El cantante de pop alemán Tim Bendzko apareció en el escenario para crear una reacción de la multitud lo más realista posible para tres escenarios; en el primero no había ninguna medida sanitaria entre los asistentes, en el segundo se instituyeron ciertas reglas, mientras que en el tercero estrictamente había una distancia de 1.5 metros.

Alemania, 22 de agosto (AP).- Alemania celebró un concierto de música pop este sábado para ver cómo los asistentes podían propagar el coronavirus si lo tenían.

Los investigadores alemanes que estudian la COVID-19 llenaron parte de un estadio de Leipzig con voluntarios, recolectando datos en una simulación de la “vida real” de un concierto pop pero con estrictos controles de salud y seguridad.

Aproximadamente mil 500 personas participaron en el experimento realizado por el Hospital Universitario de Halle, cada una se sometió a una prueba de coronavirus antes de tiempo, dio negativo y tuvo que usar máscaras protectoras durante la prueba del día.

Los investigadores equiparon a cada voluntario con marcadores de contacto para registrar sus rutas en la arena y rastrear el camino de los aerosoles, las pequeñas partículas que podrían transportar el virus, que emitían mientras se mezclaban y hablaban. Se utilizaron desinfectantes fluorescentes para resaltar qué superficies en el concierto simulado se tocaron con mayor frecuencia.

El cantante de pop alemán Tim Bendzko apareció en el escenario para crear una reacción de la multitud lo más realista posible para tres escenarios.

Después, dijo que esperaba que el día se sintiera más estéril y como un experimento, pero que la multitud estaba en el concierto.

“Realmente nos divertimos mucho”, dijo. “Sobrevivimos a los autocines de este verano y en ese sentido, para nosotros, este es un primer paso hacia la normalidad”.

En el primer escenario, que simulaba el comienzo de una pandemia, los asistentes al concierto se mantenían juntos en la sala sin distanciamiento social. En el segundo, los investigadores instituyeron medidas de higiene y mayores distancias sociales entre los voluntarios. En el tercero, se aplicó estrictamente una distancia de 1.5 metros (5 pies) entre los participantes.

Stefan Moritz, quien dirigió el estudio, dijo que los investigadores tenían solo alrededor de un tercio de los voluntarios que esperaban, en parte porque muchos alemanes todavía están fuera durante las vacaciones de verano y en parte por temor a participar incluso con las medidas de seguridad tomadas. Pero dijo que el experimento había salido bien.

“Estamos satisfechos con las cifras”, dijo a los periodistas. “Tenemos datos de buena calidad”.

Los resultados del estudio se esperan en cuatro a seis semanas, dijo.

En general, Alemania ha sido elogiada por su manejo de la pandemia con su rápida respuesta y pruebas sólidas. Hasta ahora solo ha registrado 9 mil 267 muertes por virus confirmadas, una cuarta parte de la cifra de muertes por virus en Gran Bretaña.

Pero las cifras han ido en aumento recientemente, y el centro de control de enfermedades de Alemania informó el sábado 2 mil 34 nuevos casos de COVID-19, la primera vez que el aumento nacional diario supera los dos mil desde finales de abril.