El título Lectura fácil alude al movimiento que nació en el centro y norte de Europa en los años 70, pensando en la adaptación de clásicos para personas que tenían capacidades intelectuales diferentes y que desde entonces se ha ampliado a gente con dificultades lectoras.

El libro narra la historia de cuatro mujeres con capacidades intelectuales diferentes en una Barcelona opresiva con paros, mentiras y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los ateneos libertarios como contexto.

La Habana, 22  de octubre (EFE).- “Ha sido una cosa extrañísima. ¿Cómo me lo iba a esperar?”, declaró a Efe la escritora Cristina Morales en La Habana, donde supo que había sido galardonada este martes con el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de narrativa por su libro Lectura fácil.

Morales, que confesó haber recibido la noticia “con legañas” porque la sorprendió recién levantada en el primer día de un viaje de una semana a Cuba, definió el galardón como “una victoria contra las opresiones” criticadas en su obra, y que proceden según ella de un “sistema capacitista y bienestarista que es profundamente machista y patriarcal”.

“La gente de la que hablo en el libro soy yo. Los bajos fondos, si son bajos son míos”, indicó la novelista en relación a la trama de Lectura fácil, que narra la historia de cuatro mujeres con discapacidades intelectuales en una Barcelona mestiza y opresiva con paro, desahucios, mentiras, okupas, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los ateneos libertarios como telón de fondo.

El Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Narrativa 2019, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte, está dotado con 20 mil euros.

El jurado destacó de la novela la “propuesta radical y radicalmente original que no cuenta con una genealogía en la literatura española y que destaca por la recreación de la oralidad, unos personajes extraordinarios y su lectura del contexto político en el que se desarrolla”.

El título Lectura fácil alude al movimiento de lectura fácil que nació en el centro y el norte de Europa en los años 70 en algunas bibliotecas pensando en la adaptación de clásicos para personas que tenían discapacidad intelectual y que desde entonces se ha ido ampliando a gente con otras dificultades lectoras.

Morales (Granada, 1985), licenciada en Derecho y Ciencias Políticas, también es autora del libro de cuentos “La merienda de las niñas” (2008) y de “Los combatientes” (2013), un libro sobre una pequeña asamblea de indignados por el que obtuvo el Premio Injuve.

En 2015 publicó “Malas palabras”, una novela sobre Santa Teresa de Jesús; en 2017, “Terroristas modernos” y en 2018 “Lectura fácil”, por el que ganó el Premio Herralde, siendo la más joven en conseguirlo.

Entre los numerosos galardones que ha recibido están el primer, segundo y tercer premios en la modalidad de relato breve del diario El Mundo (2001, 2002 y 2003, respectivamente).

En 2002 recibió el primer premio del I Concurso de Escritores Noveles convocado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en la modalidad de relato breve y en 2006 consiguió el mismo reconocimiento pero en la modalidad de novela corta.