Aprovechemos esta época del año, en donde cobra más sentido la urgente necesidad de responder con responsabilidad, para reflexionar. Foto: Love Veg/Igualdad Animal México

Durante estas fechas en las que el número de animales matados para consumo se incrementa tremendamente y, en consecuencia, también el desperdicio de alimentos, es necesario atender lo que las tendencias actuales del mercado están claramente indicando: las alternativas vegetales van ganando terreno gracias a la demanda de consumidores preocupados por los animales, su salud y atentos a su responsabilidad con el planeta.

De acuerdo con el Gabinete de Comunicación Estratégica, 9 de cada 10 mexicanos celebrará las Fiestas, siendo la cena de Nochebuena la actividad principal que llevará a gran parte de ellos a recorrer hasta 400 kilómetros para encontrarse junto a familiares y amigos. Paradójicamente, fechas que transcurren en un ambiente de alegría y armonía, coinciden con la época más violenta para los animales criados para consumo. En México, durante los días previstos a las Fiestas, serán enviados al matadero millones de animales, entre ellos un millón 477 mil pavos, cuyo consumo tiene lugar casi en su totalidad durante las celebraciones al ser considerado el platillo principal en las mesas de las familias mexicanas.

En México, durante los días previstos a las Fiestas, serán enviados al matadero millones de animales. Foto: Konrad Lozinski

Al igual que todas las aves explotadas por su carne, los pavos sufren todo tipo de maltratos y privaciones en las granjas industriales desde su primer día de vida. Pasan su vida encerrados en granjas oscuras en donde son forzados a crecer tan rápido que muchos de ellos no pueden moverse bajo el peso de sus propios cuerpos y una vez llevados al matadero muchos son escaldados plenamente conscientes hasta la muerte. Y de igual manera, indistintamente, es la vida y muerte de pollos, vacas, cerdos, peces y borregos que solo conocen la crueldad de una industria que ve en ellos bienes de producción.

Además de la terrible violencia que infringe en los animales y el sufrimiento que les provoca, la ganadería industrial sigue devorando el agua y tierras del planeta a pasos agigantados para continuar produciendo carne que consume una mínima parte de la población mundial y, de paso, emitiendo el 14.5 por ciento de los gases de efecto invernadero que se producen, siendo una de las causantes principales del cambio climático, el gran reto de nuestros tiempos que nos ha tocado enfrentar.

Por todo esto, es esperanzador saber que durante el 2019 el crecimiento experimentado por el mercado de las alternativas vegetales ha sido extraordinario, con hechos como el debut en Wall Street de la empresa Beyond Meat, con un increíble 163 por ciento que hizo que fuera la mejor oferta inicial de acciones desde el año 2000. Y de acuerdo con la firma MarketsAndSanders, está previsto que el interés por estos productos siga en aumento y que el mercado de sustitutos a la carne alcance los 6 mil 400 millones para el 2023.

Estas empresas están dando en el blanco porque están dirigiendo sus productos a un amplio público, no solo vegetarianos o veganos sino consumidores de carne que se preocupan por tener una mayor equilibrio en sus dietas y por eso no quieren dejar de disfrutar deliciosas comidas pero ya no quieren comer carne cada día.

Por esto este año hemos compartido en Love Veg el Recetario para las Fiestas de Fin de Año, para que más personas puedan saber que sobran alternativas para poder compartir las mejores comidas y cenas y que estas se correspondan con nuestros valores sobre el respeto y compasión por los animales y la natural y necesaria preocupación por el impacto que la forma en que nos alimentamos tiene en nuestra salud y el futuro de el planeta. Son 10 fabulosas recetas, fáciles de preparar y con ingredientes económicos y a la mano que, con seguridad, motivará a muchos a seguir probando una alimentación basada en vegetales para el 2020. Para obtenerlo solo debes dar clic en siguiente enlace: Descargar recetario.

Aprovechemos esta época del año, en donde cobra más sentido la urgente necesidad de responder con responsabilidad, para reflexionar. No podemos seguir evadiendo lo evidente: nuestro actual sistema de producción de alimentos es despiadado con los animales, insostenible, su impacto es destructor y la decisión más eficaz y, si se quiere, revolucionaria para mitigar estos impactos, sería elegir alternativas vegetales para alimentarnos.

Y, ¿qué mejor manera de despedir el año y recibir al 2020 con un propósito tan extraordinario como darnos lo mejor a nosotros mismos mientras evitamos todo sufrimiento a los animales y la devastación de nuestro único hogar?

¡Felices Fiestas!