Activistas, fotógrafos y camarógrafos fueron agredidos por agentes fronterizos. Foto: Albergue Hermanos en el Camino.

Activistas, fotógrafos y camarógrafos fueron agredidos por agentes fronterizos. Foto: Albergue Hermanos en el Camino.

Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).– El Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino, fundado por el padre José Alejandro Solalinde, denunció que una caravana, integrada por activistas, fotógrafos y camarógrafos, fue agredida e intimidada por funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chibela, Oaxaca; los activistas resultaron heridos y fueron despojados de su equipo de trabajo.

En un comunicado la organización detalla que el pasado jueves 18 de septiembre, “compañeros del Albergue fueron agredidos por funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM). En su labor de procurar la protección de los derechos humanos de las personas migrantes, compañeros del Albergue abordaron el tren por la tarde, de Ciudad Ixtepec, Oaxaca a Medias Aguas, Veracruz, con el fin de documentar las agresiones que el Instituto ha venido cometiendo a la población transmigrante en el marco del ‘Programa Frontera Sur'”.

Los voluntarios del Albergue, que iban acompañados por otros activistas y fotógrafos; se percataron, durante el recorrido de Ixtepec a Medias Aguas, de la presencia del INM y el Ejército mexicano, en el poblado de Chibela, Oaxaca, donde pretendían realizar un operativo; ahí observaron 10 volantas, 3 carros particulares de migración y 3 convoyes del Ejército.

Marlene López, investigadora académica de derechos humanos de Paris School of International Affairs Sciences Po-Institut d’Etudes Politiques, fue la primera en ser agredida; fue rodeada por siete agentes de migración, la sometieron con violencia, sin permitirle que ella hablara y explicara los motivos de su presencia. López les pidió a los agentes que la soltaran, les dijo que la estaban lastimando y agrediendo verbalmente, finalmente pudo liberarse con ayuda de dos compañeros.

En tanto, otra de las personas que iba en el recorrido, era Gonzalo González, quien en junio de este año participó en la Caravana-Peregrinación por el Dialogo; él también fue agredido y resultó lesionado en ambas rodillas y en el tobillo derecho; la organización detalla que pese a que se les pidió a los agentes de Migración que no lo tocaran, pues González acababa de ser operado; “lo aventaron a la fuerza estrellándolo contra la puerta de una de las volantas, dándole una patada en el tobillo para tirarlo, cayendo de rodillas y diciéndole ‘te tenemos que detener putito’, tratando de quitarle la cámara fotográfica”.

El activista Armando Medina, quien participó en el ayuno y oración por el éxodo de la niñez migrante en agosto de este año, en el Distrito Federal; fue detenido con lujo de violencia por un agente de Migración en tanto otro le quitó su cámara fotográfica, Sony Handycam plateada; y un tercer lo golpeó en el pecho y finalmente Medina logró soltarse.

Irineo Mujica Arzate, fotoperiodista y activista defensor de los derechos humanos, fue detenido por dos agentes de migración, “haciendo uso de la fuerza para robarle su equipo de video Panasonic JVC”; fue golpeado, asfixiado y resultó herido de los brazos y de la espalda.

Ante los actos de agresión, El Albergue Hermanos en el Camino interpuso la denuncia penal en contra del INM, en la Fiscalía de Atención a Migrantes ubicada en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, se inició el expediente de la Investigación 4451/FM, además de que interpusieron una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La organización denunció que desde que el Gobierno Federal inicio la implementación del “Programa Frontera Sur”, el Albergue ha ido sistematizando diferentes agresiones cometidas en contra de las personas migrantes en los operativos realizados por el INM.

“Se ha observado un incremento de agresiones por parte de particulares, los mismos agentes de migración, la policía federal, estatal y municipal y grupos de la delincuencia organizada. Desde el mes de agosto a la fecha tenemos el registro de 57 persona agredidas por delitos graves, como robo, extorsión, violación sexual y lesiones; todos ellos a consecuencia del ‘Programa Frontera Sur'”, precisa el comunicado.

Y advierte que estas agresiones han aumentado cerca de un 90 por ciento: “Un ejemplo de esto es la violación de una mujer en Chahuites, Oaxaca, hace tres días, es por ello que personal del Albergue comenzó a documentar las agresiones ocurridas en la zona del Istmo de Oaxaca, Chiapas y Veracruz; anteriormente también personal del albergue gravo el día 10 de septiembre del presente año un operativo en el tren dirigido por el INM en compañía del Ejército en las cercanías de Ciudad Ixtepec”.

El Albergue adelantó que aún con los hechos que denunciaron; “estos actos de intimidación y violencia, no nos detendrán, seguiremos documentando, como lo hemos hecho durante más de siete años”.

Finalmente exigieron la reparación del daño a las víctimas de estas agresiones y que se respete la labor que realizan los defensores de derechos humanos y su integridad. Piden respetar la dignidad de los migrantes en tránsito por México, y proporcionarles la asistencia humanitaria necesaria.

Demandan también que se les devuelvan las cámaras fotográficas y de video que les fueron arrebatadas a los activistas; así como las grabaciones. Y pide se sancione a las autoridades agresoras y que sean destituidas de su cargo público.

Y solicitan que la CNDH, así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Amnistía Internacional y demás organizaciones en defensa de los derechos humanos, revisen y observen detenidamente la implementación del “Programa Frontera Sur”.