Foto: Vocativ

Foto: Vocativ

Ciudad de México, 22 de noviembre (SinEmbargo).- ¿Qué pensarías si vieras a una voluptuosa y sexy rubia predicando sobre los valores islámicos y el creacionismo? Para muchos se trataría de algo fuera del entendimiento y la lógica “occidental”. Sin embargo, para algunas personas en otras latitudes del mundo esta puede ser la mejor manera de transmitir un mensaje religioso. Ciertamente Adnan Oktar, cree que sí.

Wikpedia lo define como “una figura destacada de Turquía… Es considerado por algunos como el líder musulmán defensor del creacionismo.” Pero, ¿quién es en realidad Adnan Oktar, cuya figura comienza a moverse en Internet a la velocidad de muchas tendencias virales?

Oktar, nacido como Harun Yahya, es también conocido como Adnan Hoca (Maestro Adnan), es un predicador autodidacta y teleevangelista de 57 años de edad que comercia con sus puntos de vista en su propio canal de televisión vía satélite, A9, en donde transmite sus mensajes religiosos junto a cinco mujeres voluptuosas que visten ajustada ropa Versace y mucho maquillaje.

Sin embargo, la sensación mediática está en el espectáculo nocturno de Oktar, el cual consiste en sentarse en una mesa y lanzar sus declaraciones polémicas al aire, las cuales van acompañadas de charlas que van desde el Islam, el Corán y el creacionismo, hasta la política y los acontecimientos sociales actuales como el mismísimo “Gangnam Style” que en una ocasión se atrevió a “bailar”. De igual manera, toda esta parafernalia va acompañada por reflexiones que hace acerca de sí mismo. Ahí es donde aparecen sus acompañantes.

Él le llama a su séquito de mujeres, “gatitas”, y les pregunta repetidamente lo que ellas piensan de él. Un ejemplo del diálogo que sostienen es el siguiente: “¿Me amas?”, pregunta Oktar. A lo que la chica en cuestión responde: “Te quiero mucho, mi señor”. Sin embargo, a veces esta necesidad de autoafirmación verbal no es suficiente para el teleevangelista y a los visitantes que van al programa les pregunta también acerca del amor que sienten por él.

“Quiero parecerme al Profeta Salomón”, dijo Oktar, en una entrevista realizada en 2008, en la cual agregó: “Su palacio era hermoso, había gente guapa a su alrededor. El objetivo de un musulmán debe ser la belleza”, según publicó el sitió Vocativ.

Sin embargo, las “gatitas” se defienden de acusaciones sexistas, o al menos eso quieren hacer creer. Lo que no se sabe es si es por iniciativa propia o a petición de Oktar.

En una entrevista reciente realizada por un periódico turco, las chicas de Oktar dijeron que la mayoría de ellas tienen títulos universitarios y hablan varios idiomas. También afirman que su aspecto es totalmente natural, sin algún rastro de cirugía plástica. Por otra parte, cuando se le preguntó acerca de su maquillaje casi imposible de no notar, una de ellas afirmó que el uso de maquillaje era parte de las enseñanzas del profeta Mahoma y que, de hecho, a él le gustaban las mujeres rubias.

Foto: Dazed Digital

Foto: Dazed Digital

Oktar y sus mujeres son, de esta manera, un fenómeno de televisivo enorme en Turquía. Sin embargo, a la par del furor aparecen también algunas personas que acusan a este personaje mediático de valerse del atractivo físico de estas mujeres para atraer a hombres ricos que puedan financiar su culto. Sin embargo, Oktar se ha mantenido reservado en este caso, y la fuente de sus ingresos permanece hasta ahora como una incógnita.

No obstante, la controversia ha acompañado a este personaje desde varios años atrás. En la década de los 80, empezó a coleccionar jóvenes seguidores de las familias ricas de Estambul, y desde entonces se ha estado haciendo de una reputación notoria.

En 1986 pasó 10 meses en una institución mental, hecho que después negó, afirmando que no estaba enfermo, sino que fue un preso político. En 1999 y permaneció en prisión durante nueve meses, acusado ​​de formar una organización criminal, sin embargo, los cargos fueron retirados posteriormente.

Así mismo, la Liga Anti Difamación etiquetó a Oktar como antisemita luego de que éste que publicara en 1996 un libro titulado Holocaust Deception (El engaño del Holocausto), bajo el seudónimo de Harun Yahya. No obstante, Oktar negó que él escribió el libro y declaró que un amigo suyo lo hizo bajo su seudónimo.

Foto: Vocativ

Foto: Vocativ

Sin embargo, por lo que Oktar ha sido más conocido en la última década es por librar una guerra contra la teoría de la evolución y el darwinismo. Así, se ha convertido en el mayor defensor del creacionismo islámico, afirmando que Darwin era un mentiroso y la evolución es un mito.

Para probar su punto, publicó cuatro volúmenes, de aproximadamente 800 páginas cada tomo, llamado “El Atlas de la Creación”, en el que afirma que los seres vivos en la actualidad son exactamente a como eran hace millones de años, desde que Dios los creó.

Su “cruzada” no terminó ahí, y después envió el libro (sin que se lo solicitaran) a diferentes universidades e institutos de investigación en los Estados Unidos y Europa. La mejor parte de esto es que Oktar nunca estudió biología o zoología. De hecho, es un desertor de la Academia de Bellas Artes de Estambul, donde estudió diseño de interiores.

No obstante, el litigio es, actualmente, su pasatiempo favorito del teleevangelista. Con un ejército de abogados Oktar regularmente se encarga de ir tras sus críticos e incluso ha logrado bloquear temporalmente el acceso a varios sitios en la red en Turquía, incluyendo el del científico Richard Dawkins y hasta WordPress.com.