Taiwán registra 441 casos positivos de COVID-19 sin que en los últimos dos días se hayan reportado nuevos contagios; mientras que la cifra de muertos permanece en siete.

Ciudad de México, 22 de mayo (SinEmbargo).– Científicos de Taiwán se unen a la carrera para crear una vacuna contra el coronavirus, por lo que en otoño realizarán sus primeras pruebas clínicas en humanos.

“Los ensayos de la vacuna en humanos tendrán lugar en otoño”, informó William Lai, vicepresidente deTaiwán, en su cuenta de Facebook.

Lai visitó el Instituto de Investigación de la Salud para dialogar con el equipo que desarrolla la vacuna en la isla y recordó que el instituto ayudó al gobierno de Taipei a combatir la neumonía atípica en 2003 y la gripe aviar en 2005.

Taiwán registra 441 casos positivos de COVID-19 sin que en los últimos dos días se hayan reportado nuevos contagios; mientras que la cifra de muertos permanece en siete.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus en el mundo, varios países han buscado una vacuna que ayuda a erradicar el virus, siendo China el país que más ha avanzado.

Los resultados de la primera fase de los ensayos clínicos de un candidato a vacuna en China demuestran que ésta es segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmunológica contra el coronavirus SARS-CoV-2 en humanos.

El responsable de este ensayo clínico -la vacuna tiene que pasar tres fases- es el Instituto de Biotecnología de Pekín, en China, y sus resultados se publican en la revista científica The Lancet.

El estudio se ha hecho en 108 adultos sanos entre 18 y 60 años y demuestra “resultados prometedores” después de 28 días, según los autores, que no obstante señalan que son necesarios más ensayos para saber si la respuesta inmune que provoca protege eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.

“Estos resultados representan un hito importante”, señala Wei Chen, del Instituto de Biotecnología de Pekín, para quien este ensayo demuestra que una sola dosis de la nueva vacuna, que utiliza un vector adenovirus tipo 5 (Ad5-nCoV), produce en 14 días anticuerpos específicos contra el virus y células T -un tipo de glóbulos blancos que juega un papel clave en la respuesta inmune-.

Esto la convierte “en una candidata potencial para una mayor investigación”, indica Chen, quien no obstante apunta que los resultados deben ser interpretados con cautela.

-Con información de EFE