Mitos sin mucho fundamento situaron al 2012, como el escenario del “fin del mundo”. Predicciones en tono de broma o de catastrofismo, se repiten hasta el cansancio en películas, periódicos y por supuesto en internet.

Y aquí estamos hoy, en 2013, que según señala el calendario chino, será una época de grandes y buenos augurios.

Visto lo visto, nadie puede negar que nos ha tocado vivir en una época difícil, aunque lo cierto es que se trata también de tiempos sumamente interesantes, un momento en que tal vez sea posible ver el nacimiento de “un nuevo mundo”.

Basta encender la televisión o leer las últimas noticias para darnos cuenta de que, tanto en la sociedad como en la naturaleza, en el propio cuerpo del planeta, hay cosas que están cambiando. Y no, no es nuestra imaginación: algunos de esos cambios están sucediendo muy rápido… a fin de cuentas, nos guste o no, vivimos en la era de la inmediatez. La realidad en la que nos movemos hoy en día es, ni más ni menos, una ‘aldea global’, algo que el filósofo canadiense Marshall McLuhan predijo ya desde la década de los 60.

LA ERA DE LAS REVOLUCIONES

Así es: lo que sucede en el otro lado del mundo nos parece cada vez más cercano. Somos la generación del llamado ‘tiempo real’, testigos inmediatos tanto de las revoluciones en Medio Oriente, como del tsunami que azotó Japón, o de los embates climáticos que sufre nuestro país, así como de la problemática social que sufren diversas naciones en medio de una crisis económica que acaba por afectarnos a todos.

A todos. Y ésta es precisamente la clave, pues poco a poco, nos vamos dando cuenta de que nada de lo que sucede, por muy distante que nos parezca el sitio donde ocurre, es ajeno a nuestra cotidiana realidad.

Incluso la ciencia ha terminado por demostrarlo. La teoría conocida como “el efecto mariposa” afirma (más o menos) que “el batir de las alas de una mariposa en un extremo del planeta, puede provocar un cambio en los vientos que soplan en la otra parte del mundo”. Y aunque le han puesto un nombre bastante poético al teorema, los fundamentos son matemáticamente probables.

Quizá el ejemplo más extendido, y más palpable hoy en día, es el enorme problema que el mundo entero enfrenta en términos climáticos, pero esa es apenas una de las muchas cuestiones que nos revelan de forma tangible, que cada una de nuestras acciones están conectadas, para bien o para mal, con un destino común.

Una revolución, significa ni más ni menos que “un salto en la evolución”; y no es un evento  necesariamente negativo. Las revoluciones de hecho, son inevitables cuando una era llega a su fin, y ocurren cuando un gran número de personas –la llamada ‘masa crítica- piden dejar atrás lo que ya no funciona para abrirse a nuevas posibilidades.

Tal vez esto es lo que le está ocurriendo a nuestra agitada sociedad actual. Y la buena noticia es que la versión positiva de ese ‘salto evolutivo’ puede lograrse fácilmente y con pequeñas acciones… igual que el batir de las alas de una mariposa, que menciona la teoría científica.

Las pequeñas pero significativas acciones, son capaces de cambiar el rumbo de los vientos sociales. Por eso no es exagerado afirmar que “cada uno de nosotros es capaz de emprender toda una revolución”. Esta es la parte verdaderamente interesante de nuestros tiempos actuales.

BORRAR FRONTERAS… DESVANECER LA INDIFERENCIA

Hace más de tres siglos, Emmanuel Kant afirmaba que “en un mundo redondo, todos nos acabamos encontrando”. Esta frase, tal vez demasiado adelantada para su época, encaja perfectamente en la era de interconexión que estamos viviendo en nuestros días.

No es casualidad que muchas de las organizaciones civiles que han surgido alrededor del mundo con las más diversas labores y causas, lleven precisamente el nombre de ‘sin fronteras’, puesto que, a final, el planeta es uno solo, y nos pertenece a todos.

La responsabilidad compartida es el fin último de toda acción solidaria, esa que se hace consciente de que lo que cada uno de nosotros haga o deje de hacer, repercute positiva o negativamente en todo el mundo.

Si ponemos atención no a los mensajes catastrofistas que anuncian el fin del mundo, sino a los muchos movimientos sociales que han surgido en los últimos años para sumarse a alguna iniciativa social o ecológica, nos daremos cuenta de que en todo el planeta la solidaridad no sólo está de moda, no: la solidaridad es hoy en día toda una tendencia que va en ascenso.

Tal vez esta podría ser la “verdadera gran revolución del siglo XXI”: la de las ayudas en tiempo real y la solidaridad en grande y en pequeño. Tal vez entonces será verdad que nos acercamos al fin del mundo -tal como lo conocemos- y el batir de muchas de nuestras pequeñas acciones nos hará ver el nacimiento de algo nuevo, con viento a favor.

