Han pasado 210 días y la Plataforma Nacional de Transparencia sigue sin funcionar por completo. En 2015, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) adjudicó el desarrollo de esta herramienta, la más ambiciosa de la Rendición de Cuentas a la empresa Intellego SC por 9.6 millones de pesos. El plazo de entrega fue de tres meses y medio. La razón: estrenarla el mismo día que entrara en vigor la Ley General de Transparencia. Así fue. La plataforma empezó a operar el 5 de mayo de 2016, pero 22 días después fue desactivada. Óscar Guerra Ford, consejero del INAI, reconoce en entrevista que no estaban conscientes de la magnitud del desarrollo y que, en retrospectiva, el proyecto necesitaba, al menos un año y medio para ser realizado con éxito.

 

Ciudad de México, 22 de diciembre (SinEmbargo).- Después de 210 días sin que la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) funcione al ciento por ciento, el comisionado del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Óscar Guerra Ford, admitió en entrevista que el desarrollo de la herramienta fue apresurado y que el diagnóstico sobre los requerimientos no fue el adecuado.

Planeada para reunir a todos los sistemas Infomex del país y concebida como la herramienta más ambiciosa en la historia del acceso a al información,  la PNT significaba una nueva etapa en la relación de los ciudadanos con los funcionarios públicos. Las preguntas de cualquier habitante mexicano a los tres niveles de Gobierno iban a hacerse a través de esta nuevo sitio cibernético que conjuntaría ocho mil sujetos obligados entre gobernantes, partidos políticos y sindicatos. “El proyecto tiene una envergadura que no fue medida en su momento”, dijo el comisionado del órgano garante de la Transparencia en México y el cual está a cargo de la PNT.

La PNT fue activada el mismo día que entró en vigor la Ley General de Transparencia: el 5 de mayo de 2016. No existía un plazo legal que estableciera esa fecha como día límite para hacerlo, pero parecía el plazo lógico, explica Guerra Ford, y añade: “tal vez hubo una decisión precipitada”.

Durante la presentación, la plataforma funcionó, pero después empezaron a presentarse fallas de manera consistente durante tres semanas, hasta que el INAI decidió reactivar los antiguos sistemas Infomex y suspender la operación de la plataforma.

INTELLEGO, LA EMPRESA A CARGO

Ganadoras de la licitación pública para desarrollar la PNT, Intellego SC y Dotted Cloud S.A., cobraron el proyecto en 9.6 millones de pesos. El contrato comprendía tres meses y medio como periodo de desarrollo: del 9 de septiembre al 31 de diciembre de 2015.

La plataforma no fue entregada en tiempo ni en forma. Oscar Guerra dice que al llegar diciembre, el desarrollo no estaba completo, por lo que hicieron válida la etapa de mejoras prevista en el contrato con Intellego y después la garantía. Las fallas fueron tales que el INAI lanzó una segunda licitación en la que también concursó Intellego, pero fue adjudicada a la empresa IDS Comercial S.A. de C.V. Se trata de un contrato abierto por un monto mínimo de cuatro millones de pesos y uno máximo de 10 millones de pesos.

Antonio Arias, director de Intellego para México, dijo a SinEmbargo que “con los requerimientos contenidos en la convocatoria, consideramos que el tiempo era suficiente”. Además, asegura que el desarrollo fue entregado en tiempo y forma.

El INAI no ha erogado recursos para el contrato con IDS Comercial. De acuerdo con Óscar Guerra, esto sucederá en caso de que procedan legalmente en contra de Intellego y otra empresa deba terminar lo que la primera quedó a deber.

Intellego asegura que los errores no fueron provocados por la falta de tiempo, y que se deben a que “los componentes que forman parte de la Plataforma se podrían mejorar”. Se refiere a la arquitectura, los sistemas Infomex, los servidores y la infraestructura para usuarios finales. 

El INAI continúa el proceso conciliatorio con la empresa y sostiene que su objetivo no es interponer una demanda de incumplimiento imparcial del contrato, ya que el interés del instituto es que la herramienta funcione al 100 por ciento. Asimismo, asegura que el objetivo es, todavía, desactivar los sistemas Infomex cuando la PNT pueda operar de manera exitosa.

La empresa ha trabajado fuera del tiempo y presupuesto contemplado en el contrato y entregó las últimas correcciones el pasado 20 de diciembre. Este trabajo adicional ha significado una inversión de recursos humanos y económicos que Intellego no dio a conocer por tratarse de datos confidenciales.

El representante de la compañía, Antonio Arias, asegura que su intención es que la PNT funcione sin problemas porque “es un proyecto muy importante para el país, y es nuestro interés que funcione”.

CONCEPCIÓN, DESARROLLO Y FALLAS DE LA PNT

Los artículos 49 al 52 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, promulgada el 4 de mayo de 2015, establecen los lineamientos para el desarrollo de la Plataforma Nacional de Transparencia.

La PNT haría posible ingresar e impugnar solicitudes, así como consultar la información transparentada de manera obligatoria por todas las entidades federativas, dependencias, autoridades, organismos de todos los niveles de Gobierno, fideicomisos, partidos políticos y sindicatos, todo esto es un mismo sitio. Su objetivo era facilitar el acceso y mejorar el control de la información; este sistema sustituiría a los portales Infomex.

captura-de-pantalla-2016-12-21-a-las-14-23-06

Los lineamientos para el desarrollo de la Plataforma Nacional de Transparencia, contenidos en los artículos 49 al 52 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Foto: Especial

El INAI, al presidir el Sistema Nacional de Transparencia, está a cargo de este desarrollo. “El instituto cuenta con la experiencia para hacerlo, porque ya había instalado los sistemas Infomex, y, hay que decirlo, tiene los recursos económicos”, dice Oscar Guerra Ford, quien estuvo al frente de la comisión para desarrollarla.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2015, el INAI recibió 893 millones 200 mil 824 pesos. Es decir, este instituto autónomo invirtió uno por ciento de su presupuesto en el desarrollo de la PNT.

