Mundo

De Chile hasta México: la ultraderecha resurge en la política latinoamericana

22/12/2021 - 12:05 am

El brasileño Jair Bolsonaro, el chileno ​​José Antonio Kast, la peruana Keiko Fujimori y el argentino Javier Milei son claros ejemplos del avance que ha tenido la ultraderecha en América Latina, una expresión que busca reconfigurarse en México a partir de las bases de El Yunque, de las ligas con VOX y de la movilización de otros organismos de este espectro ideológico.

-Con información de Álvaro Delgado

Ciudad de México, 22 de diciembre (SinEmbargo).– La extrema derecha no sólo busca abrirse paso en México, sino que ha vuelto a posicionarse dentro de la política latinoamericana ya sea de mano de El Yunque, como ocurre en el caso chileno, o de la de VOX, como sucede en Brasil, con el Presidente Jair Bolsonaro uniendo fuerzas contra “el auge del globalismo y el comunismo”.

Este fin de semana, el candidato ​​José Antonio Kast Rist, simpatizante del dictador Augusto Pinochet, y quien fue coordinado durante la campaña en Chile por el jefe de El Yunque en ese país Eduardo Guerrero Núñez, perdió la elección presidencial ante el candidato de la coalición de izquierda que incluye al Partido Comunista (PC), Gabriel Boric Font, acusado de “marxista” por formaciones políticas de la extrema derecha.

No obstante, los resultados muestran cómo Kast Rist fue respaldado con 44.13 por ciento de los votos frente a los 55.87 por ciento de Boric Font, una muestra del apoyo y del avance que tiene la extrema derecha en el continente americano. Además, la llegada de la izquierda incomodó a los mercados reflejándose en una caída histórica de la bolsa y la depreciación del peso chileno frente al dólar. 

El chileno José Antonio Kast del Partido Republicano. Foto: AP /Esteban Felix.

En tanto, en Brasil, el Presidente Jair Bolsanaro recibió el pasado 13 de diciembre en el Palacio de la Alvorada, a Santiago Abascal, líder de VOX —el partido español de extrema derecha—  y presidente de la Fundación Disenso, con quien coincidió “en la necesidad de vertebrar una alianza en defensa de la democracia, la libertad y la estabilidad económica y en rechazo de la amenaza globalista y comunista que se cierne sobre la región”.

Este encuentro  —informó VOX— fue organizado por Eduardo Bolsonaro, hijo del Presidente brasileño y con el que Santiago Abascal tiene una gran amistad, como quedó demostrado hace un año cuando realizó una transmisión en directo con Abascal. No obstante, los lazos del Gobierno brasieño también se han extendido a otras expresiones de la extrema derecha.

El alcance de VOX también ha tenido resonancia en México, donde una facción de legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) se reunió con Santiago Abascal el pasado 3 de septiembre, una situación que generó críticas hacia el partido, el cual históricamente ha cobijado a la extrema derecha como ha sucedido con El Yunque, el cual ha tenido una influencia importante en los gobiernos estatales de este partido y sobre todo en las presidencias de Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012).

Un reportaje realizado por el periodista Álvaro Delgado y publicado en SinEmbargo dio cuenta de cómo un sector del conservadurismo del país construye una fuerza político-electoral cuyos modelos son, precisamente, el partido español VOX y el movimiento Tea Party de Estados Unidos, ambos de ultraderecha.

Aunque no sólo son estos países donde el conservadurismo ha vuelto a tener un auge importante. En Perú, Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori y líder del partido Fuerza Popular, ha tendido puentes a lo largo del año con VOX. Por ejemplo, en septiembre pasado, días después de la visita de Abascal a México, una delegación de miembros de su partido viajó a Lima y se reunió con congresistas peruanos y la propia Fujimori. 

Semanas después, el 11 de octubre, Keiko Fujimori participó en un evento del partido ultraderechista español Vox, denominado como Viva 21, y calificó a esta iniciativa como un “referente de la hispanidad”.

En Argentina, a su vez, el ahora Diputado Javier Milei, de Libertad Avanza, que se define como “libertario” y “anarcocapitalista”, también estuvo presente en el mismo evento de Vivía 21, donde expresó:

“Siempre me voy a sentir cómodo entre aquellos que defienden la libertad frente a todas las amenazas que se ciernen sobre ella. Como ustedes sabrán soy firmante de la Carta de Madrid, una iniciativa en favor de las libertades y del Estado de Derecho y contra el comunismo que nos azota tanto aquí en Argentina como en el resto de Iberoamérica”.

