Al igual que otros narcos importantes de su época, Tirso Martínez Sánchez ganó más dinero del que podía gastar. Testificó que usó un poco para comprar equipos de futbol en México, lo que le valió el apodo de “El Futbolista”. Además tenía adicción por las apuestas.

Jorge Cifuentes, de 55 años, enviaba cocaína colombiana al Cártel de Sinaloa por avión. Dice que se reunió con “El Chapo” en su rancho en 2003, donde festejaban dos años de que Guzmán había escapado de prisión.

Mientras que Pedro Flores describió que aún cuando estaba prófugo, pudieron seguir adelante con su red en Estados Unidos con suficiente éxito como para reunirse con el narco mexicano en las montañas de Sinaloa.

Por Tom Hays y Claudia Torrens

Nueva York, 22 de diciembre (AP).— Uno era un adicto al juego que se sometió a una cirugía plástica para cambiar su apariencia. Otro comenzó su vida delictiva a los 4 años. Un tercero era un niño de Chicago que hizo una fortuna con el narcotráfico.

Los tres, Tirso Martínez Sánchez, Jorge Cifuentes y Pedro Flores, están testificado en el juicio al narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán en un largo proceso en Estados Unidos.

Reproducción fotográfica de un dibujo realizado por la artista Jane Rosenberg donde aparece el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán mientras saluda a su esposa antes del inicio del primer día de su juicio el martes 13 de noviembre. Foto: EFE

Al ilustrar una imagen vívida de la bonanza de cocaína colombiano-mexicana de las décadas de 1990 y 2000, los tres narcotraficantes describieron en la corte federal de Brooklyn las recompensas, reveses y rarezas de trabajar con el jefe del Cártel de Sinaloa.

Aquí hay algunos puntos destacados de sus testimonios:

eproducción fotográfica de un dibujo realizado por la artista Jane Rosenberg donde aparece el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán (d) mientras escucha los testimonios durante una audiencia en el tribunal del Distrito Sur en Brooklyn, Nueva York (EU). Foto: EFE/Jane Rosenberg

EL FUTBOLISTA

Al igual que otros narcos importantes de su época, Martínez ganó más dinero del que podía gastar. Testificó que usó un poco para comprar equipos de futbol en México, lo que le valió el apodo de “El Futbolista”. Además tenía adicción por las apuestas.

El testigo de 52 años relató también que uno de sus ex jefes se disparó en la cabeza para no ser detenido, mientras que otro murió en la mesa de operaciones durante una cirugía plástica para alterar su apariencia.

Martínez declaró que, a partir de 2000, supervisó un plan de Guzmán para transportar cocaína desde México hasta la ciudad de Nueva York por tren. Calcula que ganó unos 20 millones de dólares en este operativo antes de abandonarlo debido a la presión por parte de Guzmán por las pérdidas generadas por los decomisos.

NEGOCIO DE FAMILIA

Cifuentes describió cómo su padre lo reclutó a los 4 años para ayudar a mover cigarrillos y alcohol ilegales en Medellín, Colombia.

El colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa es escoltado por agentes poco antes de ser deportado, en el aeropuerto Simón Bolívar de Venezuela, el 14 de noviembre de 2014. Cifuentes fue socio del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán. Foto: Ariana Cubillos, File, AP

Testificó que muchos de sus ocho hermanos estaban en el comercio de drogas y que tenían “conflictos como cualquier otra familia”.

Cifuentes, de 55 años, enviaba cocaína colombiana al Cártel de Sinaloa por avión. Dice que se reunió con “El Chapo” en su rancho en 2003, donde festejaban dos años de que Guzmán había escapado de prisión.

En esta fotografía del 19 de enero de 2017 dos agentes escoltan a Joaquín “El Chapo” Guzmán de un avión hacia una caravana de camionetas en el Aeropuerto MacArthur de Long Island, en Ronkonkoma, Nueva York. Foto: U.S. Law Enforcement vía AP, archivo

En otra reunión en 2009, el testigo declaró que compartió un cigarro de marihuana con Guzmán, quien le dijo a Cifuentes “esto no me hace nada”.

EL HOMBRE

Los gemelos Pedro y Margarito Flores, de 37 años, eran tan buenos distribuyendo cocaína en Estados Unidos que Guzmán los buscó.

Pedro Flores, quien se refiere a Guzmán como The Man (El Hombre), describió que aún cuando “El Chapo” estaba prófugo los gemelos pudieron seguir adelante con su red en Estados Unidos con suficiente éxito como para reunirse con el narco mexicano en las montañas de Sinaloa. Flores relató que de camino al encuentro vio a un hombre desnudo, aparentemente torturado. “Estaba atado a un árbol con una cadena”, dijo.

El estrés del trabajo y los peligros de una sangrienta guerra dentro del cártel convencieron a Flores a comprometerse con federales estadounidenses.

Pedro Flores narró la historia de su vida y su relación de confianza con Guzmán y Zambada el martes durante el juicio a “El Chapo”, que se celebra en la corte federal de Brooklyn. Foto: Especial

Flores, el primer ex narcotraficante que testifica en el juicio en inglés, habló de cómo se movía la droga del cartel en Estados Unidos, citando recogidas de cocaína en el aparcamiento de un restaurante de la cadena Denny’s de Chicago, cargamentos en un almacén en Nueva York “con bonitas vistas al puente de Brooklyn” y rutas a Milwaukee, Minneapolis o Memphis.

Flores pasó años traficando la droga del cártel desde Chicago junto a su hermano gemelo Margarito Flores. Ambos lo hacían a través de intermediarios que estaban en contacto con Guzmán y otros narcotraficantes que trabajaban con él, como Vicente Carrillo. En 2004 huyeron a México tras enterarse de que les buscaban las autoridades estadounidenses. Un año después Flores conoció a “El Chapo” en su rancho de Culiacán y a partir de ahí empezó a lidiar con él y con “El Mayo” directamente, sin intermediarios.

El testigo afirmó que en 2002 cambió la estructura del Cártel de Sinaloa después de que Edgar Valdez “La Barbie”, miembro de esta organización, asesinara al hermano de uno de los líderes de Los Zetas. Foto: EFE

Al aproximarse al rancho de Guzmán por primera vez, Flores dijo estar muy nervioso y ponerse aún más tenso al ver en el camino el cadáver de un hombre desnudo atado con cadenas a un árbol.

Flores se plantó a la reunión en pantalones cortos, lo que hizo que “El Chapo” le dijera: “¿Con todo ese dinero que tienes no podías permitirte comprar el resto de los pantalones?”.

Justo antes de conocer a Guzmán conoció a “El Mayo” quien supuestamente le dijo que “cualquier idiota” podía traficar cocaína en México pero que hacerlo en Estados Unidos al nivel que lo hacían los gemelos requería mucha destreza.

“Imagínese si ustedes fuesen trillizos”, supuestamente dijo Zambada a Flores con admiración.

El testigo destacó que desde 2005 a 2008 recibió 38 toneladas de cocaína de Guzmán y “El Mayo”. Eso supuso unos 800 millones de dólares en efectivo que entregó a ambos mexicanos, dijo.

“El Chapo”, uno de los narcotraficantes más conocidos que existen, se ha declarado inocente de supuestamente acumular una fortuna multimillonaria a través del tráfico de toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos. De ser declarado culpable enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua.