“Se requerirán políticas y Estados más innovadores e instituciones más flexibles. Los moldes de lo tradicional se rompieron. Necesitamos más que nunca más cooperación para tener mejores políticas públicas, sólidas, para un sector como el agro que es estratégico para mantener el mundo de pie”, indicó el director general de IICA.

Santiago de Chile, 23 de abril (EFE).- Cooperación entre países y refuerzo de los sistemas productivos son claves para afrontar el efecto en los sistemas de alimentación que pueda ocasionar la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus, informó la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“La cooperación internacional es una de las principales herramientas que tenemos para enfrentar los efectos de la pandemia; ningún país por si solo podrá garantizar la alimentación de su población”, destacó el representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué.

Así lo recalcó durante una reunión de la FAO, junto al Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), y Ministros y Secretarios de Agricultura de 34 países de la región en la que se analizó el impacto de la pandemia en la seguridad alimentaria.

Los ministros destacaron la importancia de que los alimentos estén disponibles a precios convenientes, y que su producción, distribución y venta se lleve a cabo con el menor riesgo a la salud de todos quienes participan en la cadena alimentaria.

Asimismo, enfatizaron la necesidad de impulsar el comercio intrarregional de alimentos.

“Esta crisis nos enseña que hay que acelerar la transformación de los sistemas alimentarios para que sean más resilientes, incluyentes y sostenibles”, agregó Berdegué.

Desde el IICA, su director general, Manuel Otero, explicó que el futuro próximo será un tiempo de “cooperación, complementariedad y trabajo conjunto”.

“Se requerirán políticas y Estados más innovadores e instituciones más flexibles. Los moldes de lo tradicional se rompieron. Necesitamos más que nunca más cooperación para tener mejores políticas públicas, sólidas, para un sector como el agro que es estratégico para mantener el mundo de pie”, indicó Otero.

Los ministros y secretarios compartieron algunas políticas exitosas de sus países, como evitar acciones unilaterales por parte de países concretos, apuntó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, Víctor Villalobos.

En representación de la Comunidad del Caribe (Caricom), el ministros de San Vicente y las Granadinas, Saboto Caesar, destacó la necesidad de que no se corte la cadena de suministros alimentarios.

En ese sentido, el subsecretario de Agricultura para Comercio y Asuntos Agrícolas Extranjeros de Estados Unidos, Ted McKinney, apuntó a incrementar la producción; y desde Brasil, la ministra Tereza Cristina Corrêa señaló estas cadenas agropecuarias serán esenciales en los momentos que cese la crisis sanitaria.

“El comercio libre y justo es la llave para la provisión de alimentos, sobre todo para las áreas más pobres del mundo”, indicó Corrêa.