EN MÉXICO, LA ULTRADERECHA SE AGRUPA

En México, legisladores, servidores públicos y liderazgos del PAN —incluyendo integrantes de la organización secreta El Yunque—, pero también empresarios, académicos, colectivos sin militancia y activistas como el actor peñista Eduardo Verástegui buscan construir una fuerza político-electoral cuyos modelos son el partido español VOX y el movimiento Tea Party de Estados Unidos, ambos de ultraderecha, como pudo constatar el periodista Álvaro Delgado.

El panismo ha abrazado tradicionalmente a El Yunque, una organización católica y de ultraderecha que por muchas décadas mantuvo su fortaleza en su secrecía, y que ha formado militantes, “mitad monjes, mitad guerreros”, para el combate político en México. 

Esta organización tuvo una influencia notable en los gobiernos blanquiazules de Vicente Fox y Felipe Calderón, en donde militantes suyos ejercieron papeles clave.

Por ejemplo, en el foxismo, Ramón Muñoz Gutiérrez fue uno de los hombres más influyentes como Jefe de la Oficina de Innovación Gubernamental. Actualmente Marko Cortés ha depositado en este personaje las estrategias y el diseño del PAN hacia el futuro.

Pero Muñoz Gutiérrez no fue el único yunquista en el Gabinete de Fox. Otro integrante de esta organización en este Gobierno fue Carlos Abascal Carranza, que comenzó como Secretario de Trabajo y después pasó al frente de la Secretaría de Gobernación (Segob). Este enroque, de hecho, llevó a que otro integrante de El Yunque asumiera al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS): Francisco Javier Salazar Sáenz. La misma organización fue clave para la llegada de Felipe Calderón a la Presidencia.

Con estos antecedentes, el líder de VOX se reunió con un grupo de panistas encabezados por el Senador Julen Rementería. El revuelo que provocó este encuentro con Santiago Abascal motivó que los cuadros de “derecha dura” del panismo acelerarán reuniones e intercambios para crear una fuerza política que, ante la imposibilidad legal de constituirse como partido antes del 2025, impulsará la agenda provida a través de determinados candidatos. 

Pero la visita del líder de VOX también generó que el PAN se desmarcara de esta agrupación ultraderechista, lo cual fue criticado por los integrantes más conservadores, quienes han manifestado su intención de consolidar un partido de ultraderecha en México.

La reunión entre el presidente de VOX, Santiago Abascal, con legisladores del PAN en septiembre provocó gran polémica. Foto: PAN

KAST, EL YUNQUE Y EL PINOCHETISMO

​​José Antonio Kast Rist es simpatizante del dictador Augusto Pinochet, además de ser fundador y líder del Partido Republicano de Chile, que ha articulado a todo el espectro de la derecha como ha sido la estructura de El Yunque en Chile que lo respaldó durante el pasado proceso electoral.

En las elecciones de este domingo, Kast …

Parte del discurso de Kast va en el sentido de crear una “Coordinación Internacional Anti-Radicales de Izquierda”, con el fin enviarlos a la cárcel: “Nos coordinaremos con otros gobiernos latinoamericanos para identificar, detener y juzgar agitadores radicalizados”.

Es además conocido por su oposición al aborto y su respaldo al indulto de los represores de la dictadura, de la cual ha sido un defensor al punto de señalar que “separando todo el tema de los derechos humanos, el Gobierno de Pinochet para el desarrollo del país fue mejor que el de Sebastián Piñera”. Incluso ha señalado en el pasado que de vivir el dictador Pinochet votaría por él.

Partidario del uso de las armas, crítico de la migración y detractor de los matrimonios igualitarios, Kast es otro de los aliados en el continente del ultraderechista VOX.

“Mira @Santi_ABASCAL . Según este diario mexicano somos xenófobos, homofóbicos y anticomunistas. Ni xenófobo ni homofóbico, pero reconozco que haré todo lo que esté de mi parte para salvar a Chile del comunismo”, escribió en Twitter en noviembre pasado. A lo que Abascal respondió: “Cuenta conmigo @joseantoniokast para  esa batalla. España y Chile deben trabajar hermanadas en la defensa de la democracia, el Estado de Derecho y la democracia frente al asalto comunista”.

Pese a su postura conservadora, su respaldo a la dictadura de Pinochet y sus vínculos tanto con El Yunque como con VOX, Kast ha desestimado los señalamientos de quienes señalan su posición ultraderecha:

​​“Dicen que soy extremo. ¿Extremo en qué? En amar la patria. En amar la nación y los símbolos patrios. En defender a los amigos. En proteger al emprendedor. ¿En qué soy extremo?”.

BOLSONARO Y LA ULTRADERECHA DE EUROPA

“(Hay que) aprender de Brasil, de un pueblo libre que no se rinde, de una nación que no se rinde, de un movimiento político que ha sabido plantar cara en Brasil al socialismo, a Lula, a Rouseff, al comunismo, a la tiranía de los oligarcas mundialistas que se creen con el derecho de decirle a las naciones cómo tienen que legislar, cómo tienen que vivir, cómo tienen que pensar”.

