2018: el año de todos los peligros
Este 2018 la violencia ha estado presente más que nunca en la vida diaria de los mexicanos, y ha alcanzado a todos los grupos y estratos sociales. A pesar de que las próximas elecciones podrían representar un respiro y un cambio positivo, especialistas consideran que ninguno de los aspirantes a dirigir el país cuentan con una estrategia sólida en materia de seguridad y justicia; ante esta situación, en el Excélsior, el periodista especializado en temas parlamentarios, Francisco Garfías, escribe que: “en México, estamos en el pico de los niveles de inseguridad y violencia. Sale muy barato matar. Cotidianamente nos levantamos con la noticia de que, al amparo de la impunidad, otro candidato, alcalde, periodista o activista fue “ejecutado”. Pero, también que encontraron no sé cuántos cadáveres en una fosa común, que disolvieron a jóvenes estudiantes de cine, que asesinaron a una familia entera o que emboscaron a policías y los masacraron cobardemente. Las cifras del horror son históricas. En 2017 se estableció un récord: 21 mil 198 homicidios dolosos. En 2018, año de la elección más importante en décadas, vamos derechito a romperlo. Este es el año de todos los peligros […] según especialistas en la materia, ninguno de los candidatos a la Presidencia de la República, ni los que aspiran a las nueve gubernaturas, ha presentado propuestas sólidas en materia de seguridad y justicia. Es el caso del Observatorio Nacional Ciudadano, organismo de la sociedad civil que sigue con lupa la situación en materia de seguridad y justicia […] El análisis que hizo el Observatorio incluye sus propuestas en materia de drogas, lavado de dinero, tráfico de armas, trata de personas, procuración e impartición de justicia, prevención de la delincuencia, policía, sistema penitenciario, Derechos Humanos…”.

Panistas en corrupción de César Duarte
A pesar de que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, se ha esforzado por culpar a César Duarte y al Partido Revolucionario Institucional de la actual crisis que vive la entidad y del desfalco del que fueron víctimas las arcas del estado, se olvidó de mencionar que también puede haber algunos panistas involucrados en la red de corrupción del ex Gobernador priista. Al respecto, en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “la red de corrupción de César Duarte Jáquez no sólo alcanzó al Partido Revolucionario Institucional estatal y a destacados priístas. En las listas de pagos mensuales y transferencias ilegales con recursos públicos del ex mandatario, hoy prófugo y sobre el que pesan órdenes de aprehensión y extradición, también hay encumbrados panistas, como la actual alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos y su secretario del Ayuntamiento, César Jauregui Moreno […] Extrañamente los pagos de Duarte a panistas no figuran en las investigaciones por corrupción del actual gobernador del Partido Acción Nacional, Javier Corral […] Lo que nunca aparece en la operación ‘Justicia para Chihuahua’ y menos en las investigaciones de la Fiscalía estatal, son los pagos igual de detallados con fechas, montos y en las mismas relaciones de los pagos hechos al Partido Revolucionario Institucional, que César Duarte hizo a los panistas María Eugenia Campos y César Jauregui Moreno […] Hoy Campos Galván busca reelegirse como alcaldesa de Chihuahua y con ella va también César Jauregui como su secretario del Ayuntamiento. Es la misma dupla que desde el Congreso estatal en la legislatura pasada, él como coordinador del Partido Acción Nacional y ella vicecoordinadora, fueron piezas claves para aprobarle al gobierno de César Duarte desde sus cuentas públicas de los últimos tres años de su gobierno (2014 al 2016), hasta sus endeudamientos de 25 mil millones de pesos que fueron autorizados por el Congreso estatal […] La pregunta es si la justicia de Corral es más justa con unos (sus correligionarios panistas) que con otros (sus enemigos priístas). Si de verdad quiere combatir la corrupción en Chihuahua, con una cruzada que es su principal acción de gobierno y hasta con ‘marchas por la dignidad’ y enfrentamientos con el presidente Peña Nieto y el Poder Judicial federal, el gobernador Javier Corral debería incluir en sus investigaciones también a los de casa”.