Así que no esperes más. Deja el catastrofismo y sigue la tendencia de nuestro tiempo: Apúntate a una causa, y conviértete en [email protected]!!

ENCUENTRA TU PLATAFORMA IDEAL, DALE FORMA A TU SUEÑO Y ¡ACTÚA!

Estos son algunos ejemplos de iniciativas en las que puedes participar, o que han marcado la diferencia ciudadana con sus actividades y causas tanto en México como en el mundo.

También puedes crear la tuya, usando las inmensas plataformas de las redes sociales. Si tienes un sueño, la era del 2.0 te ofrece todas las posibilidades de realizarlo, ¡incluso a nivel global!

1.-Change.org

http://www.change.org/es-LA

Se trata de una plataforma ideal para iniciar causas a nivel local, nacional o global. Esta red está presente en 196 países y es utilizada por millones de personas para iniciativas solidarias de todo tipo.

2.-Ashoka

http://mexico.ashoka.org/qui%C3%A9nes-somos

Esta es una de las organizaciones internacionales con más antigüedad y prestigio a la hora de apoyar con financiación y ‘networking’, causas y personas con ideas que puedan significar un cambio positivo y replicable. Fundada en 1981 por Bill Drayton, esta red de emprendedores sociales funciona en varios países desde 1981 bajo el lema “Todos podemos Cambiar el Mundo”, y  lo hace no sólo con apoyo económico, sino con asesorías, y poniendo en contacto a los emprendedores sociales con instituciones y empresas que puedan magnificar el impacto de su sueño, o su idea.

3.-Idea.me

http://idea.me/faq       

Esta es una de las muchas redes sociales que ya utiliza con éxito el llamado “crowdfunding” (microfinanciamiento) conectando a los “soñadores o emprendedores” directamente con el público interesado en apoyar con donaciones mínimas los proyectos. Igual que otras plataformas similares, gracias a la magia del internet es posible recibir apoyo de cualquier parte del mundo.

4.-Facebook-Causas

https://www.causes.com/tips

“Alrededor de un 30 % de la gente que visita nuestras páginas, entra en acción”. No lo dice cualquiera, sino los creadores de “Causas de Facebook”, para cuyos creadores no pasa desapercibido el gran potencial de cambio que tiene de la reina de las redes sociales. Según su propio “micro-sitio’ destinado a los que sueñan activamente con un mundo mejor, alrededor de 170 millones de personas se han involucrado de alguna manera en más de 500 causas, y tú puedes ser un protagonista más de esta avalancha positiva

5.-Global Giving-Jumo

http://www.globalgiving.org/jumo/

Algunos ya la reconocen como ‘el Facebook de la Filantropía’, y el positivo apodo no es gratuito, pues el fundador de esta ‘red social dedicada exclusivamente a las causas sociales es nada más y nada menos que de Chris Huges, uno de los cofundadores de Facebook, y el artífice en redes sociales de la exitosísima campaña que llevó a Barack Obama a la casa Blanca. La particular idea aquí es idea es ir ‘de lo global a lo comunitario’. El origen de su nombre ya nos da una idea de sus metas, pues “Jumo” es una palabra que significa ‘juntos en concierto’ en la lengua africana yoruba.

6.-SocialTeam

http://www.socialteam.org/es/la-fundacion/

Ayudar a ayudar: ésta es la meta de SocialTeam, que fue creada para conectar a quienes necesitan apoyo para sacar sus ideas adelante, y a aquellos que de alguna forma están dispuestos a colaborar con proyectos que los inspiren o los seduzcan. ‘El ser humano y su entorno’ es el foco de atención de esta red social colaborativa, con toda la amplitud que eso significa. La integración, la inclusión y el desarrollo con una base de responsabilidad y ética son los ejes que motivan a esta iniciativa.

7.-Avaaz: el mundo en acción

http://www.avaaz.org/es/highlights.php

Nacida en 2007, probablemente esta es la plataforma cuya influencia digital que ha logrado cambios tangibles en decisiones políticas reales. A través de su particular ‘lobbying’ (grupos de presión), sus creadores han comprobado una y otra vez que internet es una herramienta poderosísima con alcances globales y resultados a corto, mediano y largo plazo. Avaaz, que evoca la palabra ‘voz’ en diversas lenguas, hoy coordina campañas de todos los colores y sabores en 15 idiomas, y tiene un número siempre creciente de usuarios que supera a los 18 millones de personas; personas que han dejado la indiferencia y han pasado a la acción, y que se sienten y actúan (literal y metafóricamente) como “ciudadanos del mundo”.

ENTRESACADO

En todo el planeta la solidaridad no sólo está de moda, no: la solidaridad es hoy en día toda una tendencia que va en ascenso

lo que sucede en el otro lado del mundo nos parece cada vez más cercano. Somos la generación del llamado ‘tiempo real’, testigos inmediatos