Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).- Un video difundido por Aristegui Noticias muestra que al menos cuatro de los elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) que “sembraron” un arma de fuego al abogado de Infraiber, Paulo Díez, son los mismos que catearon las oficinas de esa compañía durante 16 horas y sacaron al menos 14 cajas cerradas con cinta canela, después que la empresa OHL la denunció por espionaje.

El cateo comenzó el viernes 11 de septiembre y terminó la madrugada del sábado, en el noveno piso de un edificio de la calle Campos Elíseos, colonia Polanco, sin embargo, la PGR informó de ello hasta el domingo 20 de septiembre, en un comunicado de prensa, pero no aclaró en su boletín, que se trataba de las oficinas de Infraiber.

La detención de Paulo Díez ocurrió el pasado lunes 7 de septiembre. Un video anterior, mostró cómo un elemento de PGR colocó un arma de fuego en el automóvil del abogado. El representante legal de Infraiber fue liberado la tarde del miércoles 9 de septiembre luego de pagar una fianza, aunque sigue sujeto a proceso judicial.

“Al comparar los videos de la detención de Paulo Díez y el cateo, se aprecia que al menos cuatro elementos participaron en ambas acciones, incluyendo al policía que colocó un arma de fuego en el auto del abogado”, indica el medio.

EL CATEO

La PGR supuestamente encontró y requisó diverso material para llevar a cabo escuchas telefónicas. La constructora Obrascón Huarte Lain (OHL) interpretó la incautación como prueba contra su demandado. Infraiber, por su parte, negó que los objetos encontrados hayan sido utilizados para pinchar llamadas telefónicas.

Entre el material hallado se encuentra “un dispositivo electrónico con audífonos y puntas de conexión, 21 discos flexibles de 3 ½ pulgadas, 442 discos compactos, dos discos duros internos, 10 equipos de cómputo portátiles, dos grabadoras de audio y video, siete equipos de radio comunicación, tres CPU, un adaptador de memoria Micro SD, dos cámaras digitales, 43 memorias USB y un dispositivo móvil de alta tecnología”, de acuerdo con el comunicado emitido.

“Estos artefactos electrónicos, de telefonía y de cómputo, constituyen al parecer objetos en la comisión del delito de intervención de comunicaciones privadas”, continúa el comunicado.

El jueves 10 de septiembre, OHL informó a sus accionistas que había iniciado una demanda contra Infraiber por espionaje, a la cual acusó de intervenir comunicaciones de sus directivos con funcionarios federales, como el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

En dichas grabaciones, los miembros de OHL habrían solicitado ayuda del presidente Enrique Peña Nieto para solucionar un conflicto de cobranza carretera con Infraiber. Un día después que OHL informó de la denuncia, los funcionarios de PGR catearon las oficinas de la empresa Infraiber.