La Canciller de Guatemala, Sandra Jovel, culpó este martes a actores nacionales “ávidos de protagonismo” de las posibles sanciones que imponga Estados Unidos después de que se rompiera la negociación de convertir a la nación centroamericana en un “tercer país seguro”.

 Washington, 23 jul (EFE).- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó este martes a Guatemala con “vetos, aranceles e impuestos a las remesas” debido a que, según dijo, el país centroamericano ha decidido romper un acuerdo inicial con Washington respecto a la conocida como política de un “tercer país seguro”.

“Guatemala, que ha estado formando caravanas y enviando grandes cantidades de gente a Estados Unidos, algunos de ellos con antecedentes criminales, ha decidido romper el acuerdo que tenían con nosotros para la firma del necesario Acuerdo de Tercer (País) Seguro”, aseguró el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Trump se refería a un nuevo procedimiento anunciado este mes por el Gobierno que consiste en establecer “países seguros”, en principio México y Guatemala, en los que los extranjeros que desean pedir asilo tienen que tramitar sus solicitudes si pasan por ellos para no ser rechazados a su llegada a Estados Unidos.

El gobernante aseguró en su mensaje que su Gobierno estaba preparado para “seguir adelante” con el acuerdo, pero que ahora está estudiando “vetos, aranceles e impuestos a las remesas” y que podría aplicar “todas” estas opciones.

Por último, Trump recordó que hace nueve meses suspendió la ayuda que Estados Unidos destinaba a Guatemala y que suponían una “gran” carga a los contribuyentes de su país.

Fue en marzo cuando el Presidente Trump suspendió la asistencia estadounidense por unos 560 millones de dólares a Guatemala, Honduras y El Salvador acusando a los Gobiernos de esos países de no impedir el éxodo de sus ciudadanos hacia Estados Unidos.

El anuncio del gobernante supone una sorpresa porque precisamente este lunes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) anunció mediante un comunicado que ambas partes “continuaban realizando grandes avances” para adoptar un “enfoque regional” para hacer frente a los “patrones” de la inmigración irregular.

“Ambos países han alcanzado varios acuerdos en términos de cómo reforzar la colaboración, ampliar la capacidad para recibir inmigrantes, adjudicar solicitudes de asilo, alojamiento y retirada de infraestructuras”, detalló la agencia estadounidense.

El pasado 15 de julio, el Gobierno de Trump anunció una medida presentada por el Departamento de Justicia y el DHS, que rechazaría conceder asilo a aquellos inmigrantes que no lo hubieran solicitado antes en un país por el que hubieran pasado antes de llegar a la frontera de Estados Unidos, el llamado “tercer país seguro”.

 Para ese día Trump tenía previsto recibir en la Casa Blanca al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, pero el encuentro se suspendió a última hora por las demandas interpuestas ante el Tribunal Constitucional guatemalteco para evitar que la nación se convierta en “tercer país seguro” para los migrantes que piden refugio.

Dicho acuerdo supondría que los migrantes de Honduras y El Salvador deberían esperar en Guatemala el trámite de sus solicitudes de asilo en Estados Unidos.

De acuerdo con un informe del Banco de Guatemala, las remesas de los inmigrantes guatemaltecos en Estados Unidos a sus familias alcanzaron a 9.300 millones de dólares en 2018.

La Administración Trump ya había presionado en junio con medidas similares, aranceles y el cierre de la frontera sur del país, a México, que finalmente accedió a las demandas de la Casa Blanca.

CANCILLER CULPA A “ACTORES INTERNOS” 

La Canciller de Guatemala, Sandra Jovel, culpó este martes a actores nacionales “ávidos de protagonismo” de las posibles sanciones que imponga Estados Unidos después de que se rompiera la negociación de convertir a la nación centroamericana en un “tercer país seguro”.

Jovel hizo estas declaraciones poco después de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara a Guatemala con “vetos, aranceles e impuestos a las remesas” debido a que, según dijo, el país centroamericano decidió romper un acuerdo inicial con Washington respecto a la conocida como política de un “tercer país seguro”.

Bajo esa figura, Estados Unidos planeaba enviar a solicitantes de asilo de otros países a Guatemala, algo que también ha planteado con México.

“Lamento el proceder de ciertos actores nacionales ávidos de protagonismo. Su ignorancia en la actual política exterior pone en riesgo lo que precisamente estamos tratando de evitar. La imposición de tarifas a nuestros productos y tasas a las remesas será su responsabilidad”, aseguró Jovel en sus redes sociales.

La canciller respondió así a un tuit del activista y ex candidato a la Presidencia Manfredo Marroquín, quien aseguró que la alianza que fraguaban el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y Trump le saldría “cara” al país.

“Es hora de que los ciudadanos pongamos un alto a las irresponsabilidades de Jimmy”, manifestó Marroquín, ex director de Acción Ciudadana, el capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional (TI).