Doña Conchita, como le dicen cariñosamente, consideró que “si esta caminata tiene éxito, será como una bocanada de aire fresco para saber que la justicia todavía existe”.

A sus 102 años de edad, aseguró que no es la primera vez que el activista se expone, lo que ella concibió como un “sacrificio”.

Ciudad de México, 23 de enero (SinEmbargo).– María Concepción Calvillo, activista y viuda de Salvador Nava Martínez –histórico luchador social potosino–, pidió al poeta Javier Sicilia, así como a todos los integrantes de colectivos, organizaciones y familiares de personas desaparecidas que arrancaron hoy la Caminata por la Verdad, Justicia y Paz desde Cuernavaca, Morelos, que no se rindan.

“A mi edad un consejo te puedo dar: no te rindas, no se rindan“, le escribió en una carta fechada el 20 de enero.

Doña Conchita, como le dicen cariñosamente, consideró que “si esta caminata tiene éxito, será como una bocanada de aire fresco para saber que la justicia todavía existe”.

A sus 102 años de edad, aseguró que no es la primera vez que el activista se expone, lo que ella concibió como un “sacrificio”.

“Los que te acompañan, como tú, saben que este es el único medio para luchar, sólo con el propio esfuerzo y una fe ciega de ser oídos”, afirmó Concepción Calvillo.

En la misiva dirigida a Sicilia, recordó que lo conoce desde que era un adolescente “con tus ideales que perduran; hubiera deseado acompañarte en estos días, como lo hice años antes”.

El texto escrito por María Concepción Calvillo. Foto: Especial

“Este intento que haces es muy difícil que sea escuchado. Tus palabras, tus peticiones de justicia y de verdad para todos los que han sufrido lo que tú sufres, así como tu trabajo, tus escritos y tu valor son un aliciente para seguir buscando esa justicia que ayude a muchos a mitigar el dolor”, dijo Conchita.

“Siempre habrá una puerta abierta”, finalizó en la carta que firma con su puño y letra.

INICIA CAMINATA POR LA PAZ HACIA PALACIO NACIONAL

La Caminata por la Verdad, Justicia y Paz, convocada por Javier Sicilia, inició esta mañana su recorrido desde la Glorieta de la Paloma de la Paz en Cuernavaca, Morelos, con la participación de cientos de personas, entre los que se encontraban integrantes de las familias LeBarón y Langford, víctimas del ataque armado que se registró el pasado mes de noviembre en Bavispe, Sonora.

La movilización tiene previsto realizar un trayecto de 12 kilómetros a pie hasta la curva conocida como “La Pera”, sobre la autopista México-Cuernavaca. Una vez ahí, el contingente abordará diversos camiones para llegar al mirador antiguo de la carretera. Después, caminarán hasta el poblado de Coajomulco.

Se espera que sea este viernes que los manifestantes arriben a la Ciudad de México, donde encabezarán un evento cultural el sábado en la Estela de Luz, ubicada en avenida Paseo de la Reforma. Mientras que el domingo marcharán hacia Palacio Nacional.

“En medio de un mundo lleno de ruido, de violencia, donde la velocidad de los medios de comunicación banalizan la palabra, donde los intereses políticos y las redes sociales se utilizan muchas veces para distorsionar, mentir, difamar y ocultar franjas enteras de lo real, donde la muerte, a fuerza de horror, quiere normalizar su presencia entre nosotros hasta reducir nuestra vida a un mugido bovino, a un rastro, a un campo de concentración, es necesario recuperar la palabra, darle su lugar, encontrar su sentido y respirar su oxígeno. Hacerlo sólo es posible en el silencio y el paso del caminar que obliga a la escucha, a la memoria y a la reflexión”, se lee en un posicionamiento emitido por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

Ahí, Javier Sicilia recordó que hace casi nueve años, a raíz del asesinato de su hijo Juan Francisco y de seis personas más, salió desde el mismo monumento en Morelos rumbo al Zócalo capitalino “en busca de la justicia, la paz y la dignidad que la guerra desatada por el entonces Presidente Felipe Calderón contra el narcotráfico, había llenado de sangre, de desaparecidos y fosas”.

“A lo largo de casi dos años de una protesta y una propuesta no violenta, logramos darle no sólo voz y nombre a la víctimas, sino crear una Ley, aún insuficiente, para atenderlas. Pero no logramos detener el horror. Calderón continuó con su estrategia de guerra e impunidad, que multiplicó el crimen y que el Gobierno de Peña Nieto mantuvo. Tuvimos entonces que padecer la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa para darnos cuenta que el horror se había hecho más hondo”, indicó.

Ante dicha situación, añadió el activista, la sociedad volvió a salir a las calles, sin embargo, “por desgracia, y pese al trabajo realizado por diversos colectivos, la atención nacional redujo la tragedia humanitaria a los 43 estudiantes desaparecidos, la sociedad volvió a desmovilizarse y la ‘Verdad Histórica’ sepultó otra vez en el horror la exigencia de verdad, justicia y paz que todas las víctimas de la nación no hemos dejado de exigir”.

“Al concluir el sexenio de Peña Nieto, el país tenía 130 mil asesinados, que se sumaban a los 102 mil 850 del Gobierno de Calderón, y, en cifras oficiales, a los más de 40 mil desaparecidos, a las más de 2 mil fosas clandestinas y a una cantidad aún no contabilizada de inhumaciones ilegales realizadas por el propio Estado, como las que se descubrieron en Tetelcingo y en Jojutla, Morelos, durante esos dos gobiernos”, apuntó.

En el texto, precisó que víctimas, organizaciones, academia y expertos han trabajado durante varios meses con Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), para crear una agenda sobre cuestiones de violencia e inseguridad.

“La agenda, con los documentos que hoy llevamos con nosotros, se desechó sin que aún sepamos por qué –la Segob nunca dio explicación. En su lugar, el Presidente López Obrador profundizó la presencia del Ejército en las calles, con el nombre de Guardia Nacional –una guardia que se ha usado para reprimir migrantes–, generó unas políticas sociales destejidas de las instituciones que la sociedad civil creó para construir la justicia (la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, la Comisión Nacional de Búsqueda y la CNDH), instituciones que están desarticuladas, mal atendidas y cuestionadas, y eslóganes como ‘abrazos y no balazos’ y ‘perdón y olvido'”, sostuvo el poeta.

EN ENTREDICHO, REUNIÓN CON EL PRESIDENTE

En meses recientes, Sicilia ha sido muy crítico con la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que le ha valido tanto apoyos como críticos, alejándolo del Ejecutivo y llevándole a protagonizar encontronazos con activistas como el sacerdote Alejandro Solalinde.

El pasado 15 de noviembre, la Secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, se reunió con Sicilia para acercar posiciones y dijo que estudiaría el documento que les entregó este poeta y activista, muy crítico también con los Gobiernos anteriores de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Aunque su intención es reunirse con López Obrador, este dijo recientemente que no lo hará para evitar “un show”.

“Pueden entrar a Palacio Nacional, van a ser recibidos, pero no los voy a recibir yo, los va a recibir el Gabinete de Seguridad para no hacer un ‘show’, un espectáculo. No me gusta ese manejo propagandístico”, opinó el mandatario el pasado 20 de enero en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

-Con información de EFE