Votando desde lejos
El “error” que tuvo el Instituto Nacional Electoral al momento de enviar las boletas electorales para que los mexicanos que viven en el extranjero pudieran emitir su voto levantó en más de uno la sospecha natural de un posible fraude, situación que molestó a quienes pretenden participar en los próximos comicios; al respecto, en Reforma, el periodista Jorge Ramos, escribe que: “todo comenzó con un tuit. Acababa de votar en mi casa en Miami para escoger al próximo presidente de México. Este es un derecho que tenemos todos los mexicanos. Pero al poner el voto dentro del sobre de UPS que lo llevaría a México, me di cuenta que la etiqueta pre-impresa iba dirigida a un individuo -Alejandro Sosa- y no al Instituto Nacional Electoral (INE). ¿Por qué? Puse mi queja en Twitter y a los pocos minutos el Instituto Nacional Electoral me contestó […] ‘Por un error de impresión’, 44 mil 197 de los 181 mil 256 sobres para votar iban con un remitente distinto al del Instituto Nacional Electoral. ¡El 24 por ciento de las etiquetas tuvo un error! El Instituto Nacional Electoral nos asegura que “cada voto enviado desde el extranjero está seguro”. Pero la larga historia de fraudes electorales en México no tranquiliza a nadie. Es una tristeza que apenas 181 mil mexicanos (nacidos en México) puedan votar este año desde el exterior cuando somos más de 12 millones viviendo en Estados Unidos y otros países […] No importa cuánto tiempo llevemos fuera de México, nunca dejaremos de preocuparnos por lo que pase en el país. La decisión de irnos fue dificilísima. La violencia, corrupción y falta de oportunidades nos expulsó del país. Muchos no pueden ir y volver por ser indocumentados. Pero seguimos ligados por sangre, por celular, por avión, por la cartera, por una larga historia que no puede borrar la frontera y, ahora, por el voto. Por eso también queremos influir en la elección del próximo Presidente. Aunque pareciera que los partidos políticos han hecho todo lo posible para reducir el número de mexicanos que votan desde el exterior […] Votar desde el extranjero no debe ser un acto de fe”.

Lecciones futboleras
Aunque muchos consideran que el Mundial de Rusia 2018 funciona como un distractor de la atención pública de las cosas “importantes”, es claro que en la primera semana de la justa mundialista ha quedado demostrado que tenemos la capacidad de unirnos en torno a una celebración sin importar las diferencias, mientras que el tenso entorno electoral nos hace dividirnos cada vez más.Es por eso que en Milenio, el periodista Hugo García Michel, escribe que: “el Mundial de futbol de Rusia ha llegado como un muy afortunado, reconfortante y emotivo bálsamo, capaz de curar algunas de las heridas que a los mexicanos nos han causado la polarización y el odio entre facciones políticas a lo largo de todos estos meses de campaña electoral. Si como dijo Jorge Valdano, el balompié es lo más importante entre las cosas menos importantes, pienso que a pesar de esa pretendida falta de importancia se trata de una actividad que puede dejarnos grandes lecciones y un muy útil aprendizaje. El futbol es mucho más que 22 personas que corren detrás de un balón para patearlo […] Tan solo la victoria de la selección nacional sobre el poderoso equipo de Alemania logró que la gran mayoría de los mexicanos nos sintiéramos unidos en una sola alegría y un solo orgullo, sin importar razas, credos, ideologías o clases sociales. Mientras la política nos tiene terriblemente divididos, el juego del hombre (Ángel Fernández dixit) logró unificarnos […] Son algunas lecciones que podemos entresacar de lo que Manuel Seyde llamaba la fiesta del alarido y aunque también hablaba de los ratones verdes, parece llegada la hora de dejar atrás a tan dañina subespecie roedora”.

