La medición del INPC subyacente incluye los precios de alimentos, bebidas, tabaco, mercancías no alimenticias, la vivienda, educación y otros servicios.

Muestra la variación de precios a corto plazo, pero no incluye los de los energéticos por la volatilidad de estos.

Ciudad de México, 22 de octubre (SinEmbargo).- El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) es un dato que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de a conocer cada quince días. Al interior se ubican el INPC subyacente y no subyacente, pero ¿qué significan? o ¿cuál es la diferencia? la Secretaría de Economía y el Banco de México explican el dato.

El propósito de medir el INPC es medir la evolución del nivel general de precios de los bienes y servicios que consumen los hogares urbanos en promedio a lo largo del país y, a partir de este, se puede tener la medida de la inflación general en el país, de acuerdo con el Inegi.

En específico, la inflación subyacente es “el aumento de los precios del subconjunto del INPC, que contiene a los genéricos con cotizaciones menos volátiles o con evolución más estable“, explicó la Secretaría de Economía.

Es decir, la medición del INPC subyacente incluye los precios de las mercancías (alimentos, bebidas y tabaco; mercancías no alimenticias) y servicios (vivienda; educación; otros servicios). Estos elementos representan, estadísticamente, las fluctuaciones más cercanas a la actividad económica y “da señales claras sobre un cambio de tendencia en la inflación como reflejo de las condiciones de holgura en la economía”, explicó el Banxico.

“Este indicador no solo responde a cambios en las condiciones cíclicas de la economía, sino que también se ve afectado por otros choques que impactan al proceso inflacionario, como las fluctuaciones en el tipo de cambio, las variaciones en los precios de las materias primas y otros choques de oferta”, continuó el banco central.

El indicador muestra la forma en que varían los precios de consumo a corto plazo, pero no incluye los precios de los energéticos por la volatilidad de estos.

En la contingencia sanitaria estos elementos que soportan al INPC subyacente se vieron impactados por los cierres de actividades económicas requeridos para mitigar los efectos de la COVID-19.

El Inegi calcula el INPC considerando las ponderaciones 2010 y el periodo de empalme de la segunda quincena de marzo de 2013.