“Yo creo que no [resta mérito], porque la decisión de mi grupo parlamentario fue por unanimidad, fue por consenso. Hay una inconformidad; lamento este tipo de expresiones, pero hay una determinación y una voluntad tomada por el grupo parlamentario, entonces no hay por qué”, respondió Fernández Balboa cuando se le cuestionó sobre si le restaba validez las acusaciones de “cañonazos” entre Batres y Ricardo Monreal.

Ciudad de México, 22 de agosto (SinEmbargo).- Mónica Fernández Balboa, nueva presidenta de la Mesa Directiva del Senado, rechazó la posibilidad de una nueva votación para definir quién ocupará dicho cargo, tras la inconformidad de Martí Batres con relación a su compañero de bancada Ricardo Monreal.

La legisladora mencionó que espera que el nombramiento por parte del resto de los integrantes de la Mesa Directiva se lleve a cabo en buenos términos, y llamó a la unidad al resto de los senadores de Morena. Aprovechó para aclarar y que la polémica entre Batres y Monreal no le resta mérito a su designación.

“Yo creo que no [resta mérito], porque la decisión de mi grupo parlamentario fue por unanimidad, fue por consenso. Hay una inconformidad; lamento este tipo de expresiones, pero hay una determinación y una voluntad tomada por el grupo parlamentario, entonces no hay por qué”, respondió Fernández Balboa cuando se le cuestionó sobre si le restaba validez las acusaciones de “cañonazos” entre Batres y Ricardo Monreal.

El 19 de agosto pasado, Martí Batres Guadarrama acusó a su compañero de bancada y de partido, Ricardo Monreal, de haber ensuciado la elección para definir la propuesta en favor de la Mesa Directiva del Senado, llevada a cabo este lunes. “No avalo los resultados de la votación en el Grupo Parlamentario de #Morena para definir la propuesta para Mesa Directiva del Senado”, dijo en un tuit.

En su cuenta de Twitter, Batres aseguró que Monreal violó su propia convocatoria al permitir la participación de la bancada del PES en la votación.

“El coordinador parlamentario de Morena en el Senado convocó a “las y los senadores de Morena” a participar en la definición sobre la elección de la Mesa Directiva del Senado. Sin embargo, de último momento dejó participar al Grupo del PES, violando su propia Convocatoria”, se puede leer en la publicación.

El Senador Ricardo Monreal respondió, simplemente: “En política, las decisiones que se toman suscitan controversia y hasta polarización. El Grupo Parlamentario de Morena votó en libertad. Comprendo las reacciones y las descalificaciones: son injustas, pero actuaremos con tolerancia y altura de miras”.

 

Ante esto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador pareció echar un balde de agua fría al pleito entre los senadores Martí Batres Guadarrama y Ricardo Monreal, el cual se desató por la elección celebrada ayer para elegir al presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

“El pueblo sabe quién se preocupa por ayudar, quién tiene buenos sentimientos y quién es un trepador, un politiquero. Hay que trabajar en beneficio de la gente, en beneficio del pueblo”, dijo durante su conferencia de prensa matutina.

Pero no pareció referirse a uno, sino a los dos políticos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se están peleando la Mesa Directiva del Senado de la República.