La Plataforma Nacional de Transparencia estuvo en operación durante 22 días: del 5 al 27 de mayo. A lo largo de estas tres semanas, presentó fallas como la imposibilidad de incluir caracteres especiales o presentar tanto recursos de impugnación como información adicional requerida por los sujetos obligados.

El INAI aseguró, en ese momento, que sería en un plazo máximo de tres meses cuando la PNT estaría de nuevo en funcionamiento. Seis meses después, los sistemas Infomex siguen activos y la plataforma aún presenta incidencias de manera intermitente.

El comisionado Guerra Ford explica que la interconexión con los sistemas Infomex representó un reto porque “al haber sido una solución general después se tuvo que adaptar a cada estado”.

Hoy, la Ciudad de México y el Estado de México son las únicas entidades que no se han conectado a la PNT, proceso que, de acuerdo con Guerra Ford, estará listo en enero del próximo año.

Además, todavía hay siete puntos pendientes que Intellego debe resolver en el sistema. De acuerdo con Guerra Ford,  se trata del módulo de comunicación entre el órgano garante y los sujetos obligados para resolver recursos de revisión, de inconformidad y de atracción, el regreso al paso, la acumulación de folios, la ampliación de plazo, la notificación para realizar audiencias, el requerimiento de alcances y las notificaciones por otro medio.

INTELLEGO, SUPUESTA CORRUPCIÓN

Intellego ha celebrado 21 contratos con el Gobierno federal desde 2007. Estos suman poco más de 429 millones de pesos de acuerdo con la información reportada en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT). Petróleos Mexicanos (Pemex) ha sido un cliente frecuente y durante el año pasado, el INAI dejó en manos de esta empresa el desarrollo del sistema que garantizará el acceso a al información en el país.

En 2014, el nombre de esta empresa fue mencionado en una demanda presentada por Pemex ante una corte de California, Estados Unidos. En este documento, la paraestatal mexicana reveló que Hewlett Packard (HP) habría sobornado a los altos funcionarios de Pemex a través de Intellego S.C. Pronto, la historia tuvo nombres y apellidos. Según la demanda, el funcionario de la petrolera que firmó el contrato fue Manuel Reynaud Aveleyra, quien en esa fecha era el subdirector de Procesos de Negocios e Infraestructura Tecnológica de Pemex y dependía de la Dirección Corporativa de Operaciones de la paraestatal, cuyo titular era Raúl Livas Elizondo.

De 2004 a 2006, Livas Elizondo fue director de administración y desarrollo de negocios de la consultora Intellego S.C.  HP, según el documento judicial presentado por Pemex, identificó que Intellego S.C. tenía vínculos estrechos con Pemex. Así, el dinero lo habría hecho llegar Intellego S.C. entidad que a su vez, se habría llevado una tajada de un millón 500 mil dólares. En la escena siguiente, en marzo de 2009, Intellego S.C. habría entregado 125 mil dólares a una empresa controlada por Manuel Reynaud Avelleyra.

Pemex invocó la Ley de Organizaciones Corruptas (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act, en inglés) para reclamar sanciones contra los ejecutivos de la filial mexicana de HP. El caso fue asignado a la jueza federal Beth L. Freeman, quien procedió a desahogar el expediente 5:14-cv-05292.

En abril de 2014, los directivos de Intellego S.C.. se deslindaron de esta trama que ponía a la empresa como intermediaria para pagos de sobornos. En entrevistas periodísticas, Felipe Labbe sostuvo que jamás firmó contrato alguno con HP y dijo que su única relación con ese consorcio fue que durante 18 años, se desempeñó en un cargo de dirección. A su vez, Eduardo Graniello, otro de los directivos, expuso también ante reporteros que Intellego S.C. no era “integradora”, y por lo tanto, “nunca había recibido ningún pago de HP ni de ningún mayorista de HP”. (Milenio, nota de Alejandro Madrigal, 11/04/2014).

La historia encontró fin. El 9 de abril de 2015, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que la Sección de Fraude de su División Criminal y la fiscalía de California llegaron a un Acuerdo de No Enjuiciamiento (NPA, por sus siglas en inglés) con HP, mientras que la Comisión de Comercio y Valores emitió una Orden de Cese y Desista. HP convino en pagar 34 millones de dólares para resolver el caso y más de 73 millones en relación con las investigaciones en Rusia y Polonia.

En México, la Cámara de Diputados aprobó una comisión de investigación para revisar los casos de corrupción en Pemex y uno de sus principales asuntos sería el presunto soborno a HP. Esta comisión iba a revisar los contratos signados por la entonces paraestatal. Es la hora en que no muestra los resultados. La Comisión ha desaparecido.

En mayo pasado, al ser cuestionada por esta Unidad de Datos, la empresa dio su versión sobre este antecedente.

“En sus 17 años de operación ininterrumpida, Intellego S.C. nunca ha sido demandada, ni sancionada, ni imputada en proceso legal alguno en ningún país. Sobre la situación entre PEMEX y HP, en la que fuimos mencionados en notas periodísticas hace varios años, en su momento esto se aclaró y no tenemos relación alguna con la misma”.