Existen algunos alimentos que no es recomendable consumir a primera hora de la mañana porque podrían causarte problemas de salud a largo plazo. ¿Quieres saber cuáles son?

Ciudad de México, 16 de agosto (SinEmbargo).- Siempre escuchamos que el desayuno es la comida más importante del día y que no hacerlo puede repercutir en nuestro rendimiento físico y mental pero no somos conscientes del por qué de esta afirmación. Otro punto importante es qué alimentos debemos evitar consumir durante esta importante comida ya que podrían resultar contraproducentes para nuestra salud. Con esto en mente consultamos a especialistas en el tema para aclarar estas dudas.

“El desayuno es la primera comida del día, la cual rompe con las horas de ayuno mantenidas desde el último alimento ingerido y proporciona al organismo la energía y los nutrientes necesarios para iniciar con las actividades del día”, expresó Paulina Magaña Carbajal, Coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor.

El Mtro. Esau Espinosa Velázquez, nutriólogo clínico, explicó que el desayuno es la fuente de energía que se introduce para el funcionamiento del cuerpo para las actividades sedentarias, moderadas o activas. “El cuerpo requiere energía para el funcionamiento básico de los signos vitales como frecuencia cardiaca, respiración, control termostático, hídrico, etc., sin este aporte energético y de nutrientes a largo plazo puede provocar una carencia y se manifiesta en cansancio, perdida de cabello, deficiencias en sistema inmune, entre otros”, agregó Espinosa Velázquez.

Además, la velocidad de procesamiento cerebral disminuye en los niños en condiciones de ayuno, esto se debe a la falta en la producción de neurotransmisores que ayudan a realizar el trabajo intelectual, agregó Paulina Magaña.

ALIMENTOS A EVITAR DURANTE EL DESAYUNO

Es importante mencionar que no es lo mismo ingerir huevos y una manzana en la primera comida del día que una barra de chocolate o bollería industrial. De acuerdo con Mtro. Esau Espinosa existen cinco alimentos que es mejor evitar integrar a un desayuno saludable:

1. Harinas: lamentamos decirte que ejemplo de esto son los hotcakes, waffles y cereales azucarados, “ya que estos elevarían la glucosa sanguínea y predispone a resistencia a la insulina y diabetes”.

Los hot-cakes pueden elevar la glucosa sanguínea. Foto: Pixabay

2. Refrescos: no es un secreto el gran consumo de esta bebida en México, de acuerdo con Euromonitor el consumo per cápita de refrescos en nuestro país durante 2018 fue de 105.4 litros, e incluso habrá quien beba un refresco durante el desayuno lo cual no es recomendable debido a que “las calorías liquidas en azucares elevados exceden la ingesta normal provocando un acumulo de grasa e incremento en nivel de triglicéridos enfermando al hígado”, contó el experto.

Organizaciones como el Poder del Consumidor ha señalado que este tipo de bebida no solo se asocia con enfermedades como diabetes, sino que también se relacionan con enfermedades cardiovasculares. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

3. Jugos de fruta: puede sorprender que estos formen parte de la lista porque es muy común que formen parte del desayuno, sin embargo, se debe tomar en cuenta que pueden elevar la glucosa sanguínea.

“Así como los refrescos este liquido tiene fructuosa es otra versión de azúcar a diferencia del anterior este podría llegar a tener vitaminas sin embargo no seria la mejor forma de adquirir estos nutrientes ya que en la dosis siempre esta el veneno y justo por eso puede elevar la glucosa sanguínea o triglicéridos”.

Los jugos pueden elevar la glucosa sanguínea. Foto: Pixabay

El especialista señaló que  se debe tener cuidado con los jugos industrializados ya que su carga de azucares altera el estado metabólico de glucosa y estimulando de esta forma en una situación crónica predispone a la resistencia de insulina. “Una alternativa de líquido para el desayuno definitivamente seria un jugo verde con mas carga de vegetales que no contienen tantos carbohidratos, té o infusiones sin azúcar, agua natural, cafe y teniendo una dieta equilibrada entre carbohidratos, proteínas y vegetales sin agregar grasas saturadas”, refirió Esau.

4. Grasas saturadas: estas grasas, consideradas dañinas, se encuentra frecuentemente sólidas a temperatura ambiente como la mantequilla. De acuerdo con el especialista, aquí entra el aceite que se ocupa para cocinar debido a que al exponerse a un sobrecalientamiento la molécula cambia su isoforma “cis” a una “trasn” y provoca el cambio del colesterol sanguíneo, alterando este y poniendo en riesgo una presión arterial elevada.

5. Sal: “actualmente se ha empezado a dejar el uso adicionado de sal a los alimentos preparados, sin embargo, sigue siendo una mala practica, no se debe exceder de 2000mg de sodio o equivalente a 5g de cloruro de sodio (1 cdita cafetera)”.

No se debe exceder en el consumo de sal. Foto: EFE

Paulina Magaña incluye en la lista las leches saborizadas, los panes y pastelitos, además de los yogurts altos en azúcares debido a que estos alimentos se caracterizan por contener una gran cantidad de azúcar. “Es común incluir cualquiera de estos productos a la hora del desayuno por la practicidad y rapidez de su consumo, sin embargo, una característica de estos alimentos es que son altos en azúcares y en el caso de los cereales, los panes y los jugos poseen una bajo aporte de fibra, que además de promover el aumento de peso y el desarrollo de enfermedades crónicas, llegan a desplazar otros alimentos de alto valor nutrimental como frutas, verduras, cereales integrales, entre otros”.

¿Qué pasa con tomar café en ayunas? El Mtro. Esau Espinosa explicó que es preferible tomar un vaso de agua para que lo primero que reciba el estomago no sea irritante, en especial para las personas con problemas gástricos. “El uso del café no lo tomaría como mala practica siempre y cuando la cantidad no exceda las 4 tazas al día”.

Es importante recordar consultar a los especialistas, en este caso acudir con el nutriólogo, si se desea realizar alguna modificación en la alimentación ya que ellos a través de un estudio y de conocer las necesidades de cada persona pueden recomendar o preparar un plan adecuado para cada uno.