El Presidente aseguró que en la reunión con Quincey habló de “inversiones” y del nuevo etiquetado mexicano. Manifestó que los representantes de la refresquera “han aceptado ya la definición de las nuevas reglas” que suponen “un gran avance” en favor “de los consumidores y de la salud”.

Dijo que se tiene “que buscar el equilibrio y no prohibir o limitar la posibilidad de inversión de las empresas”, sino estimular la inversión privada.

México, 22 de septiembre (EFE).- El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, explicó este martes que trabaja con Coca-Cola para ofrecer créditos a 1.2 millones de tenderos “a la palabra y sin intereses” que ayuden a paliar los efectos de la crisis por la pandemia de la COVID-19.

“Ellos (Coca-Cola) han hecho el compromiso de hacer una revisión para que se entreguen créditos a 1.2 millones de pequeñas tiendas de abarrotes buscando que no haya intereses, que sea a la palabra”, aseguró el mandatario desde Palacio Nacional, donde el día anterior recibió al director ejecutivo a nivel mundial de la compañía, James Quincey.

López Obrador explicó que habló con Quincey acerca de los tres millones de créditos de alrededor de mil dólares que el Ejecutivo mexicano se comprometió a dar a inicios de la pandemia a pequeños empresarios y trabajadores, por lo que ofreció al directivo apoyar a estos tenderos “de manera conjunta”.

“Estamos hablando de 1.2 millones de familias. En cada pequeña tienda de abarrotes vive o se mantiene una familia cuando menos”, indicó, pese a no revelar en ningún momento el monto del préstamo que se negoció en la reunión.

El Presidente detalló que de cristalizar el plan buscaría que los tenderos se comprometieran a vender “productos naturales” como fruta o verdura además de los productos de Coca-Cola.

Más allá de estos créditos, López Obrador aseguró que en la reunión con Quincey habló de “inversiones” y del nuevo etiquetado mexicano para las bebidas no alcohólicas y los alimentos preenvasados, polémico por las advertencias que incluye.

El nuevo etiquetado frontal obliga a que prácticamente todo el portafolio de productos Coca-Cola muestre leyendas como “Contiene edulcorantes”, “No recomendable para niños”, “Exceso de Azúcares” y “Exceso de Calorías”, entre otros.

El presidente mexicano manifestó que los representantes de la refresquera “han aceptado ya la definición de las nuevas reglas” que suponen “un gran avance” en favor “de los consumidores y de la salud”.

Pese a ello, López Obrador dijo que se tiene “que buscar el equilibrio y no prohibir o limitar la posibilidad de inversión de las empresas”, sino estimular la inversión privada.

“Sin que se dañe la salud, sin que se dañe el medioambiente, tenemos que propiciar que haya inversión privada y de eso hablamos”, sostuvo antes de defender que Coca-Cola ya está diversificando su cartera de productos.

Las autoridades sanitarias de México han calificado a los refrescos como “veneno embotellado” durante la pandemia por los problemas crónicos que generan y que han contribuido a endurecer los estragos de la COVID, que ha dejado ya 700.580 contagios y 73.694 fallecidos en el país.