El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de la Diputada de Morena Dolores Padierna, ya no estará al frente del caso de Rosario Robles Berlanga, informó el Consejo de la Judicatura Federal. Julio Hernández Barros, defensor legal de la ex Secretaria de Estado, dijo en entrevista con SinEmbargo que “ve con buenos ojos” la decisión.

Ciudad de México, 23 de enero (SinEmbargo).– El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de la Diputada de Morena Dolores Padierna, y quien vinculó a proceso y ordenó la prisión preventiva a Rosario Robles Berlanga, ya no estará al frente del caso; ahora será “juez administrador” en el Reclusorio Sur y no conducirá audiencias.

Julio Hernández Barros, defensor legal de la ex Secretaria de Estado, dijo en entrevista con SinEmbargo que “ve con buenos ojos” la decisión. “La decisión la vemos con buenos ojos. El Juez Delgadillo Padierna mostró que sus intereses familiares, personales y políticos, estaban por encima de la impartición de justicia. Esperamos que quien quede en su lugar sea un juez imparcial, objetivo y que sea apegado a derecho”.

Se estima que ya está un nuevo juez en funciones, pero se desconoce quién es porque no ha habido un acto procesal. El nuevo encargado se conocerá hasta la siguiente audiencia de Rosario.

“Espero que la próxima semana sepamos quién se hará cargo. El día 13 de febrero se vence el término de la investigación complementaria y para esa fecha sabremos quién se quedo en su lugar”, agregó Hernández Barrios.

La ex titular de Sedesol y Sedatu el 8 de agosto de 2019 en su ingreso a los juzgados del Reclusorio Sur. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) informó que su salida del caso es “un movimiento normal que cada año se hace en los centros de justicia”.

Se prevé que la jueza Ana Gabriela Urbina Roca o el juez Ganther Alejandro Villar Ceballos tomen las riendas del caso de la ex funcionaria federal.

Rosario Robles es acusada de ejercicio indebido del servicio público tras irregularidades en varios contratos que firmaron la Secretaría de Desarrollo Social, en ese entonces a su cargo, y universidades y que no informó a sus superiores.

Las autoridades afirman que las omisiones en las que Rosario Robles incurrió provocaron al erario un daño de 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos.

El octubre de 2019, Robles Berlanga acusó al Ministerio Público (MP) de haber mentido sobre su presunta licencia de manejo con una dirección diferente a la de su domicilio, y al Juez de control, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, de no haber exigido que se entregara el documento para que ella se diera cuenta de que no era su licencia.

En una carta dirigida a Alejandro Gertz Manero, encargado de la Fiscalía General de la República (FGR), aseguró que jamás ha mentido sobre su domicilio, ya que “con documentos fehacientes y testimonios he acreditado que vivo en las Flores 91 Casa 9, Los Reyes, Coyoacán”.

“Por si fuera poco, esa casa la conoce y ha estado en ella el hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Para darle un ejemplo más reciente ahí estuvieron a principios de este año servidores públicos de la Secretaría de la Función Pública para hacerme una notificación”, escribió la ex funcionaria.