“Si no tenía sexo con él, me iba a echar”, dijo una ciudadana ante el temor de ser desalojada. “Como madre soltera, no tenía opción. No quería perder mi vivienda”, añadió.

Ciudad de México, 23 de mayo (SinEmbargo).- El sexo como forma de pago para cubrir la renta de viviendas en Estados Unidos e Inglaterra en los últimos años se ha vuelto una práctica cada vez más común; sin embargo, se ha incrementado considerablemente a causa de la crisis por la pandemia de COVID-19. Esto conforme a un artículo publicado por la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo con una encuesta realizada por la Alianza Nacional de la Vivienda Justa (NFHA, por su sigla en inglés), retomada por Reuters, se encontró que de 100 grupos de vivienda justa en Estados Unidos, un 13 por ciento ha notado un incremento en los casos de acoso sexual durante el confinamiento.

Una mujer a la que el propietario amenazó con desalojar declaró en el sitio de la NFHA que si no accedía a sostener relaciones sexuales con él, la correría.

“Si no tenía sexo con él, me iba a echar”, dijo. “Como madre soltera, no tenía opción. No quería perder mi vivienda”, agregó.

Además, organizaciones de beneficencia han denunciado una creciente tendencia hacia el sexo por alquiler. Anuncios en Internet que ofrecen alojamiento gratuito a cambio de favores sexuales cada vez son más comunes a raíz del brote del SARS-CoV-2.

Ello obedece a que, debido a la pandemia, miles de personas quedaron desempleadas o sus ingresos se vieron mermados, lo que provocó que no pudieran pagar la renta de los apartamentos que habitan.

En algunos países de América y Europa autoridades han implementado apoyos en efectivo para las personas, así como el congelamiento de las rentas y prohibiciones de desalojos, para coadyuvar a personas que se han visto afectadas económicamente por la cuarentena.

“Quienes son realmente vulnerables cuando se enfrentan al desalojo, especialmente durante una pandemia, a veces se enfrentan con decisiones imposibles”, declaró a Reuters, Morgan Williams, asesor general de NFHA.

“Los depredadores en el contexto de la vivienda (…) se aprovechan de esa vulnerabilidad”, agregó a la Fundación Thomson Reuters.

De acuerdo con Reuters, una encuesta realizada en 2018 por la organización benéfica de vivienda “Shelter England” arrojó que en los últimos cinco años, unas 250 mil mujeres en la Gran Bretaña habían recibido propuestas para hacer favores sexuales a cambio de condonar sus rentas.

Por su parte, Wera Hobhouse, legisladora británica que lucha contra el abuso de poder para beneficio sexual, señaló que es probable que aumente el sexo por alquiler, debido a que las personas quieren “desesperadamente” mantenerse en casa, y muchos caseros aprovechan la situación para verse benficiados.

“La dificultad financiera que muchos en el Reino Unido han experimentado como resultado del COVID-19 significará que más personas se verán obligadas a aceptar estos arreglos como una alternativa a quedarse sin hogar en el peor momento posible”, apuntó Hobhouse.

“Muchas mujeres no denuncian el acoso sexual por parte de los propietarios por temor a perder su vivienda o porque estaban luchando con otros problemas, como la pobreza. Quejarse en el clima actual es difícil”, concluyó.