Los impuestos sostienen al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Tan sólo en 2017 las obligaciones fiscales conformarán el 56 por ciento del gasto público. Críticos del sistema tributario acusan al SAT de obrar con doble moral: mientras a los ciudadanos comunes son “contribuyentes cautivos”, obligados incluso con amenazas a cumplir con el fisco, las grandes empresas o las personas influyentes no tienen esa responsabilidad.

Fundar, Centro de Análisis, dio a conocer recientemente que el SAT perdonó el año pasado una suma de 50 mil 844 millones de pesos, entre obligaciones fiscales y multas. De 7 mil 108 empresas, el 8.5 por ciento (607 empresas) acumuló el 95 por ciento de las condonaciones. Nombres como Casas Geo, Televisa, TV Azteca y bancos como Multiva e Inbursa son algunos de los nombres que salieron a la luz pública. Esta situación ha llevado a legisladores y expertos a hacer una pregunta al Gobierno del PRI: ¿Son los pobres los únicos que cumplen con sus impuestos?

Ciudad de México, 22 de septiembres (SinEmbargo).– Legisladores de oposición, así como expertos fiscales, cuestionaron las políticas de recaudación del actual Gobierno que benefician a las empresas y afectan a los ciudadanos o personas físicas. En casi cuatro años, la administración del Presidente Enrique Peña Nieto se las ha ingeniado para aumentar los ingresos del Gobierno federal en un 23 por ciento, pese a la caída de los precios del petróleo y a la disminución de los ingresos que el sector solía proveer. Esto sólo fue posible por las medidas de Hacienda sobre los ciudadanos.

Al 31 de diciembre del 2013 había 32 millones 698 mil personas físicas registradas en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como contribuyentes activos, lo que representaba el 78 por ciento del total de ese padrón. Dos años más tarde, el 2015 cerró con 49.8 millones de personas físicas, el 96.51 por ciento del total de los tributantes.

El Presidente Enrique Peña Nieto no sólo logró sumar más personas físicas en ese tiempo, también consiguió que sean éstos los que generan la parte mayoritaria de los impuestos que más ingresos dan al Gobierno, como es el caso del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que representa el 52 por ciento de los ingresos tributarios.

En 2015 las personas morales o empresas pagaron 592 mil 443 millones de pesos por el ISR, mientras que los pagos de las personas físicas (considerando las retenciones de salario y las de los residentes en el extranjero) sumaron 645 mil 651 millones de pesos.

El billón 238 mil millones de pesos que aportó el ISR, cuya tasa de crecimiento en el 2015 rompió un récord de los últimos 25 años, estuvo compuesto en un 52 por ciento por personas físicas, en tanto que las personas morales conformaron el 48 por ciento.

Esta diferencia no ha podido ser discutida lo suficiente. Las personas jurídicas [asociación o empresa sujeta a obligaciones] tienen mecanismos de protección, con los que las personas físicas no cuentan, destacó Agustín Celorio Vela, presidente del Centro Mexicano de Estudios en lo Penal Tributario. A.C.

CONDONACIÓN A EMPRESAS

Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

El Senador Búrquez explicó que hay empresas que viven de los favores del Gobierno. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

El 2015 no sólo fue un año en el que el Gobierno continuó con la ampliación de la base tributaria. También perdonó 48 mil 421 millones de pesos a 607 empresas, entre ellas, algunas de las que obtienen mayores ganancias en el país, de acuerdo con información obtenida por Fundar.

El Senador del Partido Acción Nacional (PAN) Francisco Búrquez Valenzuela aseguró que las condonaciones son parte de las alianzas que tienen las cúpulas de políticos en el poder con las empresas.

“Hay empresas que viven y se desarrollan del presupuesto público y de los favores políticos. Pues hay un sistema de privilegios donde son cada vez más poquitos los privilegiados. Vemos que la economía no jala más que para estas empresas”, dijo el legislador.

Entre las empresas favorecidas por el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto aparecen 13 personas morales relacionadas con la empresa Casas Geo, a la que el SAT condonó tres mil 73 millones 387 mil 565 pesos el año pasado.

¿Cuál es la causa? El secreto fiscal impidió a Fundar conocer esa información por ser referente a particulares. Lo que ha levantado ya serias sospechas sobre las condonaciones a ésta y otras empresas.

