García Luna en el Centro México, foro de 20 de noviembre, 2017. Foto: bakerinstitute.org

“No hay legado más valioso que la honestidad”—Shakespeare

Washington, D.C.— Al margen de si es condenado o no por delitos de narcotráfico, para sus víctimas y para los que padecieron su tiranía, el legado de Genaro García Luna ya está escrito. Los depositarios de ese legado son 120 mil muertos que dejó cuando salió huyendo a la Florida, acusaciones de contubernio con los capos y ser el primer secretario de Estado alcanzado por el largo brazo de la justicia estadounidense.

En un reciente seminario, organizado por El Colegio de México y coordinado por Sergio Aguayo, Tony Payan, director del Centro para los Estados Unidos y México del Instituto Baker de la Universidad Rice, presagió que el legado de García Luna será de “constructor de instituciones”, frase que atribuyó a Eduardo Medina Mora. Tras describirlo como un “personaje muy complejo, que entendía muy bien su trabajo, su visión y lo que él tenía qué hacer en materia de seguridad”, consideró que el que haya evidencia de que pudo haber tomado sobornos del narco, no le quita mérito.

“No creo en el tema de héroes y villanos. Personalmente llegué a entender muy claramente su trayectoria, un hombre del esfuerzo, que nunca tuvo privilegios del Estado, que no viene de familia adinerada”, dijo y, sentenció, “hay un legado de García Luna. Tiene su lugar en la historia asegurado” (“García Luna y la DEA”, 09/06/2020 YouTube).

En sus años de exilio dorado, abruptamente interrumpido por su detención en diciembre de 2019, Genaro García Luna se esforzó en cultivar la imagen que de él tiene Payan. Se abrió puertas en centros académicos en Washington, Nueva York y Houston. Lanzó e una campaña publicarrelacionista que lo perpetuara como el inventor de un enfoque científico sobre seguridad pública en México que él mismo buscó implementar. Y que, de paso, redituara ganancias a GLAC Consulting, la firma de asesoría que cofundó, cuyo teléfono y página web hoy están desactivados.

Payan invitó a García Luna a impartir dos pláticas en 2017 y 2018. La última tomó lugar el 10 de diciembre de 2018, tres semanas después de que Jesús “El Rey” Zambada García declarara bajo juramento en el juicio de El Chapo Guzmán, que dos veces entregó maletas con 3 millones de dólares a García Luna. Nadie trajo a colación el incómodo tema. Fue tabú pese a la cobertura que generó en esos días. Y es que el operador de Calderón no fue a Houston a ser cuestionado. Fue por el sello aprobatorio a su reinvención como teórico, autor y orador.

García Luna y Payan, en el Centro México de Universidad Rice, 10 de diciembre, 2018. Foto: bakerinstitute.org

“Estoy convencido que es un pensador profundo, y hasta un académico en esos temas [protección pública y seguridad] por mérito propio”, dijo Payan al presentarlo. “Difícilmente se puede encontrar a alguien, con conocimientos tan amplios y profundos como nuestro invitado de hoy” (video “Security and Well Being: A new security model for México”, bakerinstitute.org).

En el marco de la conferencia, Payan y Guadalupe Correa, profesora asociada, con tenure, en la Universidad George Mason e investigadora no residente del Centro México en Rice, pasaron tres distendidos días, tardes y noches con García Luna, entrevistándolo y ahondando en su “compleja personalidad”. Hasta lo que se sabe, fueron los últimos académicos que convivieron con él antes de su arresto un año después.

Con base en esos intercambios inéditos, y en un trabajo de investigación previo, Payan y Correa están por publicar uno o dos libros sobre la estrategia de seguridad de Calderón y la trayectoria de García Luna. Pedí a Payan ver el borrador, pero me dijo que, tras consultar con la casa editorial, “por ahora es mejor mantener el manuscrito en sus manos”. Se halla bajo revisión y verificación de datos.

“…Confinar todo el problema de lo que falló durante y después del sexenio de Calderón en una figura… trae riesgos morales. Es muy fácil encontrar un culpable y una vez condenado, los demás actores se lavan la conciencia y se nos pasa la oportunidad de aprovechar a alguien como GGL y su historia como un método para analizar lo que sucedió y sigue sucediendo. Finalmente, GGL es causa, sí, pero también síntoma de algo que sigue pendiente”, me dijo Payan vía correo electrónico.

Pocos en México dan a García Luna el beneficio de la duda. Mucho antes de que fuera encarcelado, investigaciones periodísticas documentaron su complicidad con la DEA, el FBI y la CIA para proteger al cartel de Sinaloa, so pretexto de combatir a los más violentos Zetas; el derroche millonario de recursos del erario para pavonearse en Washington y Nueva York, con libros firmados por él, pero escritos por empleados del gobierno; el montaje con Televisa que casi provocó el rompimiento diplomático con Francia; el uso del aparato de espionaje del gobierno para grabar llamadas de adversarios (“en lugar de grabar a El Chapo”, Josefina dixit); la sumisión de la Policía Federal a los mandos prepotentes de la DEA; y la estructura gansteril que impedía a policías honestos denunciar la corrupción, ineptitud y abuso de poder por temor a represalias o a ser “eliminados”.

García Luna en el Centro México, foro de 20 de noviembre, 2017. Foto: bakerinstitute.org

“Todavía falta que le indaguen toda la corrupción de mandos en la Policía Federal; por tráfico de puestos de confianza, quitando policías de carrera para poner ineficaces en oficinas como Inteligencia, Coordinadores Regionales, así como el trato indigno a personal de campo; destacando a hacer a un lado a los Cdtes. Herrera Valles, poniéndolos en la cárcel por denunciar las tropelías que acabaron con dicha corporación. Que se pudra en la cárcel”, escribió un lector en uno de mis artículos. Javier Herrera Valles fue acusado de nexos con el cartel de Sinaloa tras denunciar por escrito a García Luna. Pasó tres años en la cárcel.

Abundan los ejemplos de personas con negras verdades ocultas que al salir a la luz pública difuminan los logros reales o virtuales que pudieron haber alcanzado. Así, el legado de Nixon no es el acercamiento a China sino el Watergate; el de Salinas de Gortari, no es el TLCAN sino la corrupción de su hermano y la subasta de empresas estatales a sus cuates; el de Epstein, no son los millones de dólares que donó a la academia y la ciencia sino la red de tráfico sexual y pornografía infantil que comandó; y el de García Luna, no es haber creado la Policía Federal y la AFI, independientemente del mérito, sino su complicidad criminal en la guerra de Calderón.

Por la memoria de los miles de mexicanos que perdieron la vida por culpa de un presunto visionario, García Luna tiene un lugar reservado, pero en el basurero de la historia.

Twitter: @DoliaEstevez