reportaje de Mathieu Tourliere detalla que el dueño de Grupo Salinas tuvo puestos clave dentro de la compañía, según documentos corporativos internos de Grupo Fertinal a los que tuvo acceso.

La revista recuerda que Salinas Pliego aseguró que no era socio de Fertinal, y sólo había reconocido que Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca –ambas de Grupo Salinas– hicieron un préstamo de 406 millones de dólares a la empresa de fertilizantes entre 2008 y 2015. Y según los documentos consultados por Proceso, a cambio se quedaron en prenda con todos los bienes y las acciones de Fabio Massimo Cobarrubias Piffer –quien fue director general de Fertinal entre 1992 y 2016–.

La compra de Fertinal, llamada Proyecto Kimora, se realizó en 2015, cuando Emilio Lozoya Austin era el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).