En las últimas semanas, Bruselas ha advertido que once meses es un plazo demasiado corto para alcanzar un acuerdo comercial completo con Londres.

Ciudad de México, 23 de enero (SinEmbargo).- La reina Isabel II firmó la ley por el que el Parlamento británico aprobó la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La aprobación de la reina se da un día después que el Parlamento votara los términos de la separación británica de Europa, misma que se concretará el próximo 31 de enero.

“Notifico a la Cámara que, de conformidad con la Ley de Asentimiento Real de 1967, Su Majestad ha manifestado su consentimiento real al siguiente proyecto: Ley del Acuerdo de Retiro de la Unión Europea 2020”, declaró el legislador Nigel Evans en la Cámara de Comunes.

Con este paso concluye el proceso legislativo británico. Ahora, la Unión Europea debe dar su consentimiento a la ley, antes del 31 de enero.

De acuerdo con el proyecto, a partir del 1 de febrero se iniciará un periodo de transición de once meses, hasta el 31 de diciembre, en el que el Reino Unido continuará ligado a las estructuras comunitarias y cumpliendo las normas de la Unión.

En ese plazo, Londres y Bruselas deben negociar los términos de su futura relación bilateral, que no están detallados en el acuerdo de salida.

“Nos interesa enormemente, a ambos lados del canal (de la Mancha), llegar a un magnífico acuerdo de libre comercio con cero tarifas y cero cuotas”, sostuvo el Primer Ministro Británico, Boris Johnson, en una intervención en Facebook.

“Tengo absoluta confianza en que podemos lograrlo”, recalcó el jefe de Gobierno, que ha descartado solicitar una extensión a ese periodo de transición.

En las últimas semanas, Bruselas ha advertido que once meses es un plazo demasiado corto para alcanzar un acuerdo comercial completo con Londres.

Fue en 2016 cuando los habitantes del Reino Unido aprobaron la salida de la Unión Europea mediante un referéndum.

Posteriormente inició la batalla legislativa para concretar la salida británica de la comunidad europea. Tal proceso se aceleró una vez que el partido conservador mantuvo la mayoría en el Parlamento británico, con lo que dio visto bueno a los planes del Primer Ministro.

-Con información de EFE.