Las palabras las pronunció el pasado 11 de diciembre el líder de VOX al participar en la conferencia política ‘Brasil Profundo’, invitado por Eduardo Bolsonaro, el Diputado más votado de la historia de Brasil e hijo del Presidente Jair Bolsonaro con quien Santiago Abascal acordó unir fuerzas “contra el auge del globalismo y el comunismo”.

 

No obstante, la relación de Bolsonaro con la ultraderecha va más allá de sus relaciones con VOX. El exmilitar, un nostálgico a la dictadura en aquel país, contrario al aborto, los matrimonios igualitarios y la migración, es señalado como el heredero de Donald Trump. El diario El País reportó en agosto pasado cómo  en enero de 2021, altos funcionarios de Trump enviaron mensajes a otros países informando que los proyectos ultraconservadores que habían sido conducidos por la Casa Blanca serían asumidos a partir de ese momento por Bolsonaro.

El hijo del mandatario brasileño, Eduardo Bolsonaro se apuntó en febrero de 2019 a The Movement, la alianza de extrema derecha impulsada por el ex asesor de Donald Trump, Steve Bannon, según reportó ElDiario.es. La misma información señala que Eduardo Bolsonaro se comprometió en ser el hombre de Bannon para América Latina.

Se sabe también que el Presidente brasileño se reunió en julio pasado con la diputada alemana Beatrix von Storch, del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), nieta del Ministro de finanzas del Gobierno de Adolfo Hitler, Lutz Graf von Krosigk.

La congresista alemana publicó una fotografía con el Presidente brasileño y afirmó que quedó impresionada por su “clara comprensión” de los problemas de Europa y los desafíos políticos”.

“En una época en que la izquierda está empujando su ideología a nivel global a través de las redes y organizaciones internacionales, nosotros, conservadores, también necesitamos trabajar más juntos y defender nuestros valores conservadores a nivel internacional”, sostuvo.

La línea del Gobierno ultraconservador de Bolsonaro también se ha alimentado del modelo implementado en Hungría con el Primer Ministro del partido Fidesz, Viktor Orbán, a quien Eduardo Bolsonaro visitó en abril de 2019. 

Viktor Orbán mantiene el poder desde 2010, tiempo en el cual ha ido socavando las libertades y las instituciones democráticas de su país. Hoy, refiere El País, el húngaro controla el Tribunal Constitucional, la Fiscalía y dos tercios del Parlamento, así como medios de comunicación, clubes de fútbol, espacios públicos y universidades.

Ese mismo modelo es el que algunos analistas consideran que busca replicar Bolsonaro.

FUJIMORI Y MILEI, ALIADOS MÁS DE VOX

En Argentina y Perú la agrupación VOX ha encontrado dos de sus principales aliados. En el primer país, el Diputado Javier Milei, de Libertad Avanza, se ha declarado como un aliado de esta agrupación de ultraderecha, lo mismo que Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori. Ambos incluso fueron oradores en el evento Viva 21.

Con el cabello alborotado, un discurso antisistema que critica tanto a la oposición como al Gobierno, Milei ganó un lugar en el Congreso argentino en la elección de noviembre pasado gracias al voto de los jóvenes menores de 30 años. El crecimiento que ha tenido este economista antifeminista, partidario del uso de armas y de políticos como Trump y Bolsonaro incluso lo ha llevado a colocarlo como uno de los presidenciables para el proceso de 2023. 

“Quiero que sepan que a partir de mañana, vamos a empezar a recorrer cada rincón de la Argentina para que en el 2023 haya una boleta liberal en cada rincón del país”, anunció al conocerse los resultados de su victoria.

En tanto, en Perú, la excandidata presidencial Keiko Fujimori ha trazado una alianza con Abascal, la cual ha sido vista en España como una estrategia para golpear al Gobierno de Pedro Castillo, con quien la agrupación VOX ya ha manifestado sus diferencias.

“Con orgullo, con firmeza, con corazón, pero sin dejar de lado la razón, compartimos con ustedes la defensa de la vida y la familia”, expresó Fujimori en octubre pasado en el evento Viva 21. Y agregó: “Estoy convencida que Viva 21 es un símbolo de la unidad hispana frente a la amenaza del llamado socialismo del siglo XXI. Esa corriente nefasta empobrecedora y enemiga del desarrollo que ha envenenado por décadas a nuestros jóvenes y tergiversado nuestra real historia”.

En el acto además agradeció a VOX, a Abascal y aseguró que su partido Fuerza Popular, defenderá “la libertad, la democracia y la vida”.

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video