Peligro
El robo de hidrocarburos es una de las actividades más riesgosas debido a las constantes explosiones de tomas clandestinas; a pesar de esto, los huachicoleros no parecen preocuparse por su integridad, pues en un intento por evadir a la justicia, transportan de maneras muy riesgosas el combustible robado. Al respcto En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “en Cuautepec de Hinojosa, Hidalgo, el delito del huachicoleo rompió con toda la lógica. Inflamable y peligroso es ya succionar y transportar los hidrocarburos; tanto, que cada semana se producen estallidos con un considerable número de muertos y heridos. Pues ayer policías estatales detuvieron una camioneta que llevaba el combustible robado en bolsas de plástico transparente, como si se tratara de una bebida. Traían 15 bolsas grandes de plástico llenas con hidrocarburo. Según autoridades policiales, se empezó a detectar esta modalidad de transportar combustible, en un intento de los huachicoleros por no ser atrapados. El riesgo se potencializa no sólo para quien lo traslada, sino también para la población en general. El delito explosivo no tiene fin”.

Veterano del PRI se va con AMLO
A medida que se acerca el día de la elección, se hace cada vez más posible que Andrés Manuel López Obrador llegue a los pinos; posiblemente debido a esto es que continúa la desbandada de priistas que buscan subirse al “carro ganador”. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “uno de los veteranos del Partido Revolucionario Institucional se puso al ladito del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y de su cuñado, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia al gobierno de Tabasco, Adán Augusto López Hernández. ¿De quién le hablamos? Del senador tricolor Humberto Mayans Canabal, quien trabajó para el gobierno de Enrique Peña Nieto y ahora, en la tercera elección en la que juega el puntero en las encuestas, argumenta que se va con don Andrés Manuel, no por cargos, sino porque tiene todas las probabilidades de ganar y ser el primer tabasqueño presidente de la República. Si un priísta con 50 años de trayectoria se aparta, nos dicen, encierra un mensaje de que en su estado y en su partido faltó trabajo político. ¡Esas son convicciones!”.

Cierres disparejos
A lo largo de esta semana los candidatos a distintos puestos de elección popular realizarán sus actos de cierre de campaña; sin embargo, es claro que algunos tendrán capacidad para hacer eventos más masivos que otros; al respecto en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “cómo cambian las cosas en unos años. Mientras Andrés Manuel López Obrador echó toda la carne al asador en su cierre de ayer en la Macroplaza de Monterrey, el Partido Revolucionario Institucional, que durante décadas fue el rey del acarreo en esa explanada, optó por un acto muuucho más chico para su candidato. El equipo del “no priista” José Antonio Meade decidió no competir contra la conocida capacidad de “movilización” del Partido del Trabajo, por lo que llevarán a su gallo, otro día, a la Arena Monterrey en donde caben, cuando mucho, 17 mil personas. En tanto, la estrategia del frentista Ricardo Anaya es diametralmente distinta, pues no tendrá cierre en Monterrey, ni tampoco en Guadalajara. En su lugar, irá a Ciudad Victoria, Tamaulipas, y a León, Guanajuato. Finalmente, Jaime Rodríguez “El Bronco” también irá a la Macroplaza, pero el domingo por la tarde. Quizás para aprovechar que siempre hay mucha gente a esa hora y que no se vea tan vacía… y eso que, se supone, juega de local”.

Romo será Jefe…aunque no quiera
El empresario Alfonso Romo ha logrado ocupar un lugar privilegiado dentro del equipo de andrés Manuel López Obrador, tanto que se rumora que será el próximo jefe de la Oficina Presidencial en caso de que el tabasqueño gané las elecciones. En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “acaso le habrán hecho manita de puerco, pero el hecho es que el empresario Alfonso Romo fue anunciado ayer en su natal Nuevo León como el eventual jefe de la Oficina de la Presidencia si Andrés Manuel López Obrador gana la elección del 1 de julio próximo. La duda surge porque el regiomontano, que ha trabajado codo a codo con el tabasqueño y lo ha representado y promovido ante la cúpula empresarial, había dicho en una entrevista con Azucena Uresti, en Milenio, que no quería ese cargo y no lo aceptaría”.