De acuerdo con los primeros reportes, sujetos armados abrieron fuego contra personas que se encontraban en dos camionetas estacionadas. Cándido Ríos Vásquez, un periodista de Acayucan, estaba entre las víctimas del ataque y perdió la vida cuando era trasladado a un hospital.

Ríos Vazquez, quien se encontraba en el Mecanismo para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Segob, se convirtió este martes en el décimo periodista asesinado en México en lo que va del año.

Ciudad de México (SinEmbargo).- El periodista Cándido Ríos Vázquez, del medio local Diario de Acayucan, perdió la vida esta tarde tras un ataque armado en la localidad de Juan Díaz Covarrubias, en Hueyapan de Ocampo, Veracruz, convirtiéndose en el décimo comunicador asesinado en México en lo que va del año. 

El ataque ocurrió cuando Ríos Vázquez se encontraba con otras personas en dos camionetas estacionadas en una gasolinera en la carretera 180 Costera del Golfo, según informaron medios locales. 

Víctor Acrelio Alegría, ex inspector de la policía municipal de Acayucan, y su escolta son las otras dos víctimas mortales del ataque, cuyos cuerpos quedaron tirados sobre el piso. 

De acuerdo con los reportes, Cándido Ríos perdió la vida cuando era trasladado a un hospital.

El comunicador se encontraba incorporado a los esquemas de seguridad del programa de Mecanismo para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación (Segob), luego de que en 2012 denunciara amenazas de muerte en su contra.

Supuestamente, la Procuraduría General de Justicia del Estado investigaba entonces la denuncia de Ríos Vázquez.

La Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) condenó los hechos ocurridos esta tarde y exigió a las autoridades del estado que investiguen el ataque en el que falleció el también fundador de La voz de Hueyapan.

“Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los familiares del comunicador, y hacemos un llamado enérgico para que las autoridades competentes realicen las investigaciones correspondientes”, señaló la Comisión en un comunicado.

Esta mañana, el Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, arremetió contra la prensa, pues, dijo, “le cuesta trabajo creer” que en nueve meses de su administración la entidad ha “cambiado”.

“Hemos cambiado, Veracruz ha cambiado para beneficio de todos, yo sé que hay algunos [medios] a los que les cuesta reconocerlo, les cuesta mucho trabajo… porque no tenemos convenios y no vamos a tener, esa es la realidad”, sostuvo.

En Veracruz, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública(SESNSP), han ocurrido mil 445 homicidios y 105 secuestros, siendo una de las tasas más altas a escala nacional.

Apenas la semana pasada, la organización internacional Artículo 19 documentó que en el primer semestre de este año se produjeron un total de 276 agresiones contra periodistas en México, incluyendo seis asesinados y uno que se encuentra desaparecido. Esa cifra total representa un aumento de 23 por ciento, respecto a la registrada en el primer semestre de 2016, que cerró con 218 casos.

Cuando Artículo 19 hizo su reporte, la cifra ya alcanzaba los 9 periodistas asesinados. El décimo es el de Veracruz.

La semana pasada, el periodista de El Universal Héctor de Mauleón fue amenazado de muerte otra vez. Lleva meses con amenazas, pero el Gobierno local y el federal han sido incapaces de dar con sus agresores. Y eso es sólo un reflejo de lo que está pasando en México.

En los primeros seis meses del año, la y los periodistas Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez, Javier Valdez y Jonathan Rodríguez fueron asesinados con armas de fuego y a plena luz del día.

También documentó tres tentativas de asesinato a Sonia Córdova, Julio Omar Gómez y a un periodista del cual se reservó su identidad.

De acuerdo con el informe “Violencia contra la prensa en México”, en el país se ataca a un periodista cada 15.7 horas y entre enero y junio de 2017 se reportaron 1.5 agresiones diarias y, además, expuso, 50.7 por ciento de esos atentados fueron cometidos por funcionarios públicos [con 140 de los 276 atentados].

Para Artículo 19, en su división México y Centroamérica, las cifras que hoy se revelan son “un reflejo de la impunidad y de la falta de autonomía en la procuración de justicia que, finalmente, se convierte en un aliciente para seguir violentando a la prensa”.