El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer esta mañana que “ayer se suscribió un acuerdo muy importante con relación al convenio del agua que se tiene con Estados Unidos”, con el que “se evitó una sanción, un conflicto”.

Ciudad de México, 22 de octubre (SinEmbargo).– El Gobierno de México logró pagar la deuda de 208 millones de metros cúbicos de agua que tenía con Estados Unidos con el almacenamiento de las presas internacionales La Amistad y Falcón.

Las autoridades mexicanas tenían hasta el próximo 24 de octubre para terminar de entregar el agua que le corresponde a Estados Unidos como parte del cierre del ciclo 35 del Tratado de Aguas Internacionales de 1994. Para cumplir con el pago se vivieron semanas de tensión diplomática, ya que no se pudo utilizar el agua de la presa La Boquilla en Chihuahua, la cual fue tomada para evitar su extracción y envío al país vecino.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer esta mañana que “ayer se suscribió un acuerdo muy importante con relación al convenio del agua que se tiene con Estados Unidos“, con el que “se evitó una sanción, un conflicto”.

“Ya se logró un acuerdo. Quiero aprovechar para agradecer al Gobierno de Estados Unidos por su comprensión y por su solidaridad. Agradecer al Presidente Donald Trump, al Secretario de Estado, Mike Pompeo, porque tuvimos algunas dificultades para el cumplimiento de este acuerdo, sin embargo, ellos entendieron esta circunstancia especial de la entrega del agua, sobre todo por el conflicto en Chihuahua, la actitud poco responsable de las autoridades de Chihuahua y de otros actores”, dijo.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador explicó que para cumplir con la deuda se tuvo que “disponer del agua que sea segura para el consumo humano con el compromiso del Gobierno estadounidense de que si necesitamos el agua para consumo humano, ellos van a proporcionarla y que si tenemos una situación de sequía severa, también nos van a auxiliar, por eso mi agradecimiento al Gobierno de Estados unidos en este asunto”.

“En esencia se evitó una sanción, un conflicto. Se llegó a un acuerdo, a un buen entendimiento”, subrayó desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional.

El Jefe del Ejecutivo federal destacó que en este acuerdo, también se estableció que si se requiere el agua para consumo humano o si México tiene una sequía severa, se podrá utilizar el líquido.

“Si necesitamos el agua para consumo humano, ellos van a proporcionarla y si tenemos situación de sequía severa, también nos van a auxiliar”, afirmó.

Sin nombrarlo, acusó al Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, de incumplir con la cuota de agua que los estados fronterizos deben aportar para entregarla a Estados Unidos, como se establece en el tratado entre ambos países.

Añadió que el tema se politizó para usarlo como bandera electoral en 2021, pues habrá elecciones para la gubernatura.

Javier Corral, Gobernador de Chihuahua.

Javier Corral, Gobernador de Chihuahua. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro

Por otra parte, Blanca Jiménez, directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), detalló que el tratado se pagará con agua contenida en presas internacionales, entre ellas las de estados de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, y con otras presas como la del Granero.

Frente a los medios de comunicación, señaló que con el acuerdo se aseguró el abastecimiento para 13 ciudades fronterizas, ya que se empleará el agua de las presas El Granero, La Amistad, Falcón, El Cuchillo, Marte R. Gómez, y de las lluvias en la zona. También precisó que “las presas de Chihuahua quedan con agua suficiente, con más de lo que normalmente tienen”.

“Se va a tener que seguir con la extracción de agua de Luis L. León (El Granero) ya no para el pago del tratado, sino para consumo humano para reabastecer las presas internacionales, que estima la Conagua hasta el 19 de noviembre estará sucediendo”, agregó Roberto Velasco, director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En su oportunidad, informó que la negociación se concluyó con la firma del acta 325, donde se detalló que se estará usando una porción de las aguas de propiedad mexicana en las presas internacionales.

Apuntó que el volumen asignado será de 131 millones de metros cúbicos, dejando cerca de 87 millones de metros cúbicos del almacenamiento mexicano.

Reiteró que esta fue una “negociación muy exitosa” y agradeció al Presidente por la conducción del proceso.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa. Foto: Gobierno de México

Mientras que el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, recordó que ese tratado es uno de los grandes logros de la diplomacia mexicana y aseveró que el incumplimiento del mismo “estaba poniendo en riesgo el suministro de agua para la ciudades fronterizas”.

“El conflicto en Chihuahua pone en conflicto pagar ese uno para recibir cuatro y significa poner en riesgo el tratado y la entrega de agua en la frontera”, comentó.

Dijo que por una cuestión electoral se pondría en riesgo el tratado; y destacó la participación de las Fuerzas Armadas para el cumplimiento de éste.

“Puede ser una tentación electoral, pero ¿de qué sirve si ponemos en entredicho el futuro de todo el norte del país?”, se preguntó.

El Tratado de Aguas establece que, por los ríos fronterizos, México debe entregar cada quinquenio cerca de dos mil 160 millones de metros cúbicos a Estados Unidos, aunque los mexicanos reciben casi cuatro veces más: nueve mil 250 millones de metros cúbicos.

Pese a tener casi ocho décadas de vigencia, en los últimos meses se desató un conflicto político por el líquido en Chihuahua, por lo que México debía todavía 366 millones de metros cúbicos a menos de un mes de se venciera el plazo.

Blanca Jiménez, directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Blanca Jiménez, directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Foto: Gobierno de México

-Con información de EFE