Gonzalo Gil White, ex director de Oro Negro, denunció en su texto que la “campaña en su contra” afecta a los miembros de su familia “y particularmente a quien suscribe este documento”, en un desplegado en el periódico El Financiero.

En el documento pidió al Gobierno de la Ciudad de México evitar que “los bonistas sigan abusando indebidamente del debido proceso legal en perjuicio de Oro Negro”.

-Con información de Daniela Barragán

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).- La empresa perforadora y de servicios petroleros, Oro Negro denunció una campaña en su contra que acusó de “acoso mediático” en contra del corporativo, sus accionistas y funcionarios.

En un desplegado, publicado en el diario El Financiero Oro Negro, Gonzalo Gil White expuso que hay un proceso de desprestigio “parte de una campaña para desinformar al público basado en falsedades”.

Gil White, ex director de Oro Negro, es hijo de Martín Díaz Gil, quien figuró entre los negocios de Libertad Servicios Financieros, Sociedad de Ahorro Popular (Sofipo) presidida por Juan Collado y, se presume, de Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari. En la denuncia presentada por el empresario Hugo Bustamante se acusa que esta Sofipo se utilizó para lavar dinero.

Además, el empresario denunció en su texto que la “campaña en su contra” afecta a los miembros de su familia “y particularmente a quien suscribe este documento”.

Para Oro Negro, la maniobra en su contra inició cuando en junio se interpuso una demanda en Estados Unidos, cuando sus tenedores de deuda exigieron su pago y la liquidación de la firma.

“Se trata de un intento de intimidación en respuesta a la demanda interpuesta por Oro Negro el 6 de junio pasado en contra de los tenedores de bonos en las cortes de Nueva York”, puntualizó el desplegado.

Además, la empresa y Gil White expusieron que desconocían los cargos en su contra, y argumentaron que “de manera injusta e inusual nunca fuimos citados, ni por el Ministerio Público ni por la autoridad judicial, para que se nos hiciera saber la acusación en nuestra contra y se nos permitiera defendernos”.

En el documento pidió al Gobierno de la Ciudad de México evitar que “los bonistas sigan abusando indebidamente del debido proceso legal en perjuicio de Oro Negro”.

CASO ORO NEGRO

Un juez de la Ciudad de México ordenó la detención de Gonzalo Gil White por un presunto desvío de más de 750 millones de pesos en la empresa perforadora y de servicios petroleros, Oro Negro. La orden también alcanzó a José Antonio Cañedo White, su primo.

Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, S.A.P.I. de C.V., se fundó en julio de 2012 por Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, hijo y sobrino de Gil Díaz.

La Reforma Energética de Enrique Peña Nieto significó la obtención de contratos cuantiosos. Por ejemplo, a través de una de sus filiales, obtuvo dos contratos por 4 mil 657 millones 568 mil pesos en un solo día. Y vinieron más contratos: uno de tres mil 201 millones 295 mil pesos y dos semanas después, otro de 3 mil 42 millones 840 mil pesos.

Quien firmó esos contratos fue Carlos Morales Gil, quien de 2004 a 2014 fungió como director de Pemex Exploración y Producción (PEP), y que desde el 15 de febrero de 2015 es el Director de Petrobal, empresa de Enrique Baillères. El director de Pemex era en ese entonces, Emilio Lozoya Austin, quien también se encuentra bajo investigación por tres casos de corrupción: la compra de Agro Nitrogenados, Fertinal y Odebrecht.

De acuerdo con la prensa nacional, la empresa Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, consiguió más de 18 mil millones de pesos en contratos de arrendamiento de sus plataformas marinas.

La debacle vino junto a la crisis económica de Pemex porque se redujo la contratación de plataformas. Aunque hubo procesos de negociación, Oro Negro se declaró insolvente e inició un concurso mercantil en el que denunció que el Deutsche Bank se negó a entregarles dinero por instrucción de los tenedores de bonos, lo que aceleró la situación de quiebra.

Finalmente se le ordenó a Oro Negro entregar a sus tenedores las plataformas Primus, Decus, Ímpetus, Fortius y Laurus; el Poder Judicial de la Federación (TJF) la declaró oficialmente en quiebra y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) calificó de “procedente” y “ajustado a la legalidad” el aseguramiento de las cuentas bancarias de Perforadora Oro Negro y del Fideicomiso F/1695 de Deutsche Bank México.

En 2018 salieron a la luz los manejos irregulares; se acusó, entre otros, a Gonzalo Gil White de fraude en la administración de Oro Negro.

Esta semana, un juez penal adscrito a la Unidad de Gestión Judicial número 12, pidió la aprehensión de José Antonio Cañedo White, Carlos Enrique Williamson Nasi, Alonso del Val Echeverría y Miguel Ángel Villegas Vargas, directivos de la compañía, por abuso de confianza y administración fraudulenta en agravio de sus inversionistas por medio de manejos indebidos de recursos en la administración de Oro Negro.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México acusó a los cuatro directivos de efectuar disposiciones ilegales del Fideicomiso F/1695 por más de 750 millones de pesos y solicitó órdenes de aprehensión debido a que los directivos no se encuentran en el país desde hace tiempo.

El diario La Jornada publicó una entrevista con el abogado de cinco empresas afectadas, Guillermo Barradas, en la que explicó que el fraude cometido por Oro Negro, por disposición y transferencia ilegal de recursos, alcanzaría los mil millones de pesos y ameritaría prisión preventiva.