Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

Muchos animales tienen una fama terrible de ser tóxicos o mortales por su apariencia física externa, pero esto poco tiene que ver con que realmente puedan causarnos algún daño. Estos animales probablemente desarrollaron un aspecto amedrentador para pasar desapercibidos y alejar a posibles depredadores, la selección natural favoreció a los individuos que tenían éstas características lo cuál les permitió tener muchos hijos, sin embargo al toparse con el humano, esta característica los vuelve mas indefensos. El simple hecho de ser feo podría asegurarles la muerte.

Las mantis religiosas pertenecen a este grupo de bichos con mala fama que muchas veces los lleva a la muerte. Pero ¿qué son en realidad las mantis?, son insectos carnívoros espectaculares que pasan desapercibidos la mayor parte del tiempo por que son muy buenos para esconderse, son miméticas, dependiendo del sitio donde viven pueden ser de color café o verde, incluso algunas parecen flores. Una vez que el ojo humano las encuentra, cuando fijamos bien la mirada en una planta o en un tronco, llaman la atención por sus patas frontales robustas que parece adoptar una posición de rezo. De ahí que se les conozca comúnmente como mantis que en griego significa “profeta o sabio”, el nombre popular en México es campamocha que proviene del náhuatl y hace referencia al bicho en cuestión. En otras regiones también se les conoce como “mata caballos” y como podrán imaginar su futuro no es muy promisorio puesto que la gente cree que pueden causar la muerte de los queridos equinos.

En general en México, las mantis tienen la mala fama de ser venenosas y son eliminadas sin ton ni son por todo el país, sin embargo estos insectos no pican ni muerden, ni siquiera tienen glándulas de veneno, a lo mucho podrían darnos un pellizco, por lo que es un mito que perjudica ampliamente a las mantis. Debemos hacer campaña para detener esta fama y que se acabe la masacre injustificada! Realmente son insectos inocuos. Otra parte de los mitos alrededor de las mantis es que las hembras son bichos terroríficos porque decapitan a los machos durante la cópula, ¿qué clase de bicho inhumano podría hacer esto? Si bien en condiciones de cautiverio hay algunos reportes de que las hembras han cortado la cabeza de los machos, esto no es la norma ni mucho menos. El porqué de esta práctica extraña se relaciona con el hecho de que las hembras son mucho mayores que los machos, como dos o tres veces,  por lo que la naturaleza carnívora de las mantis puede no diferenciar entre una presa y su compañero de cópula.

En contraste en otras culturas las mantis religiosas son consideradas de buen augurio. Por ejemplo en Francia se supone que pueden ayudar a los niños perdidos a encontrar su camino pues con las patas delanteras señalan por hacia donde deben caminar, mientras que los árabes consideran que tiene buena suerte la persona en la que aterriza una mantis.

En le mundo se conocen alrededor de 2,500 especies de mantis y tienen una distribución principalmente en zonas tropicales, en México se ha descrito 50 especies, son comunes en las selvas pero también en los jardines citadinos. Como son depredadores muy voraces algunas especies se han utilizado como control biológico de plagas, es decir, en lugar de usar insecticidas se han se introducen mantis en cultivos para acabar con los insectos dañinos. A pesar de parecer una buena idea, como no son muy específicas en su dieta han resultado un poco problemáticas porque también se comen a los insectos benéficos como a los polinizadores, por lo que han caído en desuso como controladores biológicos. Sin embargo tener a una mantis en el jardín o algunos individuos de las mantis nativas en un campo de cultivo es benéfico, pues mantienen a raya las poblaciones de mosquitos y los pulgones que atacan nuestras plantas ornamentales.

Por otro lado, las mantis además de tener las patas delanteras desarrolladas con espinas prominentes para atrapar a sus presas, tienen una cabeza con mucha movilidad que junto con sus ojos compuestos les permite tener una visión de 360°. La mayor parte del tiempo están posadas sin moverse esperando a que llegue su presa, pero también pueden volar, tienen dos pares de alas. Es un espectáculo formidable ver a uno de estos bichos volar, parecen bailarinas del teatro chino.

El ciclo de vida de las mantis dura un año aproximadamente. Para convertirse en imagos o adultas, las mantis tienen que realizar el proceso de la muda entre tres y 12 veces, pero a diferencia de otros insectos no sufren metamorfosis, los juveniles son iguales a los adultos, solamente mas pequeños. Para procrear, el macho corteja a la hembra, monta a la hembra y la sujeta con sus patas delanteras para inmovilizarla y depositar su espermatóforo (paquete de espermatozoides) en el orificio genital. Posteriormente la hembra deposita los huevos (entre 60 y 400) envueltos en una masa espumosa sobre la vegetación que permanece hasta la primavera.

Espero que al conocer un poco de la biología de las mantis logre convencerlos de que debemos proteger a estos bichos maravillosos e inofensivos y que si observan a alguien matando a alguno tengan los elementos para defenderlo.