El Presidente López Obrador supervisó la obra del Tren Interurbano Toluca-Ciudad de México junto al Gobernador Alfredo del Mazo Maza.

Ciudad de México, 22 de noviembre (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó hoy que se construirá un tren eléctrico que corra de Chalco a la Ciudad de México.

“Es un sistema de transporte también moderno de Ixtapaluca, Chalco, a la avenida Zaragoza, ya sea a los Reyes La Paz o a la estación del Metro más cercana para comunicar a Ixtapaluca, Chalco, a Valle de Chalco a toda esa región muy poblada del Estado de México y facilitar su comunicación con la Ciudad de México”, dijo este sábado durante la supervisión de la obra del Tren Interurbano Toluca-Ciudad de México.

“Fue un compromiso que hicimos durante la campaña y ya estamos definiendo el proyecto ejecutivo para que podamos hacer esa obra y terminarla, porque eso es también importante, el que no dejemos obras sin terminar”, añadió.

El mandatario recordó que su administración busca terminar el sexenio con más de 2 mil kilómetros de nuevas vías férreas. “No se hacía desde que se tomó la mala decisión de dejar de crear trenes de pasajeros y dejar solo trenes de carga”, sostuvo.

El mandatario supervisó la obra del Tren Interurbano Toluca-Ciudad de México junto al Gobernador Alfredo del Mazo Maza.

MENSAJE ANTE EL G20

“Espero que seamos capaces de dejar en la Historia un ejemplo de cómo hacer frente a una amenaza sanitaria mundial y a una grave crisis económica mediante la aplicación del principio de la fraternidad universal”, dijo antes el Presidente de México a los líderes del G20 o de las naciones más desarrolladas del planeta. El mensaje fue compartido en redes sociales.

Andrés Manuel López Obrador defendió, en la Cumbre Virtual de Líderes del G20, su receta de no contratar deuda y destinar los apoyos no a los de siempre: las grandes empresas, sino a los de nunca: los de abajo, cuya vulnerabilidad los somete primero que a nadie, en contingencias económicas como la que vive hoy el mundo. Hizo una propuesta concreta: bajar el peso de la deuda a los países más pobres, y a los de ingreso medio, como México, darles acceso a créditos con tasas tan bajas como las que disfrutan los desarrollados.

“Enfrentar la crisis económica ha sido menos doloroso y complejo que luchar contra la pandemia de la COVID-19. A nosotros nos fue útil abandonar las recetas aplicas durante el periodo neoliberal, empezando por desechar la estrategia de endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba”, dijo el mandatario.

“Gracias a las medidas de austeridad y al combate a la corrupción, no tuvimos que recurrir a nuevos préstamos y todos los recursos liberados se destinaron de manera directa, sin intermediarios. Se le dio preferencia a los pobres e integrantes de las clases medias, por eso se adelantaron pagos en pensiones. Se mantuvo la entrega de becas escolares y apoyo a agricultores y pescadores. Se amplió el programa de créditos a pequeñas empresas. Se fortaleció el ingreso de las mayorías para evitar que cayera el consumo de alimentos y otros bienes de primera necesidad”, agregó.

Esta estrategia coincidió con el milagro del aumento de las remesas enviadas de Estados Unidos por nuestros paisanos, aseguró López Obrador. “Este año, a pesar de la pandemia, llegarán a la suma récord de 40 mil millones de dólares, dinero que beneficia a 10 millones de familias pobres”, añadió.

“Expongo que se está cumpliendo el pronóstico que hicimos en el sentido de que la crisis tendría un comportamiento de uve, es decir, caeríamos hasta el fondo, pero saldríamos, como ha venido sucediendo. La economía comienza a crecer. Ya se han recuperado 500 mil empleos”, dijo el mandatario.