La Organización Benéfica Mundial contra la Pobreza Oxfam informó que los países ricos, Estados Unidos, Reino Unido y Japón, han comprado la mitad del suministros de la posible vacuna contra la COVID-19, pese a que sólo representan el 13 por ciento de la población mundial.

Beijing, China, 21 de septiembre (Xinhua).- Los países ricos, incluidos Estados Unidos, Reino Unido y Japón, han comprado más de la mitad del suministro esperado de la vacuna contra la COVID-19, dijo la Organización Benéfica Mundial contra la Pobreza Oxfam.

Los países ricos han comprado 51 por ciento de las dosis prometidas de las principales vacunas candidatas contra la COVID-19, a pesar de que representan sólo 13 por ciento de la población mundial, dijo Oxfam en un comunicado publicado en su sitio web el jueves.

La organización sin fines de lucro analizó cinco acuerdos contratados entre gobiernos y compañías farmacéuticas -AstraZeneca, Gamaleya/Sputnik, Moderna, Pfizer y Sinovac- que tienen la capacidad de producción combinada de 5 mil 900 millones de dosis.

Alrededor de 2 mil 700 millones de vacunas han sido comprados por gobiernos que representan el 13 por ciento de la población. Foto: Hacettepe University Hospital Handout vía EFE

Ya se han alcanzado acuerdos de suministro de vacunas por 5 mil 300 millones de dosis, de las cuales, 2 mil 700 millones han sido compradas por países y territorios desarrollados.

Mientras que los 2 mil 600 millones restantes han sido comprados o prometidos a países en desarrollo como India, China y Brasil, dijo Oxfam.

“El acceso a una vacuna que salve vidas no debería depender de dónde se viva o de cuánto dinero se tenga”, dijo Robert Silverman, gerente de promoción del Departamento del Sector Privado de Oxfam América.

“El desarrollo y la aprobación de una vacuna segura y efectiva es fundamental, pero igualmente importante es asegurarse de que las vacunas estén disponibles y sean asequibles para todos. La COVID-19 en cualquier lugar es la COVID-19 en todas partes”.