La propuesta de decreto del PT planteó la eliminación de la Consar para convertirse en el Instituto Nacional de Pensiones, que estaría conformado por representantes gubernamentales, patronales y trabajadores.

Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).- El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo (PT) de la Cámara de Diputados propuso un decreto de modificación de la Ley de Pensiones para que los recursos de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) se refieran a una cuenta general organizada por el Gobierno mexicano.

Las personas miembro de la bancada del PT publicaron en la Gaceta Parlamentaria el proyecto de Decreto por el que se Expide la Ley de Pensiones, que previó eliminar los Sistemas de Ahorro para el Retiro basados en todos los regímenes de capitalización individual que son absorbidos y sustituidos para el Patrimonio de la Nación, por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del Estado (Issste).

“Se suprime el control de las cuentas individuales en las administradoras de fondos para el retiro, las sociedades de inversión especializadas de fondos para el retiro, el Fondo Nacional de Pensiones de los trabajadores al Servicio del Estado, PensionIssste y las Instituciones de Seguros especializadas en la práctica de los Seguros de Pensiones. Así como las cuentas inactivas. Dichos activos pasarán a integrar el Fondo Solidario de Reparto de cada uno de estos Institutos. Estos recursos se aplicarán de manera exclusiva para cubrir las pensiones de los trabajadores y sus beneficiarios”, planteó la propuesta.

El planteamiento es conformar un Fondo Solidario de Reparto que se aplicarán de manera exclusiva para cubrir las pensiones de los trabajadores y sus beneficiarios.

Además, plantearon la cancelación de las concesiones otorgadas a las empresas operadoras de la Base de Datos Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, con lo que pasarán a formar parte de un nuevo Instituto Nacional de Pensiones, que sustituirá a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro (Consar).

El Instituto estará formado por un Consejo Técnico conformado por 13 miembros representantes de los trabajadores: cuatro jubilados, cinco del régimen ordinario y cuatro independientes; cinco representantes patronales: dos de asociaciones o gremios de actividad económica, dos de empresas no agremiadas y uno de patrones independientes; y por cinco representantes del Gobierno: uno de la Secretaría de Hacienda, uno del Banco de México y tres más del sistema especializado en finanzas como el del Colegio de Actuarios.

Cada uno de los miembros del Consejo Técnico tendrá un salario máximo de 80 mil pesos mensuales y no estará permitido “el uso de presupuesto para gastos onerosos tales como pago de celular, chofer, automóvil, viajes en primera clase, así como la cobertura de seguros y contratación de gastos adicionales”.

La propuesta es que el instituto también tenga un Consejo de Vigilancia.

“La totalidad de cuotas y aportaciones correspondientes a los trabajadores financiarán las prestaciones a cargo del IMSS e Issste. Por tanto, los ahorros de los trabajadores y las futuras cuotas y aportaciones dejarán de ser propiedad de los Trabajadores, para convertirse en patrimonio de los respectivos Institutos y Dependencias quedando prohibido el uso de estos recursos para fines distintos a los de las pensiones”, destacó el PT.