Tras la polémica que desató la gabardina con el mensaje “Realmente no me importa, ¿a ti?” que utilizó la Primera dama estadounidense, Melania Trump, para visitar un centro que alberga niños inmigrantes separados de sus padres en Texas, una marca creó su propia chaqueta con la frase: “Realmente sí me importa. ¿Y a ti?” y recibió cientos de mensajes de apoyo en redes sociales.

Estados Unidos, 23 de junio (EFE).– La gabardina creada por la compañía de ropa Wildfang en respuesta a la que llevaba la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, durante su visita a un albergue para niños inmigrantes en Texas se agotó hoy en tan solo unas horas tras su lanzamiento en la web.

La compañía, con sede en Portland, anunció en Instagram que la totalidad de los ingresos se destinará a la organización sin fines de lucro Centro de Refugiados e Inmigrantes para la Educación y Servicios Jurídico (Raices), que lleva a cabo actualmente una campaña para poner fin a la separación familiar en la frontera entre Estados Unidos y México.

El abrigo de Melania Trump llevaba impresas las palabras “Realmente no me importa. ¿Y a ti?” y provocó indignación pública en redes sociales.

En respuesta, Wildfang publicó una foto en Instagram que mostraba a una modelo con el mensaje en su chamarra: “Realmente sí me importa. ¿Y a ti?”. La compañía comentó: “¿Y qué tal si hacemos nuestra propia versión de la chaqueta de Melania y donamos todas las ganancias a @raicestexas. ¿Quién se apunta?”.

La publicación se volvió viral y recibió numerosas muestras de apoyo.

Aunque el modelo de esta versión de la chaqueta que llevó Melania el jueves en su visita a Texas está agotada (tenía un precio de 98 dólares), todavía se puede comprar la camiseta con el mensaje impreso.

La compañía incluye dentro de estos dos modelos en su tienda por internet un mensaje para la primera dama que dice: “Oye, Melania, ¡a nosotros sí que nos importa! Por eso hemos hecho esta chaqueta. Queremos decir que apoyamos a los inmigrantes. Queremos decir que sí nos importa”.

La primera dama ya no llevaba la gabardina cuando desembarcó unas horas más tarde en McAllen, en Texas, para visitar uno de los centros de detención para menores inmigrantes y otras instalaciones gestionadas por la Patrulla Fronteriza en esa localidad.

La chamarra era de la marca española Zara y se vendía por 39 dólares, según la publicación Daily Mail, aunque no parece estar disponible en la web estadounidense de la firma española.

La portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham, confirmó la autenticidad de la fotografía que originó la polémica al ser cuestionada al respecto por los periodistas.

“Es una chaqueta. No había ningún mensaje oculto. Después de la importante visita a Texas de hoy, espero que los medios no vayan a elegir centrarse en su vestuario (como hicieron el año pasado con sus tacones altos)”, afirmó Grisham.

Las expresiones de sorpresa e incredulidad se multiplicaron en Twitter al difundirse la fotografía, con un usuario declarándose “sin palabras” y otro aventurando que el mensaje iba dirigido a apaciguar a la base de votantes del Presidente estadounidense, Donald Trump.

Trump dijo horas más tarde en Twitter que el mensaje inscrito en la gabardina de Melania iba dirigido a los medios de comunicación.