Carlos Salinas de Gortari ha sido señalado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como el “padre de la desigualdad moderna”, y líder de la “mafia del poder”. Actualmente radica entre las ciudades de Londres y Dublín.

Ciudad de México, 23 de junio (SinEmbargo).- El ex Presidente Carlos Salinas de Gortari habría recibido la residencia permanente por parte del Reino Unido, luego de 23 años de radicar entre Londres y Dublín, Irlanda.

Según información del portal Contralínea, el tiempo que Salinas de Gortari ha vivido en dichas ciudades europeas la ha sido reconocido por “el Gobierno inglés para otorgarle la residencia y con ella el ex mandatario mexicano podría salir, entrar y, sobre todo, refugiarse en el viejo continente ante cualquier contingencia legal”.

El ex mandatario ha sido señalado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como el “padre de la desigualdad moderna”, y líder de la “mafia del poder”.

Su nombre volvió a la luz mediática cuando López Obrador aseguró que si la gente lo decidía, los ex mandatarios Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, podrían ser juzgados por corrupción.

Además, su hijo, Emiliano Salinas, fue señalado de formar parte de la secta NXIVM, señalada por esclavizar sexualmente a las mujeres de dicho grupo. Recientemente el líder de dicha organización, Keith Raniere, fue declarado culpable de tráfico sexual de personas, trabajo forzoso de las víctimas, extorsión, robo de identidad, asociación para delinquir, fraude electrónico y lavado de dinero.

EL SEXENIO DE SALINAS

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se privatizaron y desincorporaron del Estado 390 empresas, el 63 por ciento de las que existían entonces y, al final de ese Gobierno, el número de mexicanos más ricos del mundo registrados por la revista Forbes pasó de una familia –los Garza Sada– a 23 clanes multimillonarios que sumaron en conjunto 41 mil 900 millones de dólares en 1994, año en que también inició una crisis económica que disparó los niveles de pobreza al 69 por ciento de los mexicanos.

Entre estos millonarios está Ricardo Salinas Pliego, de Grupo Salinas y quien es hoy uno de los asesores empresariales del actual Gobierno federal. Además, nueve empresarios de esa lista ya fallecieron.

“Cuando llega [Carlos] Salinas aparecía en la revista Forbes, especializada en finanzas, sólo un multimillonario en la lista de los hombres más ricos del mundo, una familia, la familia Garza Sada. Con una tradición empresarial, pero era eso en el 88″, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina del 21 de febrero pasado.

Se trataba de Adrián Sada González, presidente de Vitro (1,300 millones de dólares); el fallecido Bernardo Garza Sada, de Grupo Alfa (1,200 millones de dólares), y el también finado Eugenio Garza Lagüera, de Femsa (1,100 millones de dólares).

“Según Forbes al término del sexenio de Salinas ya aparecían más de 24 en la lista de los hombres más ricos del mundo. Esa familia [los Garza Sada] en el 88 tenía una riqueza de alrededor de dos mil millones, [luego] los demás ya acumulaban 48 mil millones [41 mil 900 millones]. De ese tamaño fue la transferencia de recursos por la política de entrega de bienes nacionales a particulares”, comparó López Obrador.

A nivel regional, en 1987, cuando la revista sacó por primera vez el ranking, había seis fortunas latinoamericanas en la lista, de las que sólo la de los Garza Sada era de México. Para 1994, en América Latina había 42 fortunas, de las cuales 24 eran mexicanas.

De 1993 a 1994, en el mundo el número de multimillonarios creció 15 por ciento mientras que en el país se incrementó casi 85 por ciento, destacó Forbes.

“La llamada política neoliberal no fue más que una política de pillaje, de saqueo, y no solo imperó, dominó, prevaleció la corrupción, sino también se arraigaron prácticas de corrupción en el servicio público”, añadió el mandatario López Obrador.

-Con información de Dulce Olvera