“Llaman la atención los montos. Parece haber un tema sistemático en el que Hacienda condona a grandes empresas. Supongo que son en casos en donde la empresa quiebra. Pero, ¿condonar impuestos a bancos?”, cuestionó el Diputado Vidal Llerenas Morales, del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

De acuerdo con la información dada a conocer por SinEmbargo, con base a los datos de Fundar, el SAT perdonó al Banco Multiva, parte del Grupo Empresarial Ángeles (GEA), el pago de 2 millones 228 mil 405 pesos.

Asimismo, el Banco Inbursa, parte del Grupo Carso del hombre más rico del país y por momentos del mundo, Carlos Slim, junto con Patrimonial Inbursa, recibió una condonación de 2 millones 600 mil pesos el año pasado.

Llerenas, miembro de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, criticó que estas condonaciones fueran a resultar en beneficios para el Estado.

Inbursa no aparenta ser un ente en problemas de solvencia, para aplicar a una condonación. En diciembre de 2015, contaba con 543 oficinas y 805 cajeros automáticos distribuidos en toda la República Mexicana. Y 54 mil empleados.

El legislador de Morena dijo que en algunos casos de Gobierno local, las condonaciones se hacen por adelantado, con reglas sobre la mesa: “Como con KIA, las condonaciones se anunciaron por adelantado. Yo voy a invertir, y tú me vas a condonar por un determinado tiempo”.

Televisa y TvAzteca, también, se vieron beneficiadas con condonaciones el año pasado. La primera por 158 millones 637 mil 85 pesos concedidos a su subsidiaria Fomento al Futbol de San Luis Potosí; y la segunda, por 13 millones 280 mil pesos a Azteca Novelas.

Los montos de condonación de las grandes empresas son altos, mas habría que considerar si existe un tema de proporcionalidad entre el tamaño de las empresas y los montos, matizaron algunos entrevistados.

Por otra parte, estas condonaciones denotan una diferencia en los beneficios que da el SAT a los grandes corporativos y los que reciben las pequeñas y medianas empresas, que representan el 99 por ciento de todas las empresas instaladas en México.

De 7 mil 108 empresas condonadas, el 8.5 por ciento, es decir, 607 empresas recibieron el 95 por ciento de este tipo de beneficios, reveló Fundar.

“Me parece una política contradictoria la de condonar”, opinó el Diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Waldo Fernández González sobre el conjunto de favores que recibieron estas empresas. Por lo que el tema se podría examinar pronto en la Cámara, adelantó.

ESPADA DE DAMOCLES

Las condonaciones del año pasado a las grandes empresas fueron concedidas por Aristóteles Nuñez Sánchez, ex titular del SAT. Foto: Cuartoscuro

Las condonaciones del año pasado a las grandes empresas fueron concedidas por Aristóteles Nuñez Sánchez, ex titular del SAT. Foto: Cuartoscuro

“El SAT no perdona”, al menos es lo que se rumora con regularidad entre los contribuyentes. Sin embargo, los actos del órgano descentralizado no fueron coherentes con este lema de todos conocido.

El abogado fiscal Luis Pérez de Acha apuntó que el sistema tributario se basa sobre todo en los llamados “contribuyente cautivos”, aquellas personas físicas que no pueden evadir el pago de gravámenes.

“La lista de criterios que debe aprobar una empresa moral [grande o pequeña] ofrece un piso parejo”, dijo. Y recordó que esos requisitos son aprobados por el Congreso. Lo que indicaría la responsabilidad que tienen los legisladores en este tema.

Hasta ahora las condonaciones de las grandes empresas son legales. Y están basadas en los artículos 39 y 74 del Código Fiscal de la Federación. Pérez de Acha apuntó que el acceso a ellas será más justo cuando se incluya a las personas físicas.

El futuro próximo se antoja similar. Los contribuyentes cautivos seguirán siéndolo, porque no hay políticas de cambio, opinó Celorio Vela.

De alrededor de 52 millones de contribuyentes, los que expiden facturas son un millón 800 mil personas jurídicas, y 20 millones de personas físicas.

“Tenemos un problema porque la recaudación está soportada sobre los que siempre pagamos impuestos. No existe ningún programa para abatir la informalidad”, dijo Celorio.