La Comisión Nacional de Sanidad indicó que, hasta la pasada medianoche local, se habían registrado 9 mil 915 casos graves, mientras que 24 mil 734 personas habían sido dadas de alta.

Pekín, 24 feb (EFE).- Las autoridades sanitarias chinas informaron hoy de que el domingo se produjeron 150 nuevas muertes en el país por el COVID-19 hasta alcanzar los 2 mil 592 fallecidos y se detectaron 409 nuevos infectados hasta situar el total de contagiados en 77 mil 150 personas.

La Comisión Nacional de Sanidad indicó que, hasta la pasada medianoche local (16:00 GMT del domingo), se habían registrado 9 mil 915 casos graves, mientras que 24 mil 734 personas habían sido dadas de alta.

Asimismo, en su informe diario, la fuente añadió que hasta la fecha se ha realizado seguimiento médico a 635 mil 531 pacientes en contacto cercano con los infectados, de los cuales 97 mil 481 siguen en observación

De estos últimos, 3 mil 434 son casos sospechosos de haber contraído el nuevo coronavirus, bautizado como SARS-CoV-2.

En la provincia de Hubei, foco de la epidemia donde la situación es mucho más grave, se registraron 398 nuevos infectados y 149 muertes, lo que supone que en el resto de China solo se detectaron 11 casos nuevos en las últimas 24 horas y se contabilizó una nueva muerte en la isla meridional de Hainan.

De los 398 casos de Hubei, 348 surgieron en su capital Wuhan, mientras que mil 439 enfermos fueron dados de alta el domingo.

Entre los casos confirmados, 9 mil 430 se encuentran graves en Hubei y 8 mil 329 en Wuhan.

Las muertes en la provincia se elevan ahora a 2 mil 495 -mil 987 en Wuhan- y los infectados a 64 mil 287, más de 46 mil de ellos en la capital, que ayer cumplió un mes en cuarentena.

Aunque una treintena de países cuentan con casos diagnosticados de COVID-19, China acapara en torno al 99 por ciento de los infectados.

Los síntomas de la nueva enfermedad son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

COREA ACTIVA ALERTA MÁXIMA

El Presidente de Corea del Sur activó el domingo en su país el máximo nivel de alerta por enfermedades infecciosas y afirmó que las autoridades deben tomar medidas “fuertes, sin precedentes” para combatir el brote vírico.

El Presidente, Moon Jae-in, hizo esas declaraciones al inicio de una reunión del Gobierno después de que las autoridades informaran de 123 casos nuevos el domingo, elevando el total del país a 556 infectados, con cinco muertos.

Irán, por su parte, subió a 8 la cifra de muertos por el virus en su territorio, la cifra más alta fuera de China. El Ministerio de Salud dijo que había 43 pacientes confirmados en el país, que informó de su primer caso el pasado miércoles.

Por otro lado, en Israel se produjo un incidente diplomático después de que las autoridades locales negaran la entrada a un avión surcoreano. El episodio reflejaba el temor y las tensiones que rodean al